Investigación

Instrumentos Musicales

instrumentos musicales

Los instrumentos musicales son instrumentos adaptados o creados para realizar sonidos musicales.

Técnicamente, cualquier objeto que pueda producir un sonido es considerado como un instrumento musical. No obstante es el propósito y utilización de propio instrumento de música lo que termina de delimitar su denominación.

La historia de los instrumentos musicales data desde los inicios de la cultura humana.

Los instrumentos primitivos podían ser utilizados para rituales, como los cuernos para indicar el éxito de una cacería o los tambores en una ceremonia religiosa.

Las culturas desarrollaron a lo largo del tiempo composiciones de melodías para entretenimiento. Los instrumentos musicales han evolucionado cada vez, cambiando sus usos y aplicaciones.

La fecha y origen del primer dispositivo considerado como un instrumento musical está sometido a debate. El objeto más antigua que algunos refieren como un instrumento musical, una flauta simple, tiene una antigüedad de entre 42.000 a 43.000 años.

Algunos expertos han consensuado también la presencia de flautas de hace 37.000 años atrás. Sin embargo, la mayoría de los historiadores creen que el determinar un tiempo específico para la invención de los instrumentos musicales es imposible debido a la subjetividad en torno al concepto de instrumento musical y la inestabilidad de los materiales utilizados para crearlos.

Muchos instrumentos primitivos eran realizados con pieles de animales, huesos, madera y otros materiales no resistentes al paso del tiempo.

Muchos instrumentos musicales se desarrollaron de forma independiente en muchas regiones con grandes población alrededor del mundo. Sin embargo, el contacto entre las civilizaciones hizo que se esparcieran y adaptaran la mayoría de los instrumentos en sitios muy apartados de sus lugares de origen.

En la edad media, los instrumentos musicales de Mesopotamia estaban en la parte marítima del sureste de Asia, y los europeos tocaban instrumentos de Norte África.

El desarrollo en las Américas ocurrió a un paso más lento, pero las culturas del norte, centro y sur américa compartieron  instrumentos musicales.

Para el año 1400, el desarrollo de los instrumentos musicales fue volviéndose cada vez más lento y fue dominado por el occidente.

La clasificación de instrumentos musicales es una disciplina en sí misma, y muchos sistemas de clasificación han sido utilizados a lo largo de los años.

Los instrumentos pueden ser clasificados por su rango de efectividad, composición y material, tamaño, entre otras cosas. Sin embargo, la forma más común utilizada, el método Hornbostel-Sachs, se basa en el sonido que producen. El estudio académico de los instrumentos musicales se llama organología.

Si estas interesado en acceder a un listado completo de nombres de instrumentos musicales consulta nuestro otro artículo sobre el tema.

Concepto de Instrumento Musical

Una de las cuestiones que requiere gran atención es la de qué es un instrumento musical.

Un instrumento musical produce sonido. Cuando los humanos dejaron de hacer sonidos con su cuerpo – como por ejemplo, con aplausos – y comenzaron a utilizar objetos para crear sonidos musicales, los instrumentos musicales tuvieron su inicio.

Los instrumentos primitivos fueron probablemente diseñados para emular sonidos naturales, y su propósito estaba más ligado a los rituales que al entretenimiento.

El concepto de melodía y la búsqueda de crear composiciones musicales era algo desconocido para los músicos primitivos de aquellas épocas.  Alguno de esos músicos tocando la flauta para indicar el inicio de una cacería simplemente lo hacía sin saber la noción de “hacer música”.

Los instrumentos musicales con construidos a través de una diversidad de estilos y formas, utilizando distintos materiales.

Los instrumentos primitivos eran creados con los objetos disponibles, como conchas o partes de plantas. A medida que estos fueron evolucionando, la selección y calidad de los materiales fue mejorando.

Virtualmente, todos los materiales de la naturaleza han sido utilizados por lo menos por una cultura para hacer instrumentos musicales.

Uno toca un instrumento musical interactuando con él de alguna forma – por ejemplo, al pulsar las cuerdas en un instrumento de cuerda.

Historia de los Instrumentos Musicales 

Investigadores han descubierto evidencia arqueológica de instrumentos musicales en muchas partes del mundo.

Algunos descubrimientos datan de hace 67.000 años atrás, aunque aún se debate si deberían de considerarse instrumentos musicales.

Los consensos se solidifican cuando se habla de artefactos con 37.000 años de antigüedad.

Solamente los artefactos creados con materiales resistentes suelen aguantar el paso del tiempo. Por lo mismo, los hallazgos no pueden ser considerados totalmente como los primeros instrumentos musicales.

Se ha encontrado en Eslovenia la flauta de Divje Babe, la cual se considera el instrumento musical más viejo del que se tiene conocimiento.

El julio de 1995, el arqueólogo esloveno Ivan Turk descubrió un tallado en hueso en la región noreste de Eslovenia.

Este tallado, que pasó a ser nombrado la flauta de Divje Babe, posee cuatro agujeros que el musicólogo canadiense Bob Fink cree que fueron utilizados para tocar cuatro notas en una escala diatónica.

Los investigadores estiman que la edad de la flauta podría estar entre los 43.400 años y los 67.000 años, haciéndolo el instrumento musical más antiguo del que se tiene registro y también es el único instrumento musical asociado con la cultura neandertal.

Sin embargo, algunos arqueólogos y etnomusicólogos debaten acerca de la consideración de la flauta como instrumento musical.

Arqueólogos alemanes han encontrado flautas creadas con  hueso de mamuts y hueso de cisne que datan de edades entre 37.000 años atrás en los Alpes de Suabia.

Las flautas fueron realizadas en el paleolítico superior, y son mayormente aceptadas como los instrumentos musicales más viejos.

Se encontró evidencia arqueológica de instrumentos musicales que fue descubierta en excavaciones en el Cementerio Real en la ciudad de Sumeria.

Estos instrumentos, una de las primeras construcciones descubiertas, incluyen nueve liras (Las liras de Ur) dos arpas, una flauta doble de plata, címbalos y un sistro.

Una serie de tubos de plata descubiertos en Ur fueron probablemente el predecesor de las gaitas modernas. Los tubos cilíndricos incluyen tres agujeros a los lados que permitían a los músicos producir una serie de tonos.

Estas excavaciones, dirigidas por Leonard Woolley en 1920, descubrieron fragmentos no-degradables de los instrumentos y los restos de fragmentos que se estaban deshaciendo que, al juntarlos, se permitió realizar una reconstrucción de ellos.

Los sitios donde estaban enterrados dichos instrumentos tienen muestras de carbón que datan de edades entre 2600 y 2500 antes de cristo, arrojando evidencia que esos instrumentos fueron utilizados en Sumeria en aquellas épocas.

Arqueólogos en el sitio de Jiahu de la provincia de Henan, en China, han encontrado flautas hechas de huesos que datan de 7 mil a 9 mil años atrás, representando de esta forma “algunas de los instrumentos musicales primitivos más completos, detallados y mejor manejables” jamás encontrados.

Los estudiosos están de acuerdo que no existen métodos completamente confiables para determinar con exactitud la cronología de los instrumentos musicales entre culturas.

El comparar y organizar los instrumentos basados en su complejidad puede no ser suficiente, ya que los avances en los instrumentos musicales implicaron, en ocasiones, menos complejidad en los mismos.

Por ejemplo, la construcción primitiva de los tambores de hendidura involucró talar y cortar grandes árboles; posteriormente se comenzaron a construir con palos de bambús, simplificando su construcción.

El musicólogo alemán Curt Sanchs, uno de los musicólogos más prominentes en tiempos modernos, sostiene que es inadecuado tomar en cuenta el desarrollo de los instrumentos musicales a través de las obras creadas, ya que las culturas avanzan a unos ritmos distintos y tienen éxito con distintos materiales.

Sigue argumentando, y menciona que los antropólogos contemporáneos comparan los instrumentos musicales de dos culturas distintas que existieron al mismo tiempo, pero no toman en cuenta que se organizaban de una forma distinta, en cuanto a cultura y labor, por lo que esto no es suficiente para determinar cuáles instrumentos son más “primitivos”.

El organizar los instrumentos musicales en base a la geografía tampoco es buena idea, ya que no se puede determinar con exactitud el momento en el que las culturas compartieron sus costumbres.

Sachs propone que una cronología geográfica hasta los 1400 es preferible, sin embargo, está sujeto a la subjetividad.

Más allá del año 1400, uno puede seguir el desarrollo en general de los instrumentos musicales por los periodos históricos.

La ciencia de crear una clasificación y organización de los instrumentos musicales depende de los artefactos arqueológicos, representaciones artísticas y referencias literarias.

Debido a que una investigación puede ser inconclusa, el seguir esas tres formas puede formar una mejor perspectiva histórica.

Instrumentos Musicales Prehistóricos 

Hasta el siglo 19 después de cristo, la composición musical Europea tenía tintes mitológicos con respecto a cómo eran creados los instrumentos musicales.

Tales tintes incluían a Yuval, descendiente de Caín y “padre de todos los que puedan tocar el arpa y el órgano”, Pan, inventor de las zampoñas (flauta de pan) y Mercurio, quién convirtió a una tortuga disecada en la primera lírica.

Las historias modernas han reemplazado tales conjeturas mitológicas con especulaciones antropológicas, ocasionalmente sustentada por la evidencia arqueológica.

Los estudiosos están de acuerdo que no existe la invención o creación definitiva de los instrumentos musicales dado a que el término “instrumento musical” es muy subjetivo tanto para los estudiosos como para los posibles inventores.

Por ejemplo, un Homo habilis golpeando su cuerpo podría estar haciendo sonidos similares al de un instrumento musical, a pesar de que no tenga esa intención.

Entre los primeros dispositivos ajenos al cuerpo humano que pueden ser considerados instrumentos se encuentran las sonajas y distintos tipos de tambores.

Estos instrumentos musicales primitivos evolucionaron gracias a la necesidad humana de darle un toque emocional a esos sonidos, como lo puede ser a través de las danzas.

Eventualmente, algunas culturas le asignaron funciones ritualistas a sus instrumentos musicales, utilizándolos para cazar y también para distintos tipos de ceremonias.

Esas culturas desarrollaron instrumentos de percusión más complejos y otros instrumentos como flautas y trompetas.

Algunas de estas etiquetas cargan distintas connotaciones en comparación con las que se utilizan en la actualidad; las flautas y trompetas primitivas son llamadas de esta forma por su sus funciones, más que por su parecido con los instrumentos con los que contamos hoy día.

Entre estas culturas que utilizaban tambores para los rituales, incluyendo los rituales sagrados, se encuentran los chucotos de Rusia, los indígenas de Melanesa y distintas culturas de África.

De hecho, los tambores eran un instrumento recurrente en toda la cultura Africana.

Los Wahinda por ejemplo, creían que el tambor era tan sagrado que el simple hecho de verlos podría ser fatal para cualquier persona que no fuera el sultán.

Posteriormente la humanidad comenzó a desarrollar la idea de utilizar los instrumentos musicales para producir melodías.

Hasta ese momento donde ocurrió la evolución de los instrumentos musicales, las melodías sólo eran escuchadas a través de los cantos.

Parecido al proceso de reduplicación en el lenguaje, los músicos primeros desarrollaron la repetición y luego los arreglos.

Una forma primitiva de melodía era producida golpeando dos tubos de distintos tamaños – uno de ellos produciría un sonido más “claro” mientras que el otro produciría un sonido más “grave”.

Entre estos instrumentos también se incluyen los tambores de hendidura, cuernos hechos con conchas y tambores de piel.

Los instrumentos musicales existieron con estas formas por miles de años antes de que comenzaran a existir tres o más tonos gracias a la creación del primer xilófono.

Éstos se originaron en la zona central del sureste de Asia, expandiéndose progresivamente hasta África, las Américas y Europa.

En conjunto con los xilófonos, los cuales iban desde lo más simple como “tres barras” a cosas como barras paralelas estratégicamente posicionadas para producir una tonada específica, también se encuentran otras culturas que desarrollaron otros instrumentos como el arpa de tierra, citarra de tierra, el arco musical y el arpa de boca.

Instrumentos Musicales en la Antigüedad

Las representaciones de los instrumentos musicales comenzaron a aparecer en los artefactos mesopotámicos, 2800 años antes de Cristo. Cerca los 2000 años antes de Cristo, las culturas Sumeria y Babilonia comenzaron a detallar dos clases distintas de instrumentos musicales por la división de las actividades y el sistema de clases en evolución.

Los instrumentos populares, que eran simples y tocables por cualquier persona, evolucionaron de forma distinta que aquellos instrumentos que sólo eran tocados por profesionales debido a que requerían buenas destrezas.

Independientemente de este desarrollo, fueron muy pocos los instrumentos musicales los descubiertos en Mesopotamia.

Los estudiosos dependen de los artefactos y de escritos cuneiformes escritos en Sumerio o Acadiano  para reconstruirlos primeros momentos de la historia de los instrumentos musicales en Mesopotamia.

Incluso el proceso de asignar nombres a estos instrumentos es complicado ya que no hay una distinción clara entre distintos instrumentos y las palabras utilizadas para describirlos.

Aunque los artistas de Sumeria y Babilonia representaban más que nada instrumentos ceremoniales, los historiadores han podido diferenciar entre cinco tipos distintos de idiófonos utilizados en las primitiva Mesopotamia: badajos, sistro, címbalos, sonajas y clappers.

El sistro es representada prominentemente en los mejores momentos de Amenhotep III, y son de particular interés porque existen diseños similares que han sido encontrados en sitios lejanos como Georgia o entre las tribus Yaqui.

La gente de Mesopotamia prefería instrumentos de cuerdas sobre los demás, ya que la evidencia muestra una proliferación en las figuras de Mesopotamia.

Existen también una innumerable cantidad de representaciones de arpas al igual que de flautas y laúdes, el precursor de los instrumentos de cuerda modernos como el violín.

En el antiguo Egipto se encuentran pinturas en las tumbas representando a músicos de laúdes. Los instrumentos musicales utilizados por la cultura egipcia 2700 años antes de Cristo eran similares a aquellos encontrados en Mesopotamia, haciendo que los historiadores concluyan que las civilizaciones podrían haber estado en contacto entre sí.

Sachs menciona que Egipto no poseía instrumentos que la cultura Sumeria no poseía. Sin embargo, para esa época el contacto cultural parece haberse disipado; la lira, un prominente instrumento ceremonial no apareció en Egipto sino 800 años después.

Los aplaudidores o clappers y los palillos de percusión aparecieron en Egipto hace 3000 años antes de Cristo. La civilización también utilizaba el sistro, flautas verticales, clarinetes dobles, arpas angulares y arqueadas y distintos tipos de tambores.

Hay poca información disponible con respecto al periodo entre 2700 a. C y 1500 d. C, ya que Egipto (y por supuesto, Babilonia) entraron en un periodo de guerra y destrucción. Durante este periodo se vio cómo los casitas destruyeron el imperio de Babilonia en Mesopotamia, y los Hicsos destruyeron el Reino Medio de Egipto.

Cuando los faraones de Egipto conquistaron el suroeste de Asia cerca de los 1500 d. C, las conexiones culturales que existían con Mesopotamia fueron renovadas y los instrumentos musicales Egipcios también reflejaron una gran influencia de las culturas de Asia. Bajo estas nuevas influencias culturales, la gente del nuevo reinado comenzó a utilizar oboes, trompetas, liras, laúdes, címbalos y castañuelas.

En comparación con Mesopotamia y Egipto, los profesionales de la música no existían en Israel entre los años 2000 y 1000 antes de Cristo.

Mientras que la historia de los instrumentos musicales en Mesopotamia y Egipto se basa en las representaciones artísticas, la cultura de Israel casi no realizó dichas representaciones.

Los estudiosos debieron depender de la información obtenida a través de la biblia y el Talmud. Los textos hebreos mencionan dos instrumentos importantes asociados con Yuval: El ugab (tubos) y el kinnor (lira). Otros instrumentos de este periodo incluyen el tof (el tambor de mano), pa’amon (pequeñas campanas), el shofar y el hasosra (trompetas).

La introducción de la monarquía en Israel durante el siglo 11 a. C tuvo como resultado la aparición de los primeros músicos profesionales, y en conjunto con ellos hubo un aumento en el número y variedad de instrumentos musicales.

Sin embargo, el identificar y clasificar los instrumentos sigue siendo un desafío debido a la ausencia de representaciones artísticas.

Por ejemplo, los instrumentos de cuerda de un diseño incierto llamados nebeles exitieron, pero ni la arqueología ni la etimología pueden definirlos con claridad. En su libro A Survey of Musical Instruments, la musicóloga americana Sibyl Marcuse propone que el nebel debe ser similar al arpa vertical por su relación a nabla, el término fenicio para “arpa”.

En Grecia, Roma y Etruria, el uso y desarrollo de los instrumentos musicales se mantuvo firme en comparación con los logros de esas culturas en arquitectura y escultura.

Los instrumentos de esas épocas eran simples y virtualmente todos esos eran importantes de otras culturas. Las liras eran el instrumento principal, ya que los músicos la utilizaban para brindar honores a los dioses.

Los grecos tocaban una variedad de instrumentos de viento que clasificaban como aulos (caña) y syrinx (flautas); la información de Grecia de aquella época releva un estudio serio de la producción de caña y la técnica de tocado.

Los romanos tocaban instrumentos de caña llamados tibia, el cual tenía agujeros a los lados que podían ser abiertos o cerrados, permitiendo una mayor flexibilidad a la hora de tocar. Otros instrumentos de uso común en la región incluían el arpa vertical, derivada de Oriente, los laúdes de diseño Egipcio, varios órganos y clappers, los cuales eran usualmente utilizados por mujeres.

La evidencia de instrumentos musicales utilizado en las civilizaciones primitivas de India es casi inexistente, haciendo imposible el asociar instrumentos a las culturas Munda y Dravídica, siendo las primeras en establecerse en el área.

Asimismo, la historia de los instrumentos musicales en el área comienza con la civilización del valle de Indo, que emergió 3000 años después de Cristo.

Varias sonajas y silbatos fueron encontrados entre los artefactos encontrados en una excavación, pero son la única evidencia física de los instrumentos musicales.

Una estatuilla de arcilla indica el uso de los tambores, y una revisión al escrito Indo también reveló representaciones de arpas verticales idénticas en diseño a las representadas en los artefactos Sumerios.

Este descubrimiento es otro más entre los tantos que indican que la Villa Indo y la cultura Sumeria tuvieron contacto cultural. El desarrollo musical subyacente en India ocurrió con el Rigveda, o himnos.

Estas canciones utilizaban varios tambores, cuernos, arpas y flautas. Otros instrumentos importantes en los primeros siglos fueron las gaitas, los tambores de barril, flautas cruzadas, laúdes pequeños y el doble clarinete. En general, India no tuvo instrumentos musicales propios sino hasta la edad media.

Los instrumentos musicales como las cítaras aparecieron en China cerca del siglo 12 antes de Cristo.

Los filósofos de China, como Confucio (551-479 a. C) Mencio (372-289 a. C) y Laozi influenciaron el desarrollo de los instrumentos musicales en china, adoptando una actitud hacia la música similar a los grecos.

Los chinos creían que la música era una parte esencial del carácter y la comunidad, y desarrollaron un sistema único para clasificar sus instrumentos musicales dependiendo del material utilizado para construirlos.

Los idiófonos fueron extremadamente importantes en la música China, por lo que la mayoría de los instrumentos primitivos eran idiófonos.

La poseía de la Dinastía Shang menciona campanas, tambores y flautas globulares creadas con hueso, las cuales han sido preservadas por los arqueólogos.

La dinastía Zhou obtuvo instrumentos de percusión como los clappers, los peces de madera y los tigres de madera.

También se vieron instrumentos de viento como las flautas, flautas de pan, flautas de tono y órganos de boca, siendo construidos en esta época.

El xiao (una flauta tocada soplando aire directamente en el otro extremo del tubo) y otros instrumentos que se esparcieron en otras culturas, llegaron a ser utilizados en China durante y luego de la dinastía de Han.

A pesar de que las civilizaciones en Centroamérica alcanzaron un nivel relativamente alto de sofisticación para el undécimo siglo después de Cristo, se quedaron detrás de otras civilizaciones en el desarrollo de los instrumentos musicales.

Por ejemplo, no contaban con instrumentos de cuerdas; todos sus instrumentos eran idiófonos, tambores e instrumentos de viento como flautas y trompetas. De esos, sólo la flauta era capaz de producir una melodía.

En comparación con la Suramérica pre-colombina en áreas como lo que hoy día es Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile, se era mucho menos avanzados a nivel cultural pero más avanzados a nivel musical.

Las culturas suramericanas de la época utilizaban flautas de pan, al igual que una variedad de flautas, idiófonos, tambores y trompetas de madera o conchas.

Instrumentos Musicales en la Edad Media

Durante el periodo denominado “La edad media”, China desarrolló la tradición de integrar la influencia musical de otras regiones.

Registraron este tipo de influencia por primera vez en 384 d. C, cuando China estableció una orquesta para su corte imperial luego de su conquista en Turquestán.

Las influencias de Persia, la India, Mongolia y otros países llegaron. De hecho, los atributos que tienen sus tradiciones musicales poseen muchos instrumentos musicales de esas regiones y países.

Los címbalos ganaron popularidad en conjunto con trompetas más avanzadas, clarinetes, oboes, flautas, tambores y laúdes. Unas de las primeras cítaras encorvadas aparecieron en China en el siglo 9-10, influenciados por la cultura de Mongolia.

Indica experimentó un desarrollo parecido al de China en la edad media; sin embargo, los instrumentos de cuerda se desarrollaron de forma distinta a medida que se fueron estableciendo distintos estilos de música.

Mientras que los instrumentos de cuerda de China estaban diseñados para producir tonos precisos capaces de producir tonos similares al de las campanas, los instrumentos de la India eran más flexibles. Esta flexibilidad era acorde con los trémolos de la música hindú.

El ritmo era de gran importante en la música de la India, ya que se evidencia la constante representación de tambores en retratos de la edad media. El énfasis en el ritmo es un aspecto innato en la música de la India.

Los historiadores dividen el desarrollo de los instrumentos musicales en la India medieval entre los periodos pre-islámico e islámico, debido a las diferentes influencias que cada periodo proveyó.

En los tiempos pre-islámicos, los idiófonos como las campanas de mano, los címbalos e instrumentos peculiares parecidos a los gongs fueron utilizados en la música hindú.

Este instrumento era un disco de bronce que era golpeado con un martillo en vez de un mazo. Los tambores tubulares, los citaros de palo (veena), fideos cortos, flautas dobles y triple, las trompetas enrocadas y los cuernos curvados indios emergieron en este periodo.

Las influencias islámicas trajeron nuevos tipos de tambores, perfectamente circulares u octogonales a diferenciar de los tambores irregulares de la época pre-islámica.

Las influencias persas trajeron los oboes y las sitares, aunque las sitares persas tienen tres cuerdas mientras que la versión india posee de cuatro a siete.

La cultura islámica también trajo consigo el doble clarinete, instrumentos como el Alboka (del árabe, significa “cuerno”), estando únicamente en  el país Vasco en la actualidad. Debe ser tocado utilizando la técnica de la respiración circular.

El Alboka posee un doble-tubo que vibra cuando soplas en el tubo más pequeño. El tubo regula la melodía y el corno amplifica el sonido.

Las innovaciones musicales en el sureste de Asia incluyeron aquellas que fueron de influencia india que terminó en el año 920 d. C.

La música javanesa y balinesa utilizaba xilófonos y metalófonos, la versión de bronce del primero.

El instrumento más prominente e importante de la música del sureste de Asia era el gong.  Mientras que el gong probablemente tuvo su origen en un área geográfica entre el Tíbet y Birmania, era parte de cada actividad humana en la zona marítima del sureste de Asia, incluyendo la isla de Java.

Las áreas de Mesopotamia y la península de Arabia experimentados rápidos crecimientos en sus instrumentos musicales una vez que se unieron gracias a la cultura islámica en el séptimo siglo.

Los tambores de marco y cilíndricos de distintas profundidades eran de gran importante en todos los géneros de la música.

Los oboes cónicos estaban involucrados en la música que acompaña las bodas y las ceremonias de circuncisión.

Las miniaturas persianas proveyeron información acerca del desarrollo de los tambores de caldera en Mesopotamia, los cuales llegaron incluso a la isla de Java en Indonesia. Varios laúdes, cítaras, dulcimeros y arpas también fueron encontrados en zonas tan lejanas como Madagascar y la isla de Célebes.

A pesar de las influencias de Grecia y Roma, la mayoría de los instrumentos musicales en Europa durante la edad media provenían de Asia.

La lira es el único instrumento musical que pudo ser inventado en Europa hasta su momento. Los instrumentos de cuerda eran prominentes en la Europa de la edad media.

Las regiones centrales y norteñas utilizaban principalmente flautas, instrumentos de cuerda con cuello, mientras que la zona sureña utilizaba liras, las cuales poseían un travesaño.

Varias arpas estuvieron la Europa Central y Norteña hasta Irlanda, donde el arpa se convirtió en un símbolo nacional.  Las liras se expandieron por áreas similares, llegando a sitios como Estonia.

La música europea entre los años 800 y 1100 se volvió más sofisticada, requiriendo de más instrumentos que pudieran hacer polifonía.

El geógrafo persa del noveno siglo, Ibn Khordadbehm, mencionó en su discusión lexicográfica de los instrumentos que, en el imperio bizantino, los instrumentos típicos incluían el órgano, un instrumento parecido al arpa o la lira, uno parecido a las gaitas y las liras propiamente dichas.

Las liras bizantinas, un instrumento de cuerda encorvado, es un ancestro de la gran mayoría de los instrumentos encorvados europeos, incluyendo el violín.

El monocordio funcionó como una medida precisa de las notas musicales con sus escalas, permitiendo realizar arreglos más precisos.

Las zanfonas mecánicas permitían a los músicos tocar arreglos más complejos; era un instrumento prominente en la edad media. Los europeos sureños tocaban laúdes pequeños y largos cuyas clavijas se extendían por los lados, a diferencia de las clavijas de los instrumentos de las zonas norteñas y central.

Los idiófonos tales como las campanas y las aplaudidoras funcionaron para distintos propósitos, como el acechamiento de un leproso.

El noveno siglo reveló las primeras gaitas, las cuales se expandieron por toda Europa y tuvo muchos usos, desde la música hasta lo militar.

La construcción de órganos de neumáticos evolucionó en Europa comenzando en el quinto siglo de España, expandiéndose hasta Inglaterra cerca del año 700.

Los instrumentos resultantes variaban en tamaño y uso, desde órganos portátiles a órganos más grandes. Los textos hablan acerca de órganos siendo tocados en el monasterio de Benedicto cerca del fin del décimo siglo.

Estas vienen a ser las primeras referencias de las conexiones que tienen los órganos con las iglesias. Los músicos de lengüetas se limitaban a los oboes; no se encontró evidencia de clarinetes existiendo durante este período.

Instrumentos Musicales en la Edad Moderna

Instrumentos Musicales del Renacimiento

El desarrollo de los instrumentos musicales fue dominado por el Occidente a partir del año 1400 en adelante.

Ciertamente, los cambios más significativos ocurrieron durante el periodo del renacimiento.

Los instrumentos tuvieron otros usos aparte de acompañar el canto o la danza, y los artistas lo utilizaban por separados.

Los teclados y los laúdes se desarrollaron como instrumentos polífonos, y los compositores creaban piezas cada vez más complejas utilizando tablaturas  más avanzadas.

Los compositores también comenzaron a diseñar piezas de música para instrumentos específicos.

En la segunda mitad del siglo XVI, los arreglos orquestales se volvieron una práctica común como método para componer música para una variedad de instrumentos.

Los compositores especificaron la orquestación de forma tal que los artistas individuales aplicaran su propio criterio. El estilo polifónico dominó la música popular, y los creadores de instrumentos seguían esta corriente.

Comenzando los años 1400, el promedio de desarrollo para los instrumentos musicales aumentó de forma exponencial ya que las composiciones demandaban sonidos más dinámicos.

La gente comenzaba a escribir libros acerca de crear, tocar y catalogar los instrumentos musicales; el primer libro de este tipo fue el de Sebastián Virdung, titulado  Musica getuscht und ausgezogen.

El trabajo de Virdung es descrito como un texto completo por incluir las descripciones de instrumentos “irregulares” como los cuernos de cazadores y campanas para vacas, a pesar de que Virdung los criticaba.

Se crearon otros libros, incluyendo el de Arnolt Schlick llamado Spiegel der Orgelmacher und Organisten (El espejo de los organeros), un texto que explicaba la creación de los órganos y cómo tocarlos.

Con respecto a los libros instruccionales y las referencias publicadas en la época renacentista, existe uno que destaca por sus descripciones y representaciones detalladas de todos los instrumentos de cuerda y viento, incluyendo sus tamaños relativos.

Este libro, el Syntagma Musicum e Michael Preatorius, es actualmente considerado una referencia importante de los instrumentos musicales durante el siglo XVI.

En  este mismo siglo, los creadores de instrumentos le otorgaban a la  mayoría de los instrumentos –como el violín- las formas “clásicas” que actualmente poseen.

Comenzó entonces un énfasis en lo estético y lo bello; los escucha disfrutaban también de la apariencia física de los instrumentos tanto como lo hacían con su sonido.

De esta forma, los constructores le prestaban suma atención a los materiales y al diseño, y gracias a esto los instrumentos pasaron a ser parte de algo estético que podría encontrarse en casas y museos.

Fue durante este periodo que los creadores comenzaron a construir instrumentos del mismo tipo en varios tamaños para suplir con la demanda.

Los constructores también desarrollaron otras características que se ven en la actualidad. Por ejemplo, mientras que los órganos con teclados múltiples y pedales ya existían, el primer órgano con registros (un componente de los órganos que permite seleccionar de forma específica la salida del aire por los tubos) no emergió sino hasta el siglo XV.

Estos registros fueron creados para producir una mezcla de timbres, una evolución necesaria para la complejidad de la música de la época. Las trompetas evolucionaron a su forma moderna para lograr obtener portabilidad, y los músicos utilizaban sordinas para adecuarse a la música de cámara.

Instrumentos Musicales del Barroco

Comenzando el siglo XVII los compositores comenzaron a crear trabajos con un estilo más emocional. Pensaban que un estilo monofónico era mejor para la música emocional y escribieron composiciones para instrumentos que complementarían la voz cantante.

Como resultado, muchos instrumentos que no tenían la capacidad de tener largos rangos y dinámicas eran vistos como sin emoción, y fueron mucho menos utilizados.

Uno de estos instrumentos fue la chirimía, los instrumentos encorvados como el violín, la viola, el baritón, y distintos tipos de laúdes, fueron los instrumentos dominantes de la época.

Comenzando cerca del año 1750, los laúdes desaparecieron de las composiciones musicales debido a la popularidad que estaba adquiriendo la guitarra.

A medida que aumentaba la prevalencia de las orquestas de cuerdas, los instrumentos de viento como la flauta y el oboe eran utilizados para eliminar la monotonía de solamente escuchar instrumentos de cuerda, variando así la música.

A mediados del siglo XVII, lo que era conocido como el cuerno cazador se transformó para terminar siendo en un “instrumento de arte”, teniendo como características un tubo alargado, un agujero más estrecho, una campana más grande y un rango más amplio.

Los detalles de esta transformación no son claros, pero el corno moderno, también conocido como el corno francés, emergió para 1725.

La trompeta de varas apareció, la cual era una variación que incluía una boquilla que se desliza lo cual permitía al músico ajustar el tono.

Esta variación de la trompeta no era popular debido a la dificultad que involucra el poder tocarla.

Los órganos también tuvieron cambios en sus tonos durante el periodo barroco, ya que Abraham Jordan hizo que los registros fueran más expresivos y añadió elementos como pedales.

Sach vio estos cambios como una “degeneración” del sonido general de los órganos.

Instrumentos Musicales del clasicismo y romanticismo

Durante estos periodos, los cuales duraron desde 1750 a 1900, una gran cantidad de instrumentos que podían producir nuevos timbres y más volúmenes fueron desarrollados e introducidos en la música popular.

El diseño cambia el ensanchado que afectaba la calidad del timbrado, permitiendo a los instrumentos producir una nueva variedad de expresión.

Las orquestas aumentaron su popularidad y, en paralelo, los compositores decidieron componer piezas para orquestas que hacía uso de las capacidades expresivas de los instrumentos modernos.

Ya que los instrumentos fueron desarrollados en colaboraciones de gran escala, sus diseños tuvieron que evolucionar para suplir las demandas de la orquesta.

Algunos instrumentos también aumentaron su volumen para poder ser escuchados en grandes salas, además de poder ser oídos por encima de los demás instrumentos de las orquestas.

Las flautas y los instrumentos encorvados pasaron por muchas modificaciones y cambios de diseños – siendo la mayoría de ellos sin éxito – en un intento de aumentar su volumen.

Otros instrumentos fueron cambiados para que pudieran ser tocados de forma adecuadas en los conciertos.

Las trompetas tenían un rango “defectuoso” – no tenían la capacidad de producir ciertas notas con precisión.

Nuevos instrumentos como el clarinete, el saxofón, y la tuba, se convirtieron en accesorios para las orquestas.

Los instrumentos como el clarinete también tuvieron variaciones, creando distintos tipos de instrumentos con distintos rangos: clarinetes pequeños, normales, y así sucesivamente.

En conjunto con los cambios al timbre y volumen, existió también un cambio en el tono típico utilizado para entonar los instrumentos.

Los instrumentos diseñados para ser tocados juntos, como en una orquesta, deben ser entonados de la misma forma para producir distintos sonidos mientras se tocan las mismas notas.

Comenzando para el año 1762, el tono promedio para un concierto comenzó a aumentar, pasando de 377 vibraciones a un aumento de 457 en 1880.

Diferentes regiones, países e incluso creadores de  instrumentos preferían distintas formas, haciendo que la colaboración orquestal fuera complicada.

A pesar de los esfuerzos de dos comités internacionales por compositores como Hector Berlioz, no se puso conseguir un estándar.

Instrumentos Musicales del Siglo 20 al presente

La evolución de los instrumentos musicales tradicionales comenzaron en el siglo XX.

Instrumentos como el violín, la flauta, el corno francés, el arpa y más son los mismos que fueron creados durante el siglo XVIII y XIX.

Existen iteraciones a posterior, por ejemplo, comienza a existir una “Nueva familia del violín” en 1964 para proveer violines de distintos tamaños que pudieran producir más sonidos.

La ralentización en el desarrollado era acorde a la velocidad decreciente de las orquestas y conciertos.

A pesar de esta tendencia en los instrumentos tradicionales, el desarrollo de nuevos instrumentos musicales explotó en el siglo XX. Esta cantidad de nuevos instrumentos supera a la de cualquier otra época.

La proliferación de la electricidad en el siglo XX impulso la creación de una nueva categoría de instrumentos musicales: Los electrónicos, o electrófonos.

La gran mayoría de estos instrumentos producidos en la primera mitad del siglo XX fueron esos que Sachs llamó “Instrumentos electromecánicos”.

En otras palabras, tienen partes mecánicas que producen sonidos, y esos sonidos son amplificados por componentes eléctricos.

Ejemplos de estos instrumentos son las guitarras eléctricas.

Sachs también definió la subcategoría de “instrumentos radioeléctricos” como el theremín, el cual produce música a través de los movimientos de mano que el músico hace entre dos antenas.

La segunda mitad del siglo XX vio la evolución gradual de los sintetizadores – instrumentos que, de forma artificial, producen sonido utilizando circuitos análogos o digitales y microchips.

Para los años 60, Bob Moog y otros inventores comenzaron una era de sintetizadores comerciales.

Uno de estos instrumentos fue el sintentizador de Moog.

La moderna proliferación de las computadoras y los microchips ha creado toda una industria en torno a la música de los instrumentos electrónicos.

Clasificación de los Instrumentos Musicales

Existen distintos métodos para clasificar los instrumentos musicales.

Varios métodos examinan aspectos como las propiedades físicas del instrumento (el material, color, forma, etc.) el uso del instrumento, las formas en la que se hace música con ese instrumento, el rango del instrumento, y el lugar del instrumento en una orquesta u otra agrupación.

La mayoría de los métodos son específicos para un área geográfica o grupo cultural, y fueron desarrollados únicamente para satisfacer las necesidades de clasificación de dicho grupo.

El problema con estas clasificaciones especializadas es que tienden a fallar una vez que se trata de aplicar a otros contextos.

Por ejemplo, un sistema basado en un instrumento fallaría si una cultura inventara un nuevo uso para ese mismo instrumento. Los estudiosos reconocen que el modelo de Hornbostel-Sachs es el único modelo que aplica a cualquier cultura, y, más importante, provee información para la clasificación de cada instrumento.

Las clasificaciones de instrumentos más comunes son: Instrumentos de cuerda, viento, percusión y de latón.

Sistemas Antiguos de Clasificación de Instrumentos Musicales

Un sistema antiguo hindú llamado el Natya Shastra, escrito por Bharata Muni, y que era de los años 200 a. C y 200 d .C, dividía los instrumentos en cuatro grupos nucleares: Instrumentos donde el sonido era producido por cuerdas vibrando, instrumentos de percusión con cabezas de piel, instrumentos donde el sonido era producido por columnas de aire vibrando; e instrumentos de percusión “sólidos” o sin piel.

Este sistema fue adaptado en el siglo XII por el europeo Johannes de Muris, quién utilizó los términos de tensibilia (instrumentos de cuerda), inflatibilia (instrumentos de viento) y percussibilia (todos los instrumentos de percusión).

Para el año 1880, Victor-Charles Mahillón adaptó el Natya Shastra y le asignó etiquetas griegas a las cuatro clasificaciones: cordófonos (instrumentos de cuerda), membranófonos (instrumentos de percusión hechos con una piel o material sintético), aerófonos (instrumentos de viento) y autófonos (instrumentos de percusión sin piel).

Método Hornbostel-sachs de Clasificación de Instrumentos Musicales

Erich Von Hornbostel y Curt Sachs adoptaron el esquema de Mahillon y publicaron un nuevo esquema detallado para la clasificación en Zeitschrift für Ethnologie en 1914.

Hornbostel y Sachs utilizaron gran parte del sistema de Mahillon, pero reemplazaron el término autófono con idiófono.

El sistema original de Hornbostel-Sachs para clasificar instrumentos, los organizaba en cuatro grupos nucleares:

Idiófonos

Estos instrumentos musicales producen sonidos vibrando en el cuerpo primario del instrumento en sí; están variados en concusión, percusión, sacudidos, divididos y pulsados, como lo son el xilófono, las sonajas, tambores de hendidura, claves, el güiro, y la mbira.

Membranófonos

Estos instrumentos musicales producen sonido al vibrar a través de una membrana estirada; podrían ser tambores (los cuales se dividen luego en base al estilo de esta superficie), los cuales son golpeados con las manos, con un palo o frotados, pero los kazoos y otros instrumentos que utilizan una membrana estirada para producir sonido (y no sólo modificar este) también son considerados membranófonos.

Cordófonos

Estos instrumentos musicales producen sonido a través de una o más cuerdas vibrando; están divididos en base a la relación existente entre las cuerdas y la caja de resonancia.

Por ejemplo, si las cuerdas están puestas de forma paralela a la caja de resonancia y no existe un mástil, el instrumento es una cítara ya sea que se toque como un arpa o sea golpeada con martillos como en un piano.

Si el instrumento posee cuerdas paralelas a la caja de resonancia y las cuerdas superan el largo llegando a un mástil, entonces el instrumento es un laúd, ya sea que el sonido sea producido como una guitarra o como un banjo.

Aerófonos

Estos instrumentos musicales producen sonidos creando vibraciones producidas por una columna de aire; estos están divididos en aerófonos libres, como la churinga, cuyas columnas se mueven libres en el aire, las flautas, donde el aire pasa por un lado, los instrumentos de lengüeta, los cuales utilizan una lengüeta que vibra, y los aerófonos que utilizan vibraciones producidas con el soporte de los labios como en el caso de las trompetas, donde los labios funcionan como lengüetas para el paso del aire.

Posteriormente Sachs añadió una quinta categoría: Los electrófonos, como el theremín, el cual produce sonido a través de un origen electrónico. Dentro de cada categoría existen muchas subcategorías. El sistema ha sido criticado y revisado a lo largo de los años, pero sigue siendo altamente utilizado por etnomusicólogos y estudiosos de la organología.

Método de Schaeffner de Clasificación de Instrumentos Musicales

Andre Schaeffner, de Musée de l’Homme, no estaba de acuerdo con el sistema de Hornbostel-Sachs y desarrolló su propio sistema en 1932.

Shaefnner creía que la pura física de un instrumento musical (más que su material o forma de tocarlo), debería determinar su clasificación.

(Hornbostel-Sachs por ejemplo dividían los aerófonos en base a la producción del sonido, pero los membranófonos en la forma del instrumento).

Su sistema divida los instrumentos en dos categorías: Instrumentos con un cuerpo sólido y vibrante e instrumentos que contenían aire que producía las vibraciones.

Método del Rango de Clasificación de Instrumentos Musicales

Los instrumentos musicales también son clasificados en base a su rango en comparación con otros instrumentos de la misma familia.

Este ejercicio es particularmente útil cuando se ubican instrumentos en un contexto de una orquesta o cualquier otra agrupación.

Esta clasificación contiene los términos asociados a la clasificación de los estilos de canto:

  • Instrumentos de soprano: Flauta, violín, saxofón soprano, trompeta, clarinete, oboe y piccolo.
  • Instrumentos alto: Saxofón alto, corno francés, corno inglés, viola y el corno alto.
  • Instrumentos tenor: El trombón, el saxofón de tenor, la guitarra, y el tambor de tenor.
  • Instrumentos barítonos: El fagot, el fagot saxofón, el clarinete bajo, el chelo, el corno barítono y el bombardino.
  • Instrumentos bajos: El doble bajo, el bajo, el contrafagot, el saxofón de bajos, la tuba y el tambor de bajo.

Algunos instrumentos están dentro de más de una categoría: Por ejemplo, el chelo podría ser considerado tenor, barítono o bajo, dependiendo de cómo su música se adecue a la orquesta, y el trombón podría ser alto, tenor, barítono o bajo y el corno francés podría ser bajo, barítono, tenor o alto, dependiendo del rango en el que sea tocado.

Muchos instrumentos poseen su rango como parte de los nombres mencionados anteriormente: Saxofón soprano, saxofón tenor, corno barítono, flauta alto, guitarra de bajos, etc.

Adjetivos adicionales describen instrumentos por encima del rango soprano o por debajo del bajo, por ejemplo: saxofón sopranino, clarinete contrabajo.

Cuando son utilizados en el nombre de un instrumentos, estos términos son relativos, describiendo el rango del instrumento en comparación con otros instrumentos de su familia y no en comparación al rango de la voz humana o instrumentos de otras familias.

Por ejemplo, el rango de una flauta de bajo es de C3 a F#6.

Mientras que un clarinete de bajos toca por debajo de una octava más que la flauta.

Construcción de Instrumentos Musicales

Los materiales utilizados en la creación de instrumentos musicales varían de acuerdo a la cultura y utilización.

Muchos de los materiales poseen un significado especial basado en su rareza u origen.

Algunas culturas utilizaban sustancias del cuerpo humano para crear sus instrumentos.

En el antiguo México, por ejemplo, el material de los tambores contenía partes de humanos reales las cuales eran obtenidas de forma voluntaria a través de sacrificios.

En Nueva Guinea, los creadores de tambores mezclaban sangre humana con el adhesivo utilizado para fijar la membrana.

Los árboles de mora son importantes en China debido a su signifcado mitológico – los creadores de instrumentos los utilizaban para hacer cítaras.

En Yakutsk se creía que el crear tambores de los árboles que fueron golpeados por truenos les daban una conexión especial con la naturaleza.

La construcción de instrumentos musicales es una labor que requiere años de entrenamiento, practica y en algunos casos, formación.

La gran mayoría de los creadores de instrumentos musicales se especializan en un género de instrumentos; por ejemplo, un luthier sólo trabaja con instrumentos de cuerda. Algunos sólo hacen un tipo de instrumento, como el piano.

Independientemente del instrumento que sea construido, el creador debe considerar el material, las técnicas de construcción y la decoración, creando un instrumento balanceado entre su funcionalidad y su estética.

Algunos constructores están enfocados en explotar su lado artística y desarrollando instrumentos musicales experimentales; estos usualmente son creados para que sólo su creador pueda tocarlo con su propio estilo.

Interface del usuario en los Instrumentos Musicales

Independientemente de cómo es producido un sonido en un instrumento, muchos instrumentos tienen un teclado como su interface con el usuario.

Los instrumentos de teclado son todos aquellos instrumentos que son tocados con un teclado musical.

Cada tecla genera uno o dos sonidos; gran parte de estos instrumentos poseen partes extra (pedales en los pianos, registros y pedales en los órganos) para manipular esos sonidos.

Podrían producir sonidos a través del aire siendo soplado (órganos) bombeando (acordeón), a través de cuerdas que vibran por un martillo (piano) o cuerdas pulsadas (clavecín), por producción electrónica (sintetizadores) o de cualquier otra forma.

Algunas veces, los instrumentos que no tienen teclado como el glockenspiel, se les puede equipar uno.

A pesar de que no posean partes móviles, y son golpeados por mazos dirigidos por las manos del músico, poseen el mismo diseño físico de teclas y producen sonidos de una manera similar.

El theremín, un electrófono, es tocado sin ningún tipo de contacto físico con el músico.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario