Otros

Las Mejores Obras de Música Clásica

mejores obras musica clasica

Te adelantamos que en este post encontrarás algunas de las canciones de música clásica más famosas de la historia de la música.

El estar familiarizado con los clásicos de cualquier género es importante para tener un buen nivel cultural.

Así, si en el Jazz tenemos a “Round Midnight” de Thelonius Monk, en country, está el “Ring of Fire” de Johnny Cash, en R&B, todos deberían de conocer “Midnight Train to Georgia” de Gladys Knight and the Pips, Juicy de Notorious B.I.G es un clásico del hip-hop y “Billy Jean” es una joya del pop…

En la música clásica es un poco más complicado, no sólo porque está siglos más atrás, sino también porque muchos de los fans de la música clásica parecieran pertenecer a un club exclusivo, con términos completamente raros y desconocidos para muchos que son ajenos al género.

Para los curiosos de la música clásica podría ser difícil tratar de entender todo esto, pero aquí estamos para echarte una mano.

No seas esa persona que dice que su pieza favorita de música clásica es el fantasma de la ópera.

Además, no hay nada más fastidioso que andar tarareando una canción y no saber cómo se llama o de donde es.

A continuación te dejamos una lista con las mejores obras de la música clásica con detalles completos de la información que necesitas, algunas de las melodías clásicas más famosas, y todo lo que necesitas saber respecto a ellas.

  1. Mozart – Eine kleine Nachtmusik

El nombre oficial de esta pieza es Serenata No. 13 para cuerdas en sol mayor, y fue compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart en 1787.

Fue el mismísimo Mozart quien le dio este nombre a la pieza, cuando anotó su nombre en su cuaderno de registro para las canciones que creaba.

La música ha sido utilizada en los Ángeles de Charlie, Full Throttle, Alien, Ace Ventura y Algo pasa con Mary, al igual que en muchos programas y anuncios de televisión. También se encuentra en el filme “Amadeus” que trata del propio compositor.

  1. Beethoven – Für Elise

Esta pieza nunca fue mostrada al público durante la vida de Beethoven, y no fue descubierta sino 15 años después de su muerte.

Como resultado, nadie está seguro quién es la Elise del título… Y algunos musicólogos piensan que podría haber sido copiado de forma incorrecta y que el original se llamaba “Für Therese”.

Pero independientemente de quién haya sido la afortunada persona, todos estamos de acuerdo que es una de las piezas más encantadoras jamás escrita para piano.

Debido a la melodía simple pero pegadiza, han existido muchísimas reinterpretaciones de la pieza, incluyendo una interpretación cubista y un cover de jazz.

  1. Puccini – “O mio babbino caro” de Gianni Schicchi

Puede que existan tribus en el Amazonas que no hayan escuchado esta canción, pero sin duda alguna no hay persona que haya estado en contacto con la globalización y no haya oído esa famosa pieza de Puccini.

Viene de su opera Gianni Schicchi, una ópera de un acto que trata de las luchas que afrontará una familia para poder heredar dinero de un familiar.

Una fuente bastante peculiar para una melodía que se ha vuelto reconocida como una de las canciones más románticas jamás escritas.

“O mio babbino caro” es cantada por la joven Lauretta, quien le pide la bendición a su padre para casarse con Rinuccio, el hombre que ama. La fama que ha conseguido fue más allá de la ópera.

Está en las bandas sonoras de Downtown Abbey, La Mandolina del Capitán Corelli, Un romance indiscreto, y muchas más.

  1. S. Bach – Tocata y Fuga en Re menor

Esta pieza creada por Bach podrá no tener el mejor título, pero te garantizamos que reconocerás la entrada.

Ha sido asociada con momentos tenebrosos en películas de horror, muy posiblemente debido a que hizo una famosa aparición en los créditos de entrada de Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1931).

  1. Beethoven – Quinta sinfonía.

Esta sinfonía de Beethoven se abre con las cuatro notas más famosas de todos los tiempos. Algunos críticos han dicho que esta entrada representa el sonido del destino tocando la puerta.

Quién sabe si eso era lo que Beethoven tenía en mente – pero lo que está más allá de la duda es que esta pieza es tan famosa que incluso ha debutado en canciones pop.

Pero esta sinfonía tiene más que ofrecer que su entrada. La intensidad del primer movimiento invoca una enorme sombra por encima del lento segundo movimiento, el cual posee una dulzura que no suele durar demasiado.

El tercer movimiento es completamente tenso y lleva directamente – y dramáticamente – hacia el cuarto movimiento, el cual es probablemente una de las mejores composiciones heroicas jamás escritas.

Puede servirte para cuando vayas a trotar 10 kilómetros, o bien, para hacer que cualquier actividad sea más épica.

  1. Vivaldi – Las cuatro estaciones.

Las Cuatro Estaciones se trata de un grupo de cuatro conciertos de violín compuestos por Antonio Vivaldi. Cada uno es una expresión musical de cada estación del año – Se puede sentir el frío del invierno, la dramática tormenta en verano, y la llegada del otoño y la primavera.

Los cuatro conciertos se han vuelto famosos a nivel mundial. De hecho, es posible que incluso hayas usado uno de ellos como ringtone.

  1. Bizet – “Carmen”

La ópera de Carmen de Bizet (1875), es una canción que posee tonos pegadizos– desde la “Canción del Toreador” hasta “Habanera” y desde la aria “   L’amour est un oiseau rebelle” hasta la propia obertura.

La música de Bizet ha aparecido de forma reciente en la película “Up”. Barrio Sésamo también hizo un magnifico cover, y claro, no nos olvidemos del homenaje de Tom y Jerry.

Lo que podrías no haber sabido es que Carmen fue una ópera impactante en el siglo XIX. Bizet fue vista como una persona rebelde por haber puesto su música en una historia tan arriesgada. Pero la opera se ha convertido en una de las más exitosas jamás compuesta.

  1. Johan Strauss II – El Danubio azul

El Danubio azul es el nombre comúnmente usado para el vals de Johann Strauss II, llamado “El hermoso Danubio azul”.

Las conexiones vienesas con esta canción han hecho que sea casi el himno oficial de Austria. No obstante, los amantes de las películas seguramente reconocerán la canción gracias al épico film de Stanley Kubrick, 2001: Odisea del Espacio (1968), donde es utilizada en la secuencia de inicio.

  1. Boléro – Ravel

Esta canción se hizo famosa cuando fue utilizada por Torvill y Dean para su celebración por su medalla de oro en las olimpiadas de 1984.

La música de Ravel fue compuesta originalmente como un ballet para el baile ruso “Ida Rubinstein”, por lo que su empujón a la fama a través de la rutina de patinaje de Torvill y Dean no estuvo tan lejos de los auténticos deseos del autor.

  1. Delibes – “Dúo de las flores”

El “dúo de las flores” es de Léo Delibes para la opera Lakmé, y el compositor es más bien reconocido por ese único éxito. Pero ese éxito logró llegar bastante lejos – este dueto es ahora una de los más famosos jamás escritos.

Es tradicionalmente cantado por soprano y mezzo-soprano, pero su fama ha hecho que tenga muchas interpretaciones distintas.

Esta es una de las secciones de opera más famosa, y el dueto es mejor reconocido en la actualidad como parte de la banda sonora del inolvidable anuncio de British Airways.

  1. Grieg – En el salón del rey de la montaña

El arreglo Peer Gynt de Grieg fue originalmente compuesto como una música incidental para una producción de la obra de Peer Gynt.

Pero posteriormente transformó su música en dos arreglos, los cuales se han convertido en unas de sus obras más reconocidas.

Este movimiento es particularmente famoso debido a su pegadiza melodía. Las bandas de rock y pop moderno como Electric Light Orchestra, The Who y Savatage han usado la melodía en su música, y también ha sido usada durante muchos años por el parque temático Alton Towers como una especie de tono musical, apareciendo en sus anuncios y en sus videos de Youtube.

  1. Mozart – Obertura del Matrimonio de Figaro

Las melodías en esta obertura de ópera han sido utilizadas una y otra vez en películas, series de televisión, anuncios e incluso, música pop.

En la película “Willy Wonka y la Fábrica de Chocolate” vas a escuchar a Willy Wonka abriendo las puertas de su fábrica de chocolate tocando la música de esta obertura en un piano miniatura.

El matrimonio de Figaro nos habla de la historia de Figaro y Susanna, quienes trabajaban para el Conde y la Condesa Almaviva, y cuyos planes para casarse siempre se ven obstaculizados por cosas que pasan en el camino. Es una de las óperas más realizadas de todos los tiempos.

  1. Puccini – “Nessun Dorma” de Turandot

La aria de la opera Nessun Dorma fue llevada a una audiencia global cuando fue utilizada como el himno de la Copa Mundial de 1990 en Italia, en una grabación de la leyenda Luciano Pavarotti.

Realmente viene de la opera final de Puccini, Turandot, la cual dejó sin terminar cuando murió. Habla de la historia de la brutal princesa Turandot y su régimen asesino.

En la actualidad, la pieza se ha convertido en un clásico de los talentos de shows. Paul Potts, quien ganó la primera serie de Got Talent, realizó esta aria.

  1. Prokofiev – “El baile de los caballeros” de Romeo y Julieta

Vas a reconocer esta canción si eres fan de El Aprendiz… La serie de televisión eligió esta sección del Romeo y Julieta de Prokofiev como su tema musical.

El ballet habla de la trágica historia de Shakespeare, de dos amantes y la guerra que existía entre las familias rivales, los Montagues y los Capuletos.  Así que, no es de sorprenderse que esta pieza del ballet sea una de las piezas más dramáticas jamás escrita. Los productores del Aprendiz querían un poco de ese drama para su tema musical.

  1. Rossini – Obertura de “William Tell”

El final de esta obertura se reconoce de forma instantánea gracias a su ritmo y los solos de trompeta.

Alcanzó una audiencia internacional cuando fue usado como el tema musical para las películas y series de televisión y radio del Llanero Solitario.

Pero la música se ha convertido en un cliché, pues la han utilizado en muchísimas más ocasiones desde ese entonces.

La ópera de Rossini  no tiene realmente otras melodías que sean tan reconocidas. Y esta sección de la obertura, llamada “La marcha de los soldados suizos”, ni siquiera hace otra aparición en la opera de cinco horas.

  1. S Bach: Suite No. 1 en sol mayor para violonchelo, BWV 1007

Todos deberían conocer por lo menos una obra de J.S Bach, quien es considerado uno de los compositores más grandes de todas las épocas.

Esta suite es una demostración de 15 minutos de todo lo que hace que la música de Bach sea increíble: armonías innovadoras, contrapuntos excitantes y – como siempre en Bach – un toque espiritual.

El primer movimiento, preludio, es bien conocido por su uso en el cine, pero todos los siete movimientos hacen, en combinación, una experiencia satisfactoria y trascendente.

  1. Franz Schubert – “Du Bist Die Ruh”, D. 776.

Los cantantes y acompañantes suelen decir que un recital de una canción es la forma más pura de expresión musical.

“El arte de una canción te ofrece drama musical con mucho detalle” explica la pianista Erika Switzer en medios especializados. “Se ajusta a esos momentos de la vida cuando te sientes hambriento por comunicación musical. El arte de la canción es para la opera lo que Adele es para Madonna: La cantante-cantautor del mundo clásico”.

El repertorio de música clásica está dominado por melodías francesas y alemanas, y el disfrute de uno sólo se ve mejorado una vez que comienzas a entender las palabras.

No hay mejor lugar para entender esto que con Schubert. Escribió más de 600 canciones. Esta es una de sus canciones más populares.

  1. Johannes Brahms: Cuarteto de Piano No. 1, Op. 25.

La música de cámara no suele ser muy popular. No tiene el poder de la música orquestal, ni tampoco la narrativa de las letras, y tampoco hay un conductor para darle más personalidad. Algunas personas dicen que es aburrida. Pero no lo es.

Al igual que sus primos, los músicos de cámara necesitan estar en conexión entre sí, y no hay una red de seguridad. Cada músico es importante para la presentación. Esa energía es transmitida a la audiencia.

La música de cámara de Brahms tienen buenos tonos que van a hacer que te emociones.

  1. Frédéric Chopin: Nocturno si bemol menor, Op. 9, No. 1

Los expertos están de acuerdo con que Chopin era un poeta del piano. Janina Fialkowska, una de las pianistas de Chopin más prominentes del mundo, dice: “No hay compositor que haya escrito mejor para este piano”. Chopin inspira belleza, y las melodías hacen que el pianista Anton Kuerti lo apode como el “El mejor compositor de óperas en toda la historia”.

Si alguna vez te has enamorado, has visto un paisaje hermoso, has visto el amanecer, o has sido testigo de algo bello en general, debes prestarle atención a Chopin.

  1. Richard Strauss: Así habló Zaratustra, Op. 30.

Ya conoces la secuencia de inicio de 2001: Una odisea en el espacio, pero vale la pena familiarizarse con el poema sinfónico de Strauss.

Strauss era un innovador que deleitaba a todo el mundo con sus obras. Los poemas sinfónicos que compuso entre 1880 y la aparición de la primera guerra mundial son obras que aún en la actualidad se siguen escuchando.

No necesitas saber todo eso para apreciar este poema, aunque es útil entender que Strauss basó su trabajo en una novela del mismo nombre que el filosofó Friedrich Nietzsche escribió. En ella, Nietzsche nos introduce a la noción del Übermensch, el individuo heroico que todo ser humano aspira a ser.

Esto puede explicar la naturaleza épica de la música. Es un excelente trabajo para cualquier orquesta, y probablemente sea muy emocionante tocarlo.

  1. Sergei Rachmaninoff: Concierto de Piano No. 2 en do menor, Op. 18

Esta es una elegante composición que tiene a un solista con acompañamiento orquestal. Existen muchos conciertos de este tipo.

Recomendamos este concierto como un buen inicio para comenzar a explorar todo el repertorio de conciertos clásicos. Rachmaninoff compuso esta canción casi al mismo tiempo que Strauss hizo Así habló Zarahustra, pero obviamente son completamente distintos.

La música de Rachamaninoff tiene tonos fuertes, con muchas oportunidades para que el solista de piano logre impresionar con buenos movimientos sorpresivos. El hermoso tema del segundo movimiento, es una de las mejores melodías de la historia.

  1. Aaron Copland: Primavera Apalache

¿Acaso hay mejor canción que capture la esencia de la nación que esta?

Este es uno de los mejores trabajos de Copland, el cual apareció durante el siglo americano, y nos trae una imagen de una frontera salvaje en combinación con la ciudad moderna y la edad del automóvil. En resumen, la música crea una imagen de la vida moderna del americano.

La canción nos da una muestra de lo que es el despertar americano.

  1. Ann Southam: Casas de vidrio (Glass Houses)

Todos deben conocer un clásico canadiense, y este clásico, el cual fue creado en homenaje al compositor minimalista Philip Glass, es la mejor introducción. El estilo minimalista de Southam es más intrincando y ornamentado que sus contrapartes americanas. Si bien es cierto que la música es compleja, es fácil de apreciar.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario