Finanzas

Qué Son Las Finanzas Personales y 10 Estrategias para Mejorarlas

finanzas personales

¿Qué son las finanzas personales?

Las finanzas personales es un término que cubre la administración de tu dinero, así como el ahorro y la inversión.

Abarca presupuestos, banca, seguros, hipotecas, inversiones, planificación de la jubilación y planificación fiscal y patrimonial.

El término a menudo se refiere a toda la industria que da servicios financieros a individuos y hogares y les asesora sobre oportunidades financieras y de inversión.

Las finanzas personales se tratan de alcanzar las metas financieras personales, ya sea tener suficiente para las necesidades financieras a corto plazo, planificar la jubilación o ahorrar para la educación universitaria de su hijo.

Todo depende de tus ingresos, gastos, requisitos de vida y metas y deseos individuales, y de la elaboración de un plan para satisfacer esas necesidades dentro de sus limitaciones financieras. Para aprovechar al máximo tus ingresos y ahorros, es importante adquirir conocimientos financieros para poder distinguir entre buenos y malos consejos y tomar decisiones inteligentes.


📣 Consejos Clave

  • Pocas escuelas tienen cursos sobre cómo gestionar tu dinero, por lo que es importante aprender los conceptos básicos a través de artículos, cursos, blogs y podcasts gratuitos en línea, o en la biblioteca.
  • Las finanzas personales inteligentes implican el desarrollo de estrategias que incluyen la elaboración de presupuestos, la creación de un fondo de emergencia, el pago de deudas, el uso inteligente de las tarjetas de crédito, el ahorro para la jubilación y más.
  • Ser disciplinado es importante, pero también es bueno saber cuándo romper las reglas; por ejemplo, los adultos jóvenes a quienes se les dice que inviertan entre el 10% y el 20% de sus ingresos para la jubilación pueden necesitar tomar algunos de esos fondos para comprar una casa o pague la deuda en su lugar.

10 Estrategias de finanzas personales

Cuanto antes comiences la planificación financiera, mejor, pero nunca es demasiado tarde para crear metas financieras que te den a ti y a tu familia seguridad y libertad financieras. Estas son las mejores prácticas y consejos para las finanzas personales.

1. Elaborar un presupuesto

Un presupuesto es esencial para vivir dentro de sus posibilidades y ahorrar lo suficiente para alcanzar sus metas a largo plazo. El método de presupuestación 50/30/20 ofrece un gran marco. Se descompone así:

El 50% del salario neto o ingreso neto (es decir, después de impuestos) se destina a los elementos básicos para la vida, como el alquiler, los servicios públicos, los comestibles y el transporte.

El 30% se asigna a gastos discrecionales, como salir a cenar y comprar ropa. Las donaciones a organizaciones benéficas también pueden ir aquí.

El 20% se destina al futuro: pagar deudas y ahorrar tanto para la jubilación como para las emergencias.

Nunca ha sido más fácil administrar el dinero, gracias a un número creciente de aplicaciones de presupuestos personales para teléfonos inteligentes que ponen las finanzas del día a día en la palma de tu mano. Aquí hay solo dos ejemplos: YNAB (un acrónimo de Necesita un presupuesto) te ayuda a realizar un seguimiento y ajustar sus gastos para que tenga el control de cada dólar que gasta.

Mientras tanto, Mint agiliza el flujo de caja, los presupuestos, las tarjetas de crédito, las facturas y el seguimiento de inversiones, todo desde un solo lugar. Actualiza y clasifica automáticamente sus datos financieros a medida que ingresa información, para que siempre sepa cuál es su situación financiera. La aplicación incluso ofrecerá sugerencias y consejos personalizados.

2. Crea un fondo de emergencia

Es importante “pagarse a sí mismo primero” para asegurarse de que se reserve dinero para gastos inesperados, como facturas médicas, una reparación de automóvil grande, gastos diarios si lo despiden y más.

Entre tres y seis meses de gastos de manutención es la red de seguridad ideal. Los expertos financieros generalmente recomiendan ahorrar el 20% de cada cheque de pago cada mes. Una vez que haya llenado su fondo de emergencia, no te detengas. Continúa canalizando el 20% mensual hacia otras metas financieras, como un fondo de jubilación o el pago inicial de una casa.

3. Limitar la deuda

Suena bastante simple: para evitar que la deuda se salga de control, no gastes más de lo que ganas. Por supuesto, la mayoría de la gente tiene que pedir prestado de vez en cuando y, a veces, endeudarse puede ser ventajoso si, por ejemplo, conduce a la adquisición de un activo.

Obtener una hipoteca para comprar una casa podría ser uno de esos casos. Aun así, el arrendamiento a veces puede ser más económico que la compra directa, ya sea que esté alquilando una propiedad, alquilando un automóvil o incluso obteniendo una suscripción a un software de computadora.

4. Utiliza las tarjetas de crédito con prudencia

Las tarjetas de crédito pueden ser trampas importantes para la deuda, pero no es realista no tener ninguna en el mundo contemporáneo. Además, tienen aplicaciones más allá de comprar cosas. No solo son cruciales para establecer su calificación crediticia; también son una excelente manera de realizar un seguimiento de los gastos, lo que puede ser una gran ayuda presupuestaria.

El crédito solo debe administrarse correctamente, lo que significa que debe pagar su saldo total cada mes, o al menos mantener su índice de utilización de crédito al mínimo (es decir, mantener los saldos de su cuenta por debajo del 30% de su crédito total disponible).

Dados los incentivos de recompensas extraordinarias que se ofrecen en estos días (como el reembolso en efectivo), tiene sentido cobrar tantas compras como sea posible si puede pagar tus facturas en su totalidad. Lo más importante: evita agotar las tarjetas de crédito a toda costa y siempre paga las facturas a tiempo.

Una de las formas más rápidas de arruinar tu puntuación crediticia es pagar constantemente las facturas con retraso o, lo que es peor, fallar en los pagos (consulte el consejo cinco).

El uso de una tarjeta de débito, que toma dinero directamente de tu cuenta bancaria, es otra forma de asegurarse de que no pagará pequeñas compras acumuladas durante un período prolongado con intereses.

5. Controla tu puntuación de crédito

Las tarjetas de crédito son el vehículo principal a través del cual se construye y mantiene su puntaje crediticio, por lo que observar el gasto crediticio va de la mano con el monitoreo de su puntaje crediticio. Si alguna vez deseas obtener un contrato de arrendamiento, una hipoteca o cualquier otro tipo de financiamiento, necesitarás un informe crediticio sólido.

Hay una variedad de puntuaciones de crédito disponibles, pero el más popular es el puntaje FICO.

Los factores que determinan tu puntaje FICO incluyen:

  • Historial de pagos (35%)
  • Cantidades adeudadas (30%)
  • Duración del historial crediticio (15%)
  • Mix crediticio (10%)
  • Nuevo crédito (10%)

Los puntajes FICO se calculan entre 300 y 850. Así es como se califica su crédito:

  • Excepcional: 800 a 850
  • Muy bueno: 740 a 799
  • Bueno: 670 a 739
  • Regular: 580 a 669
  • Muy pobre: ​​300 a 579

Para pagar facturas, configura la domiciliación bancaria siempre que sea posible (para que nunca se pierda un pago) y suscribete a agencias de informes que dan actualizaciones periódicas de la calificación crediticia. Al monitorear tu informe crediticio, podrás detectar y abordar errores o actividades fraudulentas. La ley federal permite obtener informes crediticios gratuitos una vez al año de las tres principales agencias de informes crediticios: Equifax, Experian y TransUnion.

Los informes se pueden obtener directamente de cada agencia, o puedes registrarte en AnnualCreditReport.com, un sitio autorizado por el gobierno federal patrocinado por los Tres Grandes. También puedes obtener una puntuación de crédito gratuita en sitios como Credit Karma, Credit Sesame o WalletHub. Algunos proveedores de tarjetas de crédito, como Capital One, proporcionarán a los clientes actualizaciones periódicas y gratuitas de su puntaje crediticio, aunque es posible que no sea su puntaje FICO. Todo lo anterior ofrece su VantageScore.

‼  Importante: Debido a la pandemia de COVID-19, las tres principales agencias de crédito están proporcionando informes crediticios gratuitos una vez a la semana al menos hasta abril de 2022.

6. Piense en tu familia

Para proteger los activos de tu patrimonio y asegurarte de que se cumplan tus deseos cuando fallezcas, asegúrate de hacer un testamento y, según tus necesidades, posiblemente establecer uno o más fideicomisos. También debes buscar seguros: seguro de coche, hogar, vida, discapacidad y atención a largo plazo (LTC). Y revisa periódicamente tu póliza para asegurarte de que satisfagas las necesidades de tu familia a lo largo de los principales hitos de la vida.

Otros documentos críticos incluyen un testamento vital y un poder notarial para la atención médica. Si bien no todos estos documentos te afectan directamente, todos ellos pueden ahorrarte a tus familiares más cercanos un tiempo y gastos considerables cuando se enferma o queda incapacitado.

Y mientras tus hijos son pequeños, tómese el tiempo para enseñarles sobre el valor del dinero y cómo ahorrar, invertir y gastar sabiamente.

7. Pagar préstamos estudiantiles

Existen innumerables planes de pago de préstamos y estrategias de reducción de pagos disponibles para los graduados. Si estás atrapado con una tasa de interés alta, pagar el capital más rápido puede tener sentido. Por otro lado, minimizar los reembolsos (solo a intereses, por ejemplo) puede liberar ingresos para invertir en otra parte o ponerlos en ahorros para la jubilación mientras es joven, cuando sus ahorros obtendrán el máximo beneficio del interés compuesto (consulte el consejo ocho). ).

Algunos préstamos privados y federales incluso son elegibles para una reducción de la tasa si el prestatario se inscribe en el pago automático. Los programas de pago federales flexibles que vale la pena revisar incluyen:

  • Pago gradual: aumenta progresivamente el pago mensual durante 10 años.
  • Reembolso extendido: extiende el préstamo durante un período que puede ser de hasta 25 años.
  • Pago basado en ingresos: limita los pagos del 10% al 20% de sus ingresos (según sus ingresos y el tamaño de su familia)

8. Planifica (y ahorra) para la jubilación

La jubilación puede parecer como una eternidad, pero llega mucho antes de lo esperado. Los expertos sugieren que la mayoría de las personas necesitarán alrededor del 80% de su salario actual al jubilarse. Cuanto más joven empieces, más te beneficiaras de lo que a los asesores les gusta llamar la magia del interés compuesto: cómo crecen las pequeñas cantidades con el tiempo.

Reservar dinero ahora para tu jubilación no solo te permite crecer a largo plazo; También puede reducir tus impuestos sobre la renta actuales si los fondos se colocan en un plan con ventajas fiscales, como una cuenta de jubilación individual (IRA), un 401 (k) o un 403 (b).

Si tu empleador ofrece un plan 401 (k) o 403 (b), comience a pagar de inmediato, especialmente si tu empleador iguala su contribución. Si no lo hace, estás renunciando a dinero gratis. Tómate el tiempo para aprender la diferencia entre un Roth 401 (k) y un 401 (k) tradicional si su empresa ofrece ambos.

Invertir es solo una parte de la planificación para la jubilación. Otras estrategias incluyen esperar el mayor tiempo posible antes de optar por recibir los beneficios del Seguro Social (que es inteligente para la mayoría de las personas) y convertir una póliza de seguro de vida a término en una de vida permanente.

9. Maximice las exenciones fiscales

Debido a un código tributario demasiado complejo, muchas personas dejan cientos o incluso miles de dólares en la mesa cada año. Al maximizar tus ahorros fiscales, liberarás dinero que puedes invertir en la reducción de deudas pasadas, tu disfrute del presente y tus planes para el futuro.

Debes comenzar cada año a guardar los recibos y realizar un seguimiento de los gastos para todas las posibles deducciones y créditos fiscales. Muchas tiendas de suministros de oficina venden útiles “organizadores de impuestos” que ya tienen etiquetadas las categorías principales. Una vez que estés organizad@, querrás concentrarte en aprovechar cada deducción de impuestos y crédito disponible, así como decidir entre los dos cuando sea necesario.

En resumen, una deducción fiscal reduce la cantidad de ingresos sobre los que paga impuestos, mientras que un crédito fiscal en realidad reduce la cantidad de impuestos que debe. Esto significa que un crédito fiscal de $ 1,000 te ahorrará mucho más que una deducción de $ 1,000.

10. Date un respiro

El presupuesto y la planificación pueden parecer llenos de privaciones. Asegúrate de recompensarse de vez en cuando. Ya sea que se trate de unas vacaciones, una compra o una noche ocasional en la ciudad, necesitas disfrutar de los frutos de su trabajo. Hacerlo te da una idea de la independencia financiera por la que estás trabajando tan duro.

Por último, pero no menos importante, no olvides delegar cuando sea necesario. Aunque seas lo suficientemente competente para hacer tus propios impuestos o administrar una cartera de acciones individuales, no significa que debas hacerlo. Abrir una cuenta en una correduría y gastar unos cientos de dólares en un contable público certificado (CPA) o en un planificador financiero, al menos una vez, podría ser una buena manera de poner en marcha su planificación.

Importante: Tres rasgos de carácter clave pueden ayudarlo a evitar innumerables errores en la gestión de tus finanzas personales: disciplina, sentido del tiempo y desapego emocional.

Principios de finanzas personales

Una vez que hayas establecido algunos procedimientos fundamentales, puedes comenzar a pensar en la filosofía. La clave para poner tus finanzas en el camino correcto es no aprender un nuevo conjunto de habilidades. Más bien, se trata de comprender que los principios que contribuyen al éxito en los negocios y en tu carrera funcionan igual de bien en la administración del dinero personal.

Los tres principios clave son priorización, evaluación y moderación.

Priorización: esto significa que puedes analizar tus finanzas, discernir qué es lo que mantiene el flujo de dinero y asegurarte de mantenerte concentrado en esos esfuerzos.

Evaluación: esta es la habilidad clave que evita que los profesionales se extiendan demasiado. Las personas ambiciosas siempre tienen una lista de ideas sobre otras formas en las que pueden triunfar, ya sea un negocio secundario o una idea de inversión. Administrar sus finatzas como un negocio significa dar un paso atrás y evaluar honestamente los costes y beneficios potenciales de cualquier nueva empresa.

Restricción: esta es la habilidad final de una gestión empresarial exitosa que debe aplicarse a las finanzas personales. Una y otra vez, los planificadores financieros se sientan con personas exitosas que de alguna manera se las arreglan para gastar más de lo que ganan.

Ganar 250.000 dólares al año no te servirá de mucho si gastas 275.000 dólares al año. Aprender a restringir el gasto en activos que no generan riqueza hasta que hayas alcanzado tus metas mensuales de ahorro o reducción de la deuda es crucial para generar un patrimonio neto.

Más información sobre finanzas personales

Pocas escuelas ofrecen cursos sobre cómo administrar su dinero, lo que significa que la mayoría de nosotros tendremos que obtener nuestra educación en finanzas personales de nuestros padres (si tenemos suerte) o recogerla nosotros mismos.

Afortunadamente, no tienes que gastar mucho dinero para descubrir cómo administrarlo mejor. Puede aprender todo lo que necesitas saber de forma gratuita en línea y en los libros de la biblioteca. Casi todas las publicaciones de los medios de comunicación también brindan consejos sobre finanzas personales con regularidad.

Lectura recomendada:

Blogs

Una excelente manera de comenzar a aprender sobre finanzas personales es leer blogs de finanzas personales. En lugar de los consejos generales que obtendrá en los artículos sobre finanzas personales, aprenderás exactamente qué desafíos enfrentan las personas reales y cómo los están abordando.

Money Moustache tiene cientos de publicaciones llenas de ideas irreverentes sobre cómo escapar de rutina y jubilarse extremadamente temprano tomando decisiones de estilo de vida poco convencionales.

CentSai lo ayuda a navegar por innumerables decisiones financieras a través de cuentas en primera persona.

Million Mile Secrets y The Points Guy te enseña cómo viajar por una fracción del precio minorista mediante el uso de recompensas de tarjetas de crédito.

FareCompare te ayuda a encontrar las mejores ofertas en vuelos.

Estos sitios a menudo tienen enlaces a otros blogs, por lo que descubrirá más sitios a medida que lee.

En la biblioteca

Es posible que debas visitar tu biblioteca pública o consultar audiolibros de finanzas personales y libros electrónicos online sin salir de casa.

Algunos de los siguientes bestsellers pueden estar disponibles en su biblioteca local: I Will Teach You to Be Rich, The Millionaire Next Door, Your Money or Your Life y Rich Dad Poor Dad.

Los clásicos de las finanzas personales como Personal Finance for Dummies, The Total Money Makeover, The Little Book of Common Sense Investing y Think and Grow Rich también están disponibles como audiolibros.

Clases online gratis de finanzas

Si disfrutas de la estructura de lecciones y cuestionarios, prueba uno de estos cursos gratuitos de finanzas personales digitales:

Morningstar Investing Classroom ofrece un lugar para que tanto inversores principiantes como experimentados aprendan sobre acciones, fondos, bonos y carteras. Algunos de los cursos que encontrará incluyen “Acciones frente a otras inversiones”, “Métodos para invertir en fondos mutuos”, “Determinación de la combinación de activos” e “Introducción a los bonos del gobierno”. Cada curso dura unos 10 minutos y va seguido de un cuestionario que le ayudará a asegurarse de que ha entendido la lección.

EdX es una plataforma de aprendizaje en línea creada por la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Ofrece al menos tres cursos que cubren las finanzas personales: “Cómo ahorrar dinero: tomar decisiones financieras inteligentes” de la Universidad de California en Berkeley, “Finanzas personales” de la Universidad Purdue y “Finanzas para todos: herramientas inteligentes para la toma de decisiones” de la Universidad de Michigan.

Estos cursos le enseñarán cosas tales como cómo funciona el crédito, qué tipos de seguro podría querer tener, cómo maximizar sus ahorros para la jubilación, cómo leer su informe crediticio y cuál es el valor del dinero en el tiempo.

“Planificación para una jubilación segura” es otro curso online de Purdue. Está dividido en 10 módulos principales y cada uno tiene de cuatro a seis submódulos sobre temas como el Seguro Social, los planes 401 (k) y 403 (b) y las cuentas IRA. Aprenderás sobre su tolerancia al riesgo, pensarás qué tipo de estilo de vida de jubilación deseas y calcularás tus gastos de jubilación.

“Finanzas personales” de la Universidad Estatal de Missouri es un curso de video en línea gratuito a través de iTunes.

Este curso básico es bueno para principiantes que desean aprender sobre estados financieros y presupuestos personales, cómo usar el crédito al consumidor de manera inteligente y cómo tomar decisiones sobre automóviles y viviendas.

Podcasts

Los podcasts de finanzas personales son una excelente manera de aprender a administrar su dinero si tiene poco tiempo libre. Mientras te preparas por la mañana, haces ejercicio, conduces al trabajo, haces recados o te preparas para irte a la cama, puedes escuchar los consejos de un experto para tener una mayor seguridad financiera.

“The Dave Ramsey Show” es un programa de llamadas que puede escuchar en cualquier momento a través de tu aplicación de podcast favorita. Aprenderás acerca de los problemas financieros que enfrentan las personas reales y cómo un multimillonario que alguna vez estuvo arruinado recomienda resolverlos.

“Freakonomics Radio” y “Planet Money” de NPR hacen que la economía sea interesante al usarla para explicar fenómenos del mundo real como “cómo pasamos de manzanas repugnantes a manzanas que realmente saben deliciosas”, el escándalo de cuentas falsas de Wells Fargo, y si aún deberíamos usar efectivo.

“Marketplace” de American Public Media ayuda a entender lo que está sucediendo en el mundo de los negocios y la economía.

“So Money with Farnoosh Torabi” combina entrevistas con empresarios exitosos, consejos de expertos y preguntas sobre finanzas personales de los oyentes.

Lo más importante es encontrar recursos que se adapten a su estilo de aprendizaje y que te resulten interesantes y atractivos. Si un blog, libro, curso o podcast es aburrido o difícil de entender, sigue intentándolo hasta que encuentres algo que haga clic.

La educación no debería detenerse una vez que aprendas los conceptos básicos. La economía cambia y siempre se están desarrollando nuevas herramientas financieras, como las aplicaciones de presupuestación. Encuentra recursos que disfrutes y en los que confíes y sigue perfeccionando tus habilidades financieras desde ahora hasta la jubilación e incluso después.

Actitudes necesarias para las finanzas personales

La educación en finanzas personales es una gran idea para los consumidores, especialmente los jóvenes, que necesitan comprender los conceptos básicos de inversión o la gestión crediticia. Sin embargo, comprender los conceptos básicos no es un camino garantizado hacia el sentido fiscal.

La naturaleza humana a menudo puede descarrilar las mejores intenciones encaminadas a lograr una calificación crediticia perfecta o construir un nido de ahorros sustancial para la jubilación. Estos tres rasgos de carácter clave pueden ayudarlo a mantenerse encaminado:

Disciplina

Uno de los principios más importantes de las finanzas personales es el ahorro sistemático. Supongamos que tus ganancias netas son de $ 60,000 por año y tus gastos de vida mensuales (vivienda, comida, transporte, etc.) ascienden a $ 3,200 por mes.

Hay opciones para tomar alrededor de los $ 1,800 restantes en salario mensual. Idealmente, el primer paso es establecer un fondo de emergencia o tal vez una cuenta de ahorros para la salud (HSA) con ventajas impositivas; para ser elegible para una, su seguro médico debe ser un plan de salud con deducibles altos (HDHP) Gastos médicos de bolsillo.

Supongamos que a tus amigos les gusta salir varias veces a la semana y comerse el dinero que te sobra. La falta de la disciplina necesaria para ahorrar en lugar de gastar podría impedirle ahorrar del 10% al 15% de los ingresos brutos que podrían haberse guardado en una cuenta del mercado monetario para necesidades a corto plazo.

Luego está la disciplina de inversión una vez que se llega a ese punto; no es solo para administradores de dinero institucionales de piel dura que se ganan la vida comprando y vendiendo acciones. El inversor medio haría bien en establecer un objetivo de obtención de beneficios y respetarlo.

Como ejemplo, imagina que compras acciones de Apple Inc. en febrero de 2016 a $ 93 y prometió vender cuando cruzó los $ 110, como lo hizo dos meses después. Por desgracia, cuando lo hiciste, rompiste ese voto y te aferraste a la acción. Volvió a bajar y terminó saliendo de la posición en julio de 2016 a $ 97, renunciando a ganancias de $ 13 por acción y la posible oportunidad de obtener ganancias de otra inversión.

Sentido del tiempo

Tres años después de la universidad, estableciste el fondo de emergencia y es hora de recompensarte. Una moto de agua cuesta $ 3,000. Invertir en acciones de crecimiento puede esperar un año más, crees que hay mucho tiempo para lanzar una cartera de inversiones, ¿verdad? Sin embargo, posponer la inversión durante un año puede tener consecuencias importantes.

El coste de oportunidad de comprar la embarcación se puede ilustrar mediante el valor del dinero en el tiempo mencionado anteriormente. Los $ 3,000 utilizados para comprar el Jet Ski habrían ascendido a casi $ 49,000 en 40 años con un interés del 7%, un rendimiento anual promedio razonable para un fondo mutuo de crecimiento a largo plazo. Por lo tanto, retrasar la decisión de invertir sabiamente también puede retrasar la capacidad de alcanzar su objetivo de jubilarse a los 62 años.

Hacer mañana lo que podría hacer hoy también se extiende al pago de la deuda. El saldo de una tarjeta de crédito de $ 3,000 tarda 222 meses (es decir, 18,5 años) en jubilarse si el pago mínimo de $ 75 se realiza cada mes. Y no olvides el interés que estás pagando: a una tasa de porcentaje anual (APR) del 18%, se trata de $ 3,923 durante esos meses.

Gastar $ 3,000 para borrar el saldo en el mes actual ofrece ahorros sustanciales, casi $ 1,000 sobre el coste de la moto de agua.

Desapego emocional

Los asuntos de finanzas personales son negocios y los negocios no deben ser personales. Una faceta difícil pero necesaria de la toma de decisiones financieras sensatas implica eliminar la emoción de una transacción.

Hacer compras impulsivas sienta bien, pero puede tener un gran impacto en los objetivos de inversión a largo plazo.

Lo mismo ocurre con los préstamos imprudentes a los familiares. Tu primo John, que ya ha pedido prestado a tu hermano y hermana, probablemente tampoco te devolverá el dinero, así que la respuesta inteligente es rechazar sus solicitudes de ayuda.

La clave para una gestión financiera personal prudente es separar los sentimientos de la razón. Por cierto, esto no debería impedirte hacer préstamos, o incluso obsequios, muy necesarios para ayudar, especialmente en tiempos de problemas reales. Intenta no sacarlo de tu fondo de ahorro e inversión.

Rompiendo las reglas de las finanzas personales

El ámbito de las finanzas personales puede tener más pautas y consejos inteligentes a seguir que cualquier otro.

Aunque es bueno conocer estas reglas, todos tienen circunstancias individuales. Aquí hay algunas reglas que se supone que las personas prudentes, especialmente los adultos jóvenes, nunca deben romper, pero deberían considerar romper de todos modos.

Ahorrar o invertir una parte determinada de los ingresos

Un presupuesto ideal incluye ahorrar una parte de tu nómina todos los meses para la jubilación, generalmente entre el 10% y el 20%. Si bien ser fiscalmente responsable es importante y pensar en tu futuro es crucial, la regla general de ahorrar una cantidad determinada en cada período para tu jubilación puede no ser siempre la mejor opción, especialmente para los jóvenes que recién comienzan en el mundo real. Por un lado, muchos adultos jóvenes y estudiantes deben pensar en pagar los mayores gastos de su vida, como un automóvil nuevo, una casa o una educación postsecundaria.

Quitar potencialmente del 10% al 20% de los fondos disponibles sería un revés definitivo para realizar esas compras.

Además, ahorrar para la jubilación no tiene mucho sentido si tiene tarjetas de crédito o préstamos que devengan intereses que deben liquidarse. La tasa de interés del 19% en tu tarjeta Visa probablemente anularía cinco veces los rendimientos que obtiene de tu cartera de jubilación equilibrada de fondos mutuos.

Por último, ahorrar algo de dinero para viajar y conocer nuevos lugares y culturas puede resultar especialmente gratificante para un joven que todavía no está seguro de su camino en la vida.

Inversión a largo plazo/inversión en activos de mayor riesgo

La regla general para los inversores jóvenes es que deben tener una perspectiva a largo plazo y ceñirse a una filosofía de compra y retención. Esta regla es una de las más fáciles de justificar su ruptura. Ser capaz de adaptarse a los mercados cambiantes puede ser la diferencia entre ganar dinero o limitar sus pérdidas o quedarse de brazos cruzados y ver cómo se reducen los ahorros que tanto le costó ganar. La inversión a corto plazo tiene sus ventajas a cualquier edad.

Ahora, si ya no estás casad@ con la idea de invertir a largo plazo, también puedes optar por inversiones más seguras.

La lógica era que, dado que los inversores jóvenes tienen un horizonte de tiempo de inversión tan largo, deberían invertir en empresas de mayor riesgo; después de todo, tienen el resto de sus vidas para recuperarse de las pérdidas que puedan sufrir.

Sin embargo, si no quieres asumir riesgos indebidos en sus inversiones a corto y medio plazo, no es necesario que lo haga. La idea de diversificación es una parte importante de la creación de una sólida cartera de inversiones; esto incluye tanto el riesgo de las acciones individuales como su horizonte de inversión previsto.

En el otro extremo del espectro de edades, se alienta a los inversores próximos a jubilarse a que reduzcan sus inversiones a las más seguras, aunque estas puedan producir menos que la inflación, a fin de preservar el capital.

Es importante correr menos riesgos a medida que disminuye la cantidad de años que tienes para ganar dinero y recuperarte de una mala época financiera, pero a los 60 o 65 años podría tener 20, 30 o incluso más años para terminar. Algunas inversiones de crecimiento aún podrían tener sentido para ti.

 

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario