Autogestión Salud

Miedo Escénico | Causas, Síntomas y Cómo Gestionarlo

Miedo Escénico | Causas, Síntomas y Cómo Gestionarlo

En este artículo ahondamos en un tema que puede afectar a buena parte de los músicos e intérpretes de artes escénicas en general. El miedo escénico. Al final del artículo tienes otros artículos recomendados sobre salud del músico.

A lo largo del artículo veremos qué es el miedo escénico, las causas,síntomas mentales y físicos y algunas estrategias para gestionarlo adecuadamente.

Miedo Escénico | Causas, Síntomas y Cómo Gestionarlo


 

I. Qué es el Miedo Escénico

La sensación de ansiedad que se experimenta en el caso que nos ocupa o “miedo escénico“, es una sensación de miedo acompañada de una mayor agitación corporal que puede afectar a un intérprete cuando está practicando por su cuenta, ensayando con otros músicos, antes y/o durante una presentación. De hecho, cualquier momento en que un artista se encuentre en una situación, sea competitiva o no, donde tema ser juzgado, criticado y “descubra” que no es lo suficientemente bueno.

Este miedo escénico es uno de los desafíos más frecuentes al que se puede enfrentar cualquier intérprete, que no respeta la edad, el estatus, la experiencia o la reputación. Puede ser algo limitado, surgir solo en ciertas situaciones, en lugares específicos y frente a ciertas personas “importantes”, o ser más amplio y ocurrir durante cada presentación. Luchar constante por conseguir los más altos estándares es esencial, pero cuando, por alguna razón, un artista experimenta menos que la perfección, puede ser excesivamente duro consigo mismo, lo que puede llevarlo a un círculo vicioso de preocupación y duda.

Otros tipos de ansiedad, tales como los ataques de pánico, la ansiedad social y las fobias, también pueden afectar a los artistas y desencadenar miedo y estrés relacionado con las presentaciones.

II. Causas del Miedo Escénico

Eres más propenso a sufrir ansiedad del desempeño cuando:

  • Eres preocupado por naturaleza y tiendes a tener ansiedad o perturbarte por situaciones diarias.
  • Tienes un mal recuerdo de una actuación en el pasado.
  • La actuación se ha reseñado como de “alto perfil” o “importante”.
  • La actuación es desafiante técnica y artísticamente; por ejemplo, un rol principal, varios solos, desafíos físicos prolongados, etc.
  • No hubo mucho tiempo de preparación, práctica y ensayo.
  • Trabajar con gente nueva, sobre todo gente “difícil” o cuya reputación es asombrosa.
  • Estás cansado, indispuesto, tienes jet-lag, sientes dolor, estás lesionado o volviendo de un break.
  • Existen otros asuntos estresantes mayores que te afectan a ti o a alguien cercano; por ejemplo, muertes y enfermedades, rupturas de relaciones amorosas o presión financiera.
  • Has fijado altos estándares rígidos e irreales para ti (o cualquier otro) que difícilmente podrías conseguir.

III. Síntomas físicos y mentales del Miedo Escénico

Uno o varios de estos pueden ocurrir:

  • Sudoración, especialmente las manos.
  • Boca seca.
  • Taquicardia.
  • Respiración acelerada y superficial.
  • Temblor y agitación.
  • Mareos.
  • “Mariposas” en el estómago.
  • Un sentimiento de enfermedad (el vómito es poco frecuente).
  • Repetidas ganas de ir al baño.
  • Sentimientos de aprehensión, miedo, temor o pánico.
  • Sentimientos de fracaso, insuficiencia y falta de habilidad.

Pensamientos negativos y auto-críticos tales como:

  • La actuación irá mal.
  • Arruinaré la mejor parte.
  • La gente pensará que soy terrible.
  • No hay manera de que sea capaz de superarlo.
  • En cualquier momento la audiencia se dará cuenta que no soy tan bueno como piensan.
  • Puedo hacerlo por mi cuenta en casa pero, ¿seré capaz de hacerlo el día de la presentación?.

IV. Estrategias para Gestionar el Miedo Escénico

Manejar el miedo escénico es una habilidad y no algo que estará mágicamente ahí para ti el día de la presentación. Todas las habilidades se mejoran con la práctica. No hay misterio para su dominio. Practica tu gestión de la ansiedad en situaciones de bajo estrés para empezar, hasta que te familiarices con todas las técnicas.

  • Si sus temores se relacionan con eventos psicológicos difíciles de hace tiempo, identifícalos y trabaja con un psicoterapeuta adecuado.
  • Si tus miedos se basan en una técnica inestable o inadecuada, reserva un tiempo con un maestro o experto de confianza en tu campo.
  • Si tu miedo escénico incluye ataques de pánico, ansiedad social o fobias, o si tiene una amplia tendencia al perfeccionismo, resuelve estos problemas con un psicoterapeuta adecuado.
  • Los medicamentos como los beta-bloqueadores y los tranquilizantes pueden ayudar a reducir tu ansiedad. Puedes ver a tu médico de cabecera para analizar si son apropiados para ti, cómo funcionan, los pros y los contras, incluidos los posibles efectos secundarios
  • Una filosofía de actuaciones “importantes” no solo aumenta las expectativas y la presión, sino que también tiene un enfoque contrario de las actuaciones “sin importancia”. Como artistas intérpretes, cada actuación importa ya que nunca se sabe quién podría estar en la audiencia. Es mejor cultivar una mentalidad, actitud y preparación que sean constantes día a día. Es decir unos hábitos.
  • Algunas “automedicaciones” como el alcohol excesivo o las drogas ilegales pueden ser adictivos o tener efectos secundarios negativos, por lo cual deben evitarse. Esto también se aplica al ejercicio excesivo, las comidas para consolarse, las dietas restrictivas o la eliminación total de las comidas.

a) Antes de la actuación, semanas y días previos

  • Preparación exhaustiva de la música, las líneas, los movimientos, etc. es esencial. No existen atajos al éxito. Prioriza tu preparación y saca tiempo en el periodo previo a las presentaciones.
  • Tómate el tiempo para reflexionar sobre la calidad de tus ensayos. ¿Te estás preparando realmente en cada detalle para la presión a la que te enfrentarás?
  • Comienza con pasos pequeños/situaciones de bajo estrés, practica imitando la presentación con el mayor detalle posible. A medida que construyes tu confianza y te acostumbras gradualmente a los efectos de la adrenalina en tu cuerpo, puedes extender esta simulación para incluir: qué harás en el día, a qué hora llegarás al lugar, cómo se siente hacer dicha presentación. Incluye: lo que usarás, vuelve a enfocarte y continúa cuando cometas un error, particularmente, prepárate para los pocos minutos importantes antes de subir al escenario/sala de audiciones.
  • Escribe las habilidades y fortalezas que ya posees que te han permitido llegar tan lejos. Esto te ayudará a nutrir una mentalidad positiva. Mantén esta lista cerca cuando practiques.
  • Integra la relajación y técnicas similares a tu proceso de preparación, por ejemplo, la técnica Alexander, entrenamiento autógeno, masajes, meditación introspectiva, Pilates, Tai Chi, Yoga.
  • Eres un atleta de las artes escénicas, así como un artista, así que recuerda los principios básicos de la salud: nutrición, hidratación, sueño, ejercicio, rutinas de calentamiento y enfriamiento.
  • Practica el manejo voluntario de tu estados de agitación y emocionales.
  • Si puedes elegir el material que se va a tocar, elige algo que ya haya realizado previamente con éxito y/o un repertorio que esté dentro de tus capacidades técnicas y que muestre tus puntos fuertes. ¿Por qué hacer el desafío más difícil de lo necesario?
  • La investigación nos dice que nuestro cerebro reacciona de la misma manera en una situación real y en una imaginada, así que empieza a entrenar tu cerebro pensando positivamente y practica viéndote a ti mismo hacer una buena presentación.
  • Desarrolla y practica rutinas para antes y durante la presentación, para cultivar sentimientos de familiaridad con estas tareas. Esto también incrementará tus oportunidades de asentarte y enfocarte más rápidamente cuando estás bajo presión.

b) Durante la Actuación

  • Interpreta los efectos de la adrenalina diciéndote que estás listo. Sin ella, una presentación podría volverse menos emocionante para ti y tu audiencia. Si trabajaste con tus simulaciones, estarás acostumbrado a manejar la adrenalina.
  • La perfección en las artes escénicas es difícil, si no imposible de definir, e igual de difícil de ejecutar, así que aparta la perfección y enfócate en la sinceridad y el mejor desempeño que puedas manejar.
  • Escoge enfocarte en las tareas en lugar de la audiencia o en ti mismo (“¿cómo me veo?”), en otras palabras: ejecuta la canción/baile/rol, no la situación.
  • Si cometes un error, vuelve a enfocarte y solo sigue ejecutando tu actuación: Es bastante probable que nadie lo haya notado. Si olvidas tus líneas/movimientos, otros podrán ayudarte y tu “memoria muscular” entrará en acción.

c) Después de la Actuación

  • Las “autopsias” y los análisis directamente después de las actuaciones, estarán cargadas de emociones, especialmente si se toman bebidas o drogas. Posterga la revisión de rendimiento hasta el otro día. Hazlo en frío.

Aquí tienes otros artículos relacionados:

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario