Marketing

El Viaje del Streaming en la Industria Musical

streaming en industria musical

Forbes ha lanzado su Celebrity 100 anual,  su lista de las estrellas de los medios que más ganan.

Las buenas y altas ganancias de los artistas musicales nos indican acerca de la posibilidad de desarrollar una carrera musical altamente exitosa. La presencia de artistas más jóvenes involucrados en el mundo del streaming, como Drake y The Weeknd es algo que va más allá, mostrándonos que el streaming es ahora la base para el éxito comercial como artista. No obstante, a pesar de que las súper estrellas están generando bastantes ganancias a través del streaming, la idea general que se tiene es que el streaming es una plataforma hacia el éxito, la cual ayuda a los artistas a tener ingresos adicionales, especialmente cuando se trata de espectáculos en vivo. Eso de “no te preocupes por las ventas, haz tu dinero con los tours” es un argumento anticuado, pero actualmente ha logrado cobrar tanto sentido.

Aquí hay dos frases aparecidas en Forbes que encierran la forma en la que muchos artistas ven el streaming en la actualidad:

Vivimos en un mundo donde los artistas no hacen dinero como lo solían hacer en la época de oro… No estás ganando nada hasta que te montas en el escenario”. The Weeknd

La razón por la cual los The Weeknds y los Drakes están logrando impulsarse es debido a una combinación de la audiencia global que se encuentra consumiendo su contenido de forma gratuita en edades tempranas (y que también) se mantienen produciendo nueva música… Se encuentran manteniendo un diálogo continuo con sus fans” dice el jefe de Live Nation, Michael Rapino.

Ambas frases nos indican que es en vivo donde vas a poder ganar dinero. También argumentan que el streaming puede ser usado de forma inteligente para interactuar con los fans debido a que no está oprimido por las limitaciones del viejo mundo, como el espacio y la distribución física. En el viejo modelo, los artistas pasaban años antes de sacar otro álbum, dejando esperando a los fans, mientras que los tours serían un esfuerzo para poder vender los álbumes. Ahora, la situación es al revés.

El aumento de las ganancias de la música en vivo durante comienzos de los 2000 nos mostró el declive que tuvo la música grabada, reemplazando cada dólar e incluso generando más. En el 2000, la música grabada representaba el 53% de la industria de la música a nivel global; ese ingreso ahora es de sólo del 38%, mientras que los espectáculos en vivo subieron del 33% a 43%. No obstante, la música grabada está viendo sus ganancias crecer de nuevo, logrando obtener de vuelta algo de ese porcentaje. En esta explicación, el argumento de “transmitir para hacer un concierto” cobra mucho sentido. Pero las cosas no son tan simples como parecen:

  • No todas las ganancias de la música en vivo son creadas de la misma forma: En promedio, tan sólo cerca del 29% de las ganancias de la música en vivo son otorgadas a los artistas (después de que los demás costes hayan sido considerados), mientras que muchos otros artistas no logran ganar nada de dinero hasta que hayan alcanzado cierto nivel. Y eso es antes de si quiera considerar que el 1% de los artistas en vivo (muchos de los cuales son heritage artists de edades avanzadas) cuentan con el 68% de todas las ganancias totales de la música en vivo.
  • El streaming tiene muy pocos intermediarios: Con el streaming existen muy pocos intermediarios (por ejemplo, sólo TuneCore y el servicio de streaming, aunque en la práctica muchas discográficas y marcas utilizan distribuidores de terceros). Por otro lado, en los espectáculos en vivos sí que existen muchos intermediarios, muchos de los cuales son muy protectores con sus roles. En el streaming, los artistas tienen una plantilla de datos e información como el dashboard de artistas de Spotify y el Programa de Marketing para Artistas de Pandora (AMP en inglés). En todos estos, los artistas deben compartir sus ganancias con más intermediarios en vivo, y también tienen menos transparencia de lo que hacen cuando realizan streaming.
  • Las reventas están causando fricción: Y todo esto sin considerar si quiera el impacto corrosivo que tienen la reventa de las entradas en los eventos en vivo, a través de sitios como ViaGoGo y GetMeIn. Estos modelos de negocio son increíblemente inteligentes desde una perspectiva “VC”, logrando suplir una gran demanda de mercado con un producto relativamente escaso. Pero eso no le hace bien ni a los fans, ni a los espectáculos ni a los artistas. Más frecuentemente (aunque no siempre) los artistas no logran ver ni un centavo a través de las reventas. Es dinero que fue quitado de los fans y de la industria. Los artistas y los fans pierden mientras que las compañías de ticketing ganan. Todo ese esfuerzo que hizo el artista de pronto desaparecerá.

Algunas causas del aumento de los ingresos

Los resultados de 2016 de Live Nation (compañía asociada de Ticketmaster y una de las compañías de espectáculos en vivo más grandes) advierte acerca de una industria que, si bien es está creciendo, también está sufriendo. Los ingresos aumentaron un 15% pasando de los 7.300 millones de dólares a los 8.600 millones de dólares (más que todo el PIB de Haití), pero fue el incremento de los precios de las entradas lo que impulsó el crecimiento. Los precios de las entradas aumentaron un 5% de forma general y 10% en los estadios y otros sitios grandes.

El crecimiento de los ingresos también fue impulsado por las ventas de merchandising localizadas en el recintos (subiendo un 9%) y con el patrocinio y la publicidad (subiendo un 13%). El número de “fans” de Live Nation creció un 4% en Estados Unidos, pero se mantuvo igual a nivel internacional. Estos son grandes resultados para Live Nation, pero también quieren mostrar una industria madura que está estrujando hasta la última gota de crecimiento a través de los aumentos de precios y fuentes de ingresos adicionales.

De otro lado Los reportes de Pollstar informan que el promedio de los precios de las entradas han aumentado en un 22%, entre 2006 y 2015. Los ingresos totales de los espectáculos en vivo crecieron un 37% durante el mismo periodo, lo cual significa que casi la mitad de todos los ingresos de estos espectáculos provinieron de la inflación de los precios de las entradas.

El streaming es ahora, no luego. Comienza a tratarlo así.

Las ganancias por streaming han crecido en 2.5 millones de dólares en 2016, y también con el crecimiento de las ganancias por música grabada en casi mil millones. El negocio de la música en vivo aún tiene mucho potencial para seguir creciendo, pero sus ganancias no están siendo distribuidas, por lo que podría ralentizarse su crecimiento en el futuro y tiene un nivel mínimo de gasto muy plano. El streaming por otro lado está explotando y va a superar la marca de los 10.000 millones de dólares este año.

Entonces, ¿por qué los artistas famosos insisten en presentarse en vivo? En primer lugar, es mucho más sencillo ganar grandes cantidades de dinero si eres famoso. En segundo lugar, el streaming aún no es lo suficiente grande para que sea una fuente de ingresos fuerte. Los 5.500 millones de streams acumulativos de The Weeknd (dentro de los cuales se incluye a Youtube) sólo le habría generado al artista cerca de 4 millones de dólares, mientras que si vende 5 millones de copias de Starboy, habría logrado ganar 10 millones de dólares.

El streaming simplemente necesita más usuarios monetizados, especialmente en cuanto a los suscriptores de pago se refiere. Hace falta que se haga mucho más para ayudar a los artistas a generar más dinero del streaming:

  • Mejores tarifas para los artistas (muchos ganan tan sólo el 15% de las ganancias de la discográfica, las cuales son casi 70% del rango de los 0.0008 dólares de los servicios gratuitos).
  • Muchas más opciones para que los artistas puedan monetizar en los servicios de streaming (por ejemplo, suscripciones a artistas, o pagar para ver streams en vivo o presentaciones).
  • Más experiencias más centradas en el artista

Añade a esto todas las ideas que tengas y ahí comienzas a crear un entorno en el cual los artistas pueden ver un ingreso directo del streaming. Esta sería la forma de hacer que los artistas dejen de ver al streaming como una forma de sacarles el jugo sin nada a cambio.

Es realmente interesante que el streaming pueda tener un rol importante en el mercado en algún momento, pero tarde o temprano los artistas y discográficas van a necesitar enfocarse más en el hecho de que el streaming terminará siendo el destino y no sólo el viaje.

Con tanto movimiento en el mercado, es tentador pensar en el streaming como una “misión cumplida”. Realmente estamos solo en el principio.

Para impulsar al streaming al próximo nivel, hace falta mucho trabajo.

No es el interés de los servicios de streaming el ser vistos como una herramienta para atraer a más personas. Ni tampoco es el interés de las discográficas, pues ellas sólo participan en una pequeña porción de las ganancias de los espectáculos en vivo.

¿Será que el streaming se convertirá en una fuente de ingresos más grande para los artistas, de lo que ya son los conciertos en vivo? No, pero puede ser una fuente de ingresos más grande de lo que es ahora, pero eso sólo ocurrirá si el modelo evoluciona. Si el streaming no puede superarse a sí mismo y deja de verse como sólo el viaje de descubrimiento, los artistas no podrán obtener mayores ingresos de la explotaci´pn de música grabada en este tipo de plataformas.

Link de interés: The Celebrity 100


Fuente: midiaresearch.com

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario