Carreras

Fotógrafo musical

Industria musical | Fotógrafo musical. Definición

Un fotógrafo musical toma fotografías de conciertos en vivo, retratos de músicos y fotos promocionales de bandas.

Descripción de la Salida Profesional

Los fotógrafos de música toman fotografías de conciertos en vivo, fotografías promocionales de bandas y retratos de músicos para que los utilicen los medios de comunicación o en los materiales de promoción y comunicación de las propias bandas (web, notas de prensa, lanzamientos..).

Los fotógrafos musicales también editan sus fotos. Aunque algunos lugares tienen fotógrafos de la casa, la mayoría son autónomos que han sido contratados por el lugar/sala/recinto, la banda o el medio de comunicación, o que compararán su trabajo con los medios.

Dado que puede ser difícil generar ingresos sostenibles únicamente a partir de la fotografía musical, muchos fotógrafos también ofrecen otros servicios como fotografía de bodas, fotografía de productos, etc. o realizan un trabajo diario no relacionado con la fotografía.

Cada día antes de una sesión es diferente. El tipo de preparación depende del tipo de rodaje que se vaya a hacer. Por ejemplo, si se planea filmar una actuación en vivo, se puede investigar un poco y mirar fotos de otros programas para obtener una orientación de los tipos de luz que se utilizan y la configuración del escenario.

Si está haciendo un backstage o preparando una sesión de fotos, se puede pasar algún tiempo investigando la personalidad del artista. Al final del día, el principal deber laboral es conseguir “la toma”.

Es frecuente trabajar con varias personas diferentes en el ecosistema de la música, pero los más importantes son el manager de la banda, el promotor de la sala, medios y revistas y festivales. 

Salario

De acuerdo portal Zip Recruiter, el salario medio anual de un fotógrafo musical en EE.UU. es de 45.622$.

En el Reino Unido el salario medio anual de un fotógrafo musical se mueve en un rango amplio entre los 14.000£ y los £50.000£.

En España el salario medio anual de un fotógrafo ronda los 22.000€ según el portal PayScale.

Dicho esto, las ganancias varían según la posición ocupada. Como se mencionó anteriormente, la mayoría de los fotógrafos musicales son autónomos y su salario se basa en la cantidad de fotos que pueden licenciar o proyecto por proyecto (si son contratados para cubrir un concierto determinado, por ejemplo). Algunos trabajan en asignaciones para medios impresos o en línea y reciben un salario regular.

Un grupo asalariado mucho más pequeño de fotógrafos encuentra trabajo como fotógrafo de la casa para una sala, promotor o artista. Otro pequeño grupo de fotógrafos trabaja para servicios como Getty Images u otros portales similares donde a los fotógrafos se les paga cuando otros licencian sus imágenes.

¿En qué consiste el trabajo de fotógrafo musical?

Sabiendo que una imagen es el consuelo de los asistentes ausentes, la importancia de la fotografía es aún mayor si se trata de ilustrar espectáculos culturales en directo a los que no todo el mundo puede acceder, entre otras cosas, por el aumento del precio de las entradas para el mismo.

“Se atrevido, se diferente, se poco práctico, se cualquier cosa que asegure tu objetivo y tu visión imaginativa frente a los jugadores seguros, las criaturas comunes, los esclavos de lo ordinario.” Esta frase del fotógrafo de moda polaco Peter Lindbergh, engloba perfectamente lo que se supone que debe ser un fotógrafo: un narrador de historias.

Captar la luz del directo y reflejar el movimiento de un cantante sobre el escenario son tareas complicadas para los profesionales de la imagen, debido a que deben reflejar la emoción de los conciertos a través de su objetivo.

Además de estos aspectos citados, hay que sumar la difícil situación que viven los reporteros gráficos en nuestro país. La crisis está provocando que los medios hayan recortado el presupuesto destinado a la compra de imágenes para ilustrar las crónicas de los conciertos.

Relación del fotógrafo con la discográfica en las sesiones de fotos destinadas a la promoción del artista

La promoción es el “conjunto de actividades cuyo objetivo es dar a conocer algo o incrementar sus ventas. En la actividad promocional del trabajo discográfico de un artista, es imprescindible manejar material que ayude a la difusión del contenido” (Diccionario de la Real Academia Española)

“La promoción es una de las labores más habituales en los campos de la cultura y de la música. En la misma se debe de incidir para que realmente sea efectiva interviniendo coordinadamente en: la comunicación, el marketing y las relaciones públicas”. (Caravaca, Rubén, 2013)

El material fotográfico destinado a la promoción suele proporcionarse a los medios a través del dossier de prensa y de manera individual si el medio de comunicación requiere más material gráfico del proporcionado. Las imágenes prediseñadas de la promoción deben ser estudiadas y planificadas debido a que serán repetidas en incontables ocasiones para ilustrar entrevistas, anuncios de conciertos, libretos de discos y carteleria.

La frescura de la foto del directo se contrarresta con la preparación de las imágenes de promoción debido a que éstas han sido referenciadas en obras ya existentes, cuyas características son atractivas de reproducir en una nueva imagen. Trabajar con referencias es una ventaja para el fotógrafo escogido para realizar la sesión, quién podrá desarrollar su trabajo a caballo entre su propia creatividad y un antecedente de apariencia. Aunque no para todos los profesionales de la imagen resulta igual de cómodo realizar este tipo de trabajos.

Tal y como comentaba el fotógrafo Juan Pérez-Fajardo, a veces las fotos es en lo último en lo que se piensa y a veces no hay suficiente dinero para realizarlas. A este hecho hay que sumarle otro factor: las compañías discográficas. En una sesión de fotos de promoción, lo habitual es que representantes de la compañía discográfica –quienes suelen pagar las fotostengan el mismo peso en la decisión final de aceptar o no las fotografías que el propio grupo retratado. Hecho, que la mayoría de las veces resta creatividad y poder de decisión al fotógrafo encargado de llevar a cabo el trabajo.

Estilo de Vida

La fotografía de conciertos no es un campo fácil en el que ganarse la vida, pero los fotógrafos que lo hacen trabajan a tiempo completo, a menudo trabajando de 5 a 6 noches a la semana.

Es un estilo de vida difícil porque a menudo estás filmando hasta tarde por la noche y luego necesitas ir a casa y editar las fotos para poder enviarlas a tu editor.

Trayectoria profesional

La mayoría de los fotógrafos de música comienzan como pasantes o aportando fotos a blogs de forma gratuita, por lo que el avance vendría en forma de recibir más dinero por toma o evento. El avance también significaría establecer un nombre y reputación como fotógrafo talentoso y solicitado.

Dado que la mayoría de los fotógrafos son autónomos, ser contratado como fotógrafo habitual para un lugar o publicación también podría representar un paso adelante.

La fotografía de conciertos no es un negocio fácil para ganarse la vida. No hay una cantidad fija de lo que alguien pueda ganar. Sin embargo si eres inteligente, creativo y adaptable, los límites se amplian.

Un consejo sencillo sería simplemente buscar un espectáculo en un club local que te permita traer tu cámara y sacar fotos, crea un portafolio que puedas promocionar online o a través de Instagram, y una vez que lo tengas, puedes comenzar a solicitar medios de música para publicar tu trabajo futuro.

Algunas recomendaciones generales:

  • Identifica una buena DSLR adecuada ti.
  • Identifica los clubes locales que te permitan llevar una cámara.
  • Identifica las bandas que están tocando en dicho club que quieres grabar.
  • Consigue una entrada, ve al espectáculo y dispara.
  • Repite y crea tu portfolio online.
  • Preséntate en sitios web y revistas como fotógrafo de conciertos a través de tu portfolio.

Experiencia y Habilidades

No se necesiten habilidades especiales aparte de ser creativo y apasionado tanto por la música en vivo como por la fotografía.

Muchos fotógrafos de conciertos no tienen una formación formal en fotografía, son simplemente amantes de la música apasionados con un buen ojo y un amor por la fotografía.

El simple hecho de tener experiencia y un porafolio como fotógrafo musical es importante si uno espera ser contratado por un medio de comunicación o lugar establecido y conocido.

La capacidad de cumplir con los plazos, editar fotos y establecer contactos con periodistas y editores también es esencial.

Las habilidades comunes a la mayoría de los fotógrafos de música establecidos son:

  • Entender cómo funciona una cámara profesional o semiprofesional. Esto incluye disparar en modo manual y comprender la luz y la exposición.
  • Aprender a trabajar con la luz que existe en el entorno en vivo.
  • Saber qué lentes y equipo son ideales para cada entorno de disparo.
  • Conocimientos de Adobe Photoshop y edición estándar.
  • Uso funcional de software de gestión de fotografías como Adobe Lightroom.

Un fotógrafo musical debe ser adaptable, ya que su horario incluirá muchas noches y cierta incertidumbre en cuanto a los ingresos. Pero, sobre todo, un fotógrafo musical debe ser simplemente: alguien que ama la música y la fotografía. Si tienes eso como base, entonces no hay razón para no intentar fotografiar bandas para ver si lo disfrutas.

Educación y formación

Aunque muchos fotógrafos de música han asistido a clases de fotografía o se han especializado en fotografía en la universidad, muchos no tienen ninguna formación formal y simplemente han aprendido fotografía a través de la experiencia.

De modo que ármate de una buena cámara y tiempo para desarrollar tu vista y tu oficio.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario