Autogestión Composición

4 Teorías Musicales que te Ayudarán a Escribir un Estribillo Genial

componer estribillo

Queremos que pienses en algunas de tus canciones favoritas, Esos estribillos que podrías cantar una y otra vez, por horas, y no cansarte de ellos.

¿Cómo piensas que los compositores lograron alcanzar algo parecido a la perfección?

¿Fue un rayo de inspiración que los sacó del letargo?

O, ¿salió de su entendimiento de la música e incontables horas de práctica?

Lo más probable es que haya sido una combinación de las dos. En la composición musical, es importante encontrar un balance entre encontrar inspiración y desarrollar tus habilidades.

Mucho, o muy poco enfoque en alguna, podría dejarte con un frustrante bloqueo.

Pero, hoy queremos que te concentres en el lado técnico de la cuestión. Más específicamente, queremos que conozcas algunas teorías musicales que podrás usar para sacar ideas para un estribillo fantástico, y hacer que la inspiración fluya.

Por supuesto, estas son solo ideas que te harán empezar. Si la inspiración llega, sigue a tu creatividad, e incluso rompe algunas de las reglas de la teoría musical.

1. Simplifica las cosas a un motivo

Como compositores a veces podemos quedar atrapados en la gran visión elaborada que tenemos para un estribillo.

Esta aproximación a la composición de canciones, de arriba hacia abajo, ciertamente puede funcionar, pero es muy fácil que la esencia del gancho se pierda en medio de todo lo demás.

Y luego, terminarás con un estribillo indescriptible que cae plano comparado con la visión inicial que escuchaste en tu cabeza.

En otras palabras, el gancho se pierde en la traducción.

Una manera fácil de superar esto es simplificar tu idea, reduciéndola a uno o dos motivos, y luego construir la canción a partir de ahí.

En teoría de la música, un motivo es una idea musical corta que se usa para construir frases, melodías, riffs y ritmos.

Por lo general, los motivos son muy cortos y simples. Piense en ellos como pequeños bloques de Lego que se pueden unir entre sí de múltiples maneras para crear cosas más grandes.

No podemos enfatizar de manera sencilla, cuando se trata de motivos.

A menudo son las canciones las que usan los motivos más simples las que realmente se quedan en nuestras cabezas.

En las canciones de blues es más sencillo encontrar motivos. Por ejemplo, escucha Folsom Prison Blues de Johnny Cash y escucharás un motivo en la primera línea de la letra, comenzando por A, subiendo hasta B ♭ y C, y luego bajando hasta F. Ese motivo se repite con variaciones sutiles y es respondido por un segundo motivo.

Otro ejemplo, es la Quinta Sinfonía de Beethoven. Lo sabemos, no es exactamente música moderna.

Pero, es un gran ejemplo de cuán poderosos pueden ser los motivos simples. Casi toda la canción se crea y se deriva de ese motivo icónico de cuatro notas. Si eso no es inspirador, no sabemos qué lo es.

La próxima vez que estés atascado en un estribillo, trata de simplificar las cosas y piensa en los motivos que estás usando.

Intenta hacer pequeños cambios o variaciones en esos motivos, y ordénalos de forma distinta.

Comenzando desde el núcleo de tu gancho y trabajando desde allí, tus estribillos tendrán un sonido muy fuerte y cohesivo.

2. Juega con las secuencias

La expectativa y la anticipación es algo que todos los grandes estribillos aprovechan.

Quieres que el oyente esté esperando y esperando que ese gancho empiece, el gancho y las secciones que lo conducen, deberían actuar como un imán que atrae la oreja hacia la parte más importante de tu canción.

En la teoría de la música, una de las técnicas que puedes usar para crear expectativas para tu gancho es una secuencia.

Una secuencia, es una idea musical que se transpone y se repite para crear un patrón.

Una secuencia motívica, se compone de un motivo que se transpone y se repite utilizando un patrón de intervalo específico. (Por ejemplo, puedes mover el motivo hacia abajo un cuarto y hacia arriba un segundo).

Una secuencia armónica se compone de un conjunto de acordes que siguen un patrón de intervalo particular.

Nuestros oídos se adhieren a los patrones musicales por naturaleza, por lo que tan pronto como establezcas una secuencia, tu oyente captará la atención y comenzará a anticipar hacia dónde irá la música.

En la composición de canciones, puedes usar esto para crear cosas antes o durante el estribillo, y atraer el oído de los oyentes a tu gancho.

Alternativamente, también puedes crear expectación con una secuencia y dejar de seguirla, tocando algo completamente inesperado para crear tensión.

3. Tira de las notas en tu progresión de acordes

Las notas en un acorde siempre serán las más fuertes, por lo que pueden ser un gran punto de partida cuando estás escribiendo una fuerte melodía para un estribillo.

Ves esto todo el tiempo en canciones populares.

El gancho sacará una o dos notas de los acordes por debajo de él, o incluso delineará todas las notas del acorde.

Usando tus melodías, las notas clave en las progresiones de tus acordes pueden crear un sonido global más cohesionado y una composición mucho más fuerte.

Por supuesto, no necesitas usar solo notas de tus acordes. Intenta utilizarlos como una especie de esquema para el gancho.

Si primero escribes la melodía, intenta regresar y crea una progresión de acordes que incorpore algunas de las notas de melodía principales.

Si primero escribes los acordes, intenta extraer notas clave para crear un contorno para la melodía.

Si deseas ampliar aún más esta idea, intenta investigar los modos. Si estás tocando la tecla de Do mayor, use el modo G Mixolidio para crear la línea de melodía sobre el acorde de G mayor y el modo lidio F para crear la línea de melodía sobre el acorde de Fa mayor.

Esto solo te permite sacar esas notas fuertes que realmente harán que tu gancho se destaque.

4. Aprovecha el poder de la repetición y variaciones sutiles

La repetición es a menudo lo que realmente impulsa a un gancho fuerte.

Piensa en canciones como “Get Lucky” de Daft Punk. El estribilloes simple y se reproduce una y otra vez (y otra vez). Pero a pesar de toda esa repetición, es bastante difícil cansarse de esa canción.

¿Por qué?

Si escuchas más de cerca, notarás que hay variaciones sutiles en cada estribillo. Se agregan diferentes instrumentos a la mezcla y pequeños cambios en la composición ayudan a mantener las cosas frescas.

Una vez que tenga un gran gancho o estribillo, experimenta con él, observa todas las maneras diferentes en que puedes manipularlo sutilmente, y usa esas variaciones en tu canción, para dejar ese gancho en las mentes de tus oyentes.

No hace falta decir que si quieres escribir ganchos y estribillos como los grandes, deberías estudiar su trabajo.

Acostúmbrate a intentar diseccionar algunos de los estribillos de tus canciones favoritas para ver qué fue lo que hicieron sus creadores.

Así, con estas cuatro teorías musicales, podrás crear estribillos poderosos, que enganchen a tus fans y los haga escuchar tus canciones infinidad de veces sin cansarse.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario