Psicologia

Sesgo Egoísta: Qué es, Causas y Ejemplos

sesgo egoista

Imagínate sentado en un salón de clases, esperando ansiosamente los resultados de su examen de matemáticas más reciente. Cuando el maestro finalmente le entrega su prueba calificada, le da la vuelta y ve una C menos gigante escrita en tinta roja gruesa.

Mientras todavía estás incrédulo, tu mente inmediatamente comienza a pensar en todas las posibles explicaciones de este resultado. Las preguntas del examen eran demasiado difíciles, el profesor no enseñó los temas lo suficientemente bien, las respuestas se calificaron injustamente, la lista continúa…

Ahora imagina que cuando entregaste esa prueba calificada, en su lugar había escrito una A más gigante. Esta vez, con una gran sonrisa en tu rostro, comienzas a elogiarte por lo mucho que estudiaste, por tu gran comprensión del material, por lo inteligente que eres, la lista continúa… Este es un ejemplo de lo que se llama el sesgo egoísta en psicología.

Qué es el Sesgo Egoísta

El sesgo egoísta se refiere a la tendencia a atribuir factores internos y personales a los resultados positivos, pero factores externos y situacionales a los resultados negativos.

Como sabrás, nuestras mentes están predispuestas a actuar, juzgar y ver el mundo de esa manera. Estos sesgos cognitivos son el producto de la naturaleza humana, las personas con las que interactuamos y un intento de simplificar los millones de bits de información que el cerebro recibe cada segundo.

Juntos, estos factores también suelen causar errores específicos de pensamiento que influyen en nuestras decisiones y juicios. Este tipo de sesgo se denomina sesgo cognitivo y ocurre sin que nos demos cuenta (Kahneman y Tversky, 1972).

Estos sesgos surgen de problemas con la memoria, la atención y otros errores mentales, y aunque a menudo pueden ser peligrosos, los sesgos cognitivos te ayudan a darle sentido al mundo, tomar decisiones y emitir juicios con una velocidad relativamente rápida.

El error fundamental de atribución y el sesgo actor-observador

Un fenómeno común en psicología es el error fundamental de atribución, también conocido como sesgo de correspondencia.

El error fundamental de atribución es la tendencia que tienen las personas a enfatizar demasiado las características personales e ignorar los factores situacionales cuando juzgan el comportamiento de los demás (Ross, 1977).

Por ejemplo, si un individuo se interpone frente a ti en la calle, podrías pensar que lo hizo porque es una mala persona y no considerar alternativas externas como el hecho de que llegó tarde al trabajo y tenía prisa. Pero, ¿qué pasa si tu eres el actor?

En otras palabras, ¿qué pasaría si fueras tú quien cortara frente al peatón? ¿Podrías entonces argumentar lo mismo que eres una mala persona?

Según el sesgo actor-observador, tendemos a explicar el comportamiento de otras personas en términos de factores internos mientras explicamos nuestro propio comportamiento sobre la base de factores externos (Jones y Nisbett, 1971).

Debido a que nos conocemos mejor que nadie, podemos juzgar cuándo nuestras acciones son el resultado de algo externo a quienes somos, pero nuestra mente por defecto asume que las acciones de otra persona son el resultado de quiénes son.

Pero esa todavía no es la imágen completa. Si bien es cierto que a menudo atribuimos características personales o disposicionales para explicar el comportamiento de otras personas mientras atribuimos factores situacionales cuando le damos sentido a nuestro propio comportamiento, este no es siempre el caso.

Si el resultado específico de nuestro comportamiento es bueno o malo, realmente determinará si hacemos una atribución interna o externa. Este es el sesgo egoísta (Heider, 1982).

Como se ilustra en el ejemplo anterior, un resultado negativo o fallido (como un desempeño deficiente en una prueba) hace que hagamos atribuciones externas, mientras que un resultado exitoso o positivo (como aprobar una prueba) hará que hagamos atribuciones internas.

Ejemplos del sesgo egoísta

Durante las últimas décadas, varios estudios empíricos han iluminado los sectores, poblaciones, culturas y niveles de organización en los que el sesgo egoísta es más o menos común.

Deportes

El sesgo egoísta es particularmente frecuente en los deportes. Si alguna vez jugaste o viste un deporte, probablemente culpaste a la mala decisión del árbitro o al otro equipo por hacer trampa cuando perdiste un juego, pero elogiaste tu gran talento y fortaleza mental cuando ganaste.

En los deportes, el desempeño de un individuo (tanto el suyo como el de su oponente) está tan claramente vinculado a un resultado específico que es fácil que se filtre el sesgo egoísta.

Y debido a que el resultado y los jugadores son tan evidentes, el sesgo egoísta es especialmente común en los deportes individuales, donde el único ganador está aún más definido.

Se remonta a 1987, un estudio realizado por Stephen Zaccaro y sus colegas recopiló 549 declaraciones de atletas que practicaban deportes individuales (por ejemplo, tenis y golf) y de equipo (por ejemplo, béisbol, fútbol y baloncesto) y encontró que el deporte individual los atletas eran significativamente más propensos a hacer atribuciones egoístas sobre su desempeño (Zaccaro et al., 1987).

Junto con la teoría de la autoestima para esta forma de sesgo, los investigadores concluyeron que para los atletas deportivos individuales, su rendimiento tuvo un impacto más significativo en su autoestima, por lo que se basaron más en el sesgo del egoísmo para aumentar su confianza.

Otro análisis empírico que investigó el sesgo egoísta en los luchadores de la División I apoya aún más la prevalencia de este sesgo entre los atletas (De Michele et al., 1998). Se pidió a los luchadores que informaran por sí mismos sobre su desempeño durante los combates de pretemporada y proporcionaran los resultados de estos combates.

Los investigadores encontraron que los luchadores que ganaron tenían más probabilidades de atribuir su éxito a factores internos que los que perdieron.

Y en 2020, un metaanálisis integral que analizó 69 estudios y 10,515 atletas en total demostró que quienes practican deportes tienen una tendencia a atribuir el éxito a factores de disposición y el fracaso a factores externos (Allen et al., 2020).

Lugar de trabajo

Desde la fase de contratación hasta la fase de despido y todo lo demás, el sesgo egoísta es tan común en el lugar de trabajo como en el sector deportivo.

Las personas que son contratadas para un puesto a menudo atribuyen esta decisión a factores personales, como un currículum vitae excepcional u otras calificaciones sólidas, pero se apresuran a señalar factores externos, como un gerente de contratación miope, cuando no se les asigna el puesto. .

Y en el entorno de la oficina en sí, el sesgo egoísta puede ser desenfrenado en caso de cualquier incidente en el lugar de trabajo: es probable que la víctima culpe a factores externos, mientras que los compañeros de trabajo y la gerencia son más propensos a ver el accidente como resultado de las acciones de la víctima.

En situaciones como estas, el sesgo egoísta demuestra ser un obstáculo para la productividad al bloquear la capacidad de evaluar una situación de manera justa y asumir la responsabilidad de cualquier deficiencia.

Como resultado, esto también puede dañar las relaciones profesionales. Y cuando estas relaciones se empañan, aumenta el sesgo egoísta. Específicamente, un estudio del 2007 realizado por Joseph Walther y Natalya Bazarova encontró que cuanto más distante era la relación entre los empleados y sus colegas, más fácilmente los compañeros de trabajo se culpaban entre sí por las fallas en el lugar de trabajo.

Pero esta forma de sesgo también puede ocurrir cuando surgen éxitos en el lugar de trabajo, ya sea una promoción o una presentación que salió bien. Es probable que el empleado asuma toda la responsabilidad de estos resultados y descuide a las personas y las circunstancias que lo ayudaron a lograr el éxito.

El sesgo egoísta es incluso visible cuando se despide a un empleado: las personas se apresuran a atribuir factores externos a la decisión de despedirlos (Furnham, 1982). Independientemente de la etapa de solicitud de empleo, el tipo de trabajo o el cargo de una persona, el sesgo del egoísmo es increíblemente omnipresente en el lugar de trabajo.

Depresión, cultura y efectos internacionales

Los deportes y el lugar de trabajo son solo dos áreas en las que podemos identificar esta forma de sesgo. Las decisiones de los consumidores, las relaciones interpersonales y otras áreas de la vida también se ven afectadas por el sesgo egoísta, y ciertas poblaciones se ven más afectadas que otras.

Por ejemplo, la investigación ha demostrado que las personas con depresión experimentan un sesgo egoísta en un grado mucho menor. Un metaanálisis de 2004 analizó 266 estudios que encuestaron a personas de diferentes grupos de edad, diversas regiones y con diversas formas de psicopatología (Mezulis et al., 2004).

Los investigadores encontraron que la presencia del sesgo fue menor entre los que fueron diagnosticados clínicamente con depresión. Postularon que este efecto podría deberse al hecho de que estas personas ya tienen niveles de autoestima más bajos que el promedio, por lo que es más probable que atribuyan eventos negativos a algo que hicieron.

Volviendo a la hipótesis de que el sesgo egoísta está ligado a qué tan cerca un resultado se alinea con nuestras expectativas, una persona con depresión también podría esperar resultados más negativos, por lo que cuando ocurren, asume la responsabilidad por ellos.

El mismo estudio también reveló que las muestras asiáticas mostraban sesgos significativamente más pequeños que las muestras estadounidenses u occidentales. Este hallazgo destaca las diferencias transculturales del sesgo egoísta: es mucho más prominente en las culturas individualistas que en las colectivistas.

Esto puede deberse a que en las sociedades individualistas hay un mayor enfoque en las metas y la identidad individuales, lo que aumenta la necesidad de que las personas protejan y aumenten sus niveles de autoestima personal.

Finalmente, la investigación también ha indicado que el sesgo egoísta se produce a escala nacional. Es decir, en lugar de que un individuo atribuya factores personales a sus propios éxitos y factores externos a sus fracasos, los grupos suelen atribuir factores exclusivos de su país cuando surgen éxitos y factores relacionados con otros países cuando se encuentran con fracasos.

Un ejemplo común de este sesgo nacionalista egoísta es el cambio climático. Un estudio de 2011 realizado por la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Zurich investigó las percepciones de los ciudadanos sobre qué país debería reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (Kriss et al., 2011).

El equipo administró encuestas a estudiantes universitarios tanto en los EE. UU como en China y descubrió que todos tenían sesgos nacionalistas egoístas con respecto a las cargas económicas que resultan de la reducción de estas emisiones, lo que demuestra los desafíos de hacer acuerdos internacionales.

Los investigadores señalan que con una intervención adecuada, estos sesgos pueden mitigarse en un intento por estimular la legislación sobre políticas ambientales en todo el mundo.

Por qué ocurre el sesgo egoísta

Durante la década de 1960, cuando los psicólogos comenzaron a investigar el error fundamental de atribución.

Un psicólogo austriaco llamado Fritz Heider encontró que en ciertas situaciones ambiguas (situaciones en las que se desconoce la razón del resultado), las personas tienden a hacer atribuciones basadas en su necesidad de mantener un nivel más alto de autoestima por sí mismas (Heider, 1982) .

Para muchos psicólogos, la necesidad de una mayor autoestima es la fuerza impulsora de la presencia de este sesgo. Por defecto, asumimos la responsabilidad de los resultados positivos como un mecanismo para preservar nuestra autoestima y nos apresuramos a desviar la culpa de los resultados negativos para protegernos.

Tener estos altos niveles de autoestima nos permite sentirnos confiados y seguros y, como resultado, tener relaciones positivas con los demás. Además, cuando tienes una alta autoestima, estás más abierto al aprendizaje y a la retroalimentación. Por lo tanto, inconscientemente confiamos en este sesgo egoísta como una forma de mantener nuestra autoestima.

Aunque el vínculo entre la autoestima y el sesgo egoísta es una teoría destacada, los psicólogos han identificado varias otras razones por las que este sesgo es tan frecuente entre los individuos.

A medida que este fenómeno estaba ganando terreno en los años 60 y 70, dos psicólogos prominentes, Dale Miller y Michael Ross, rechazaron la explicación de la autoestima y argumentaron que el sesgo egoísta está vinculado a cuán estrechamente se alinea la realidad con las expectativas de un individuo.

En otras palabras, si el resultado de un evento es consistente con las expectativas de una persona, entonces atribuirán factores internos al resultado (Miller y Ross, 1975). Pero si el resultado es inesperado, entonces harán atribuciones externas y culparán a su entorno.

Otra posible explicación es que el sesgo egoísta es el resultado del optimismo natural (“Sesgo egoísta: sesgos y heurísticas”, 2021).

Esta teoría sostiene que debido a que los seres humanos son inherentemente optimistas, los resultados negativos son una sorpresa y, por lo tanto, cuando estos resultados ocurren, es más probable que atribuyamos estos resultados a factores externos en lugar de a factores internos.

Esto ayuda a explicar aún más la teoría de Miller y Ross: debido a que los humanos somos naturalmente optimistas, esperamos resultados positivos y exitosos, por lo que cuando no ocurren asumimos que es el resultado de factores situacionales solamente.

Estas teorías principales ayudan a ilustrar por qué podríamos ser víctimas regularmente del sesgo egoísta. Y aunque la causa raíz todavía se debate, no hay duda de que esta forma de sesgo es increíblemente frecuente.

Cómo superar el sesgo egoísta

Tal como aludieron los investigadores de Zúrich y Carnegie Mellon, superar el sesgo egoísta no es inútil. Y el primer paso es algo que estás haciendo ahora mismo: ¡conciencia!

Como la mayoría de los sesgos cognitivos, llevar algo de la mente inconsciente a la mente consciente es el primer paso para mitigar el sesgo.

Y reconociendo que los prejuicios surgen de la tendencia de nuestra mente a pensar rápidamente y tomar decisiones y juicios rápidos, es importante tratar de ralentizar su pensamiento, teniendo en cuenta todos los factores relevantes y tratando de evitar tomar decisiones o declaraciones precipitadas.

El sesgo egoísta es único porque está estrechamente relacionado con nuestra autoestima. Cuando confiamos en este sesgo para ayudar a elevar nuestro sentido de autoestima, dificulta la superación personal porque es menos probable que aprendamos de nuestros errores y aceptemos cualquier comentario negativo.

Pero debido a que saber cómo admitir cuando se está equivocado o se es responsable de un resultado negativo es primordial para el crecimiento, es importante desafiar el sesgo egoísta y aprender a ser mejor para aceptar las críticas.

Una forma importante de hacer esto es practicando la autocompasión, permitiéndote ser imperfecto y aún tratándote con amabilidad incondicional cuando no cumples con tus propias expectativas (Neff, 2003).

Puedes practicar la autocompasión a través de la atención plena, la terapia e incluso por tu cuenta. Estas son solo algunas formas de ayudar a combatir los prejuicios egoístas. La conclusión es que, aunque este sesgo es inherente a quiénes somos como seres humanos, aún podemos trabajar para superar este patrón de pensamiento y, al final del día, reconocer que está bien cometer errores.

Resumen

  • El sesgo egoísta sugiere que nadie quiere admitir que es incompetente y es probable que culpe de los fracasos a algo externo a nosotros. Esto protege nuestra autoestima. Sin embargo, nos complace atribuirnos el mérito de nuestro éxito.
  • Confiamos en este sesgo como una forma de proteger y aumentar nuestra propia autoestima. Nuestras mentes no quieren asumir la responsabilidad de los resultados negativos o fallidos por temor a dañar nuestra confianza.
  • Aunque este sesgo es increíblemente común en muchas áreas de nuestras vidas, desde el aula hasta los deportes y el lugar de trabajo, podemos trabajar para superarlo reconociendo su existencia y practicando la autocompasión.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario