Autogestión Management

Management | Funciones del Manager Musical

Management | Funciones del Manager Musical

Como ya se ha mencionado en anteriores artículos sobre management artístico, el manager musical es el responsable de la gestión de todos los aspectos de la carrera del artista es por ello que delimitar las funciones del manager es primordial tanto para sucedan desencuentros tanto por defecto como por exceso.

Cada manager tiene una visión distinta del trabajo. Sin embargo, todos tienen deberes básicos bastante similares.

Estos son:

  • Administración y contabilidad
  • Promoción y publicidad
  • Negociación, contacto y persuasión de compañías discográficas y editoriales
  • Proporcionar orientación creativa de carrera a los artistas
  • Organizar producción, sonido, luz y personal técnico
  • Enlace con la agencia de reservas
  • Organización de viajes
  • Consultar y programar a los músicos
  • Coordinar  apariciones en la televisión, la radio y personales
  • Obtener y supervisar patrocinios y merchandising
  • Coordinación de la producción de grabación y videos.

Funciones del Manager Musical


Vayamos a profundizar sobre las funciones del manager:

El Manager debe usar los esfuerzos comerciales razonables del Manager para promover y enriquecer la carrera del Artista, incluyendo sin limitación:

(a) La adquisición de compromisos adecuados para el artista al que el artista se adapta por su talento y capacidad, o al obtener un agente para hacerlo.

(b) Explotar comercialmente las actividades en beneficio del artista dentro de la industria del entretenimiento por todos los medios apropiados, métodos y formatos existentes actualmente o desarrollados en algunas ocasiones.

1. Contratación y Administración de contratos

El manager en nombre del artista, negociará y conferirá lo mejor de su capacidad gerencial a agencias, empleadores, compañías discográficas, editores, patrocinadores, comerciantes y otros usuarios y usuarios potenciales de los servicios o propiedades del artista, en la medida en que se relacionen con las Actividades.

2. Promoción y Publicidad

El manager planificará e implementará la promoción y la publicidad relacionadas con el artista, y supervisará la prestación de servicios relacionados con el mismo si lo realiza alguien que no sea el manager.

3. Consultoría y Asesoría

El manager deberá consultar y asesorar regularmente al artista sobre las actividades del artista a lo largo del tiempo que esté vigente la relación, incluyendo:

(a) Estar razonablemente disponible para consultar con el artista.

(b) Preparar planes para la dirección futura de la carrera del artista en consulta con el artista.

4. Administración de Empresas

El manager actuará como el gerente comercial del artista en todos los asuntos relacionados con las actividades y hará los mejores esfuerzos para hacer todo lo que sea razonable y apropiado para garantizar que dichos eventos se lleven a cabo de manera competente, honesta y profesional.

Excepciones

Este Acuerdo no impondrá al manager ninguna responsabilidad o deber de la autoridad del artista en relación con:

(a) Materia de impuestos individuales.

(b) Asesoramiento de inversión individual.

(c) Asesoramiento financiero individual.

 

 

5. Confidencialidad, Integridad y Trabajo Duro

Aunque no debería ser necesario indicarlo, logicamente el rol del manager es de gran confianza y responsabilidad. Debe dejarse claro que la relación del manager con el artista es “fiduciaria”. Esto significa que los managers deben poner los intereses de los artistas por encima de los suyos.

Es importante que el manager mantenga la confidencialidad de la información, los secretos, las finanzas privadas, los acuerdos y las relaciones con el artista. Del mismo modo, el manager tiene el deber de ejercer sus poderes con celo, responsabilidad, integridad y absoluta buena fe. Todos los managers deben prometer esto en el acuerdo de management. Sin embargo, incluso si no lo hacen, los tribunales han dejado en claro que exigirán este alto grado de confianza y responsabilidad del manager.

6. Comisión del Manager

Por norma general, está extendida una comisión de entre el 15% y el 20%. Si pagas más del 20%, podrías estar pagando demasiado.

Por supuesto, la cifra porcentual no tiene sentido a menos que especifiques en qué se basa el porcentaje. En los inicios de un proyecto, era una práctica común que los managers cobraran su porcentaje sobre “ingresos brutos de todas las fuentes”. Aunque hay algunos managers que todavía insisten en esto, ahora es la excepción y no la regla. El manager al que se le paga el 20% de los ingresos brutos en todo, ganará mucho más dinero que cualquiera de los miembros de la banda. No pasará mucho tiempo antes de que los músicos comiencen a resentirse por esto y el final de la relación sea casi inevitable.

Incluso la remuneración en bienes y servicios puede establecerse por comisiones. Si un artista acepta que se le pague con  billetes de avión u otro tipo de bienes (en especie), el manager deberá recibir un pago. La única pregunta es qué valor se debe poner a esos bienes o servicios.

Algunos managers aceptan un valor de mayorista o tasa corporativa, mientras que otros insisten en el valor total de venta minorista. Si aceptas el dicho “no hay almuerzos gratis”, no es difícil ver por qué debe mostrarse un saldo entre el coste de los servicios del manager y lo que él puede proporcionar realmente. Una comisión demasiado baja puede eliminar el incentivo de rendimiento. Una comisión demasiado alta puede considerarse un regalo.

7. Anticipos

La comisión se paga sobre los ingresos, pero ¿qué es el ingreso? ¿Un anticipo es comisionable dado que en realidad es un pago ‘por adelantado’ en caso de recibir ingresos?

La práctica de la industria es bastante clara. El manager generalmente tiene derecho a solicitar un adelanto en el momento en que se le paga al artista. Este es el caso, independientemente de si el anticipo es recuperable o no recuperable.

Cuando el manager haya solicitado un adelanto, tampoco puede solicitar el dinero utilizado para recuperar ese adelanto. Por ejemplo, suponga que un escritor firma un acuerdo de publicación con un anticipo recuperable de X. Hay dos formas en que un manager puede manejar esto. Ya sea:

(a) El manager comisiona el anticipo del escritor cuando se paga al escritor. Debido a que el anticipo es recuperable, el editor asignará los siguientes X de regalías del autor para la recuperación del anticipo. Las regalías utilizadas para recuperar el anticipo no pueden ser puestas en servicio. Las regalías se pagaron por adelantado y la comisión ya se ha tomado por adelantado; o

(b) El manager no comisiona el anticipo cuando se paga al escritor. Por el contrario, comisiona los ingresos reales a medida que se reciben. Es comprensible que los managers se resistan a esto porque la comisión de anticipos proporciona un importante flujo de efectivo tanto para el manager como para el artista. Además, muchos anticipos nunca se recuperan por completo. Por otro lado, si la gestión es nueva y no se ha demostrado (o, por el contrario, está llegando a su fin), esta opción suele ser la mejor manera de hacerlo. Si el manager comisiona un anticipo justo antes de que termine la relación, es una ganancia imprevista. Ese anticipo va a requerir mucho trabajo para recuperarse: el manager saliente no va a participar y, a menos que el artista pague una comisión doble, el nuevo manager no será recompensado.

Cualquiera que sea la forma en que se negocie el acuerdo, el principio sigue siendo el mismo: el manager ya sea que comisione el anticipo y no el ingreso utilizado para recuperar el anticipo, o no comisiona el anticipo y comisiona los ingresos. De otra manera, el manager estaría cobrando doble.

Excepciones

8. Costes de Grabación

En los primeros días de la industria, los acuerdos discográficos estaban estructurados de manera diferente. Los costes de producción no eran recuperables, pero las tasas de regalías eran mucho más bajas. Esto tuvo el efecto de que los artistas (y por lo tanto los managers) comenzaron a ganar desde el primer disco vendido. En esta situación, era apropiado que el manager comisionara todos los ingresos. Ahora, el acuerdo de grabación más común caracteriza los costes de grabación como un “avance” para los artistas. No ganan regalías hasta que esos costes de producción (y cualquier otro anticipo) se recuperen. En esta situación, si el manager está comisionando todos los ingresos (‘brutos’), ganará mientras los artistas no lo hagan. Si los artistas no recuperan el coste de producción, es muy probable que hayan contraído una deuda muy considerable con el manager. Comenzarán a recibir un ingreso una vez que hayan recuperado los costes de producción y hayan pagado al manager. Claramente, esto ya no funciona así. Es un ejemplo de una vieja costumbre de management que no refleja la práctica actual en la industria. Si el manager tiene motivos para temer que la banda gastará medio millón de euros/dólares en un álbum y nunca podrá recuperarlos, la protección sensata es proporcionar un presupuesto de producción máximo, que no será comisionable y proporcionar ese gasto en exceso se excluirá de esa cifra. Una cláusula directa de costes de producción podría ser:

La Comisión no será pagadera en: (i) costos directos de grabación de sonido (realizadas con el propósito de crear álbumes y singles pero no demos) y videos promocionales; honorarios y derechos del músico, intérprete o productor pagaderos a personas distintas al artista en relación con las grabaciones de sonido; y cualquier gasto razonable incurrido con el consentimiento previo por escrito del manager. Los costos indirectos, como los viajes o el alojamiento, no están excluidos.

9. Costes de Actuaciones en Vivo

El coste incurrido en la obtención de ingresos en vivo es uno de los elementos más controvertidos al momento de determinar lo que debe deducirse del ingreso bruto para los efectos del cálculo de las comisiones de management. El coste del viaje y el alojamiento, el alquiler y el transporte de equipo, la contratación del personal de apoyo esencial, la publicidad y la promoción, entre otros, significan que las posibilidades de obtener una ganancia neta del trabajo en vivo a veces son escasas.

Debido a esto, a menudo escuchas que “nadie puede ganar dinero haciendo giras”. Por supuesto, esto no es verdad. Muchos artistas obtienen muy buenas ganancias del trabajo en vivo. Lo que es cierto es que los espectáculos tienen que presupuestar sus gastos de acuerdo con sus posibles ingresos.

Crear un perfil y seguir al público es esencial para promover los ingresos en vivo, la venta de merchandising y las ventas de discos y, por lo tanto, ganar más dinero. Los músicos (y las compañías discográficas) argumentan que la exposición provista por la actuación en vivo es esencial para establecer un perfil para el artista y seguidores populares de su música y que esto justifica la deducción de gastos antes de calcular la comisión del manager. Estos aceptan pero argumentan que, debido al trabajo que tienen que hacer para organizar y administrar el trabajo en vivo, un retorno ‘neto’ simplemente no es económico.

Cuando se paga una comisión por los ingresos brutos, los músicos se enfadan cuando trabajan noche tras noche por poco o nada de efectivo, si su manager recibe el 20% de los ingresos brutos. Esto es particularmente irritante si uno de los gastos de la banda es el manager de la gira (Tour Manager). Claramente, a menos que haya algún compromiso, el resentimiento resultante dañará la relación de trabajo entre el artista y el manager. Si las partes acuerdan sobre la base neta del cálculo de la comisión, la cláusula puede resumirse en las siguientes líneas:

“Con respecto a las presentaciones en vivo (ya sea en conciertos, giras o de otro tipo), la comisión se calculará sobre la ganancia neta. “Ganancia neta” significa los honorarios brutos recibidos por la presentación en vivo, menos los costos totales incurridos razonablemente y atribuibles a la organización del evento, más cualquier ayuda para la gira proporcionada por terceros.”

Ten en cuenta que este ejemplo estipula que cualquier dinero de terceros para apoyar una gira se descuenta del total de los gastos antes del cálculo del neto. Esto asume que el manager aún no ha comisionado el dinero de apoyo a la gira. El manager ya sea comisiona los fondos de apoyo a la gira por adelantado o se beneficia al deducirlo de los gastos. De cualquier manera, el manager se beneficiará con el dinero recibido, pero no debe ser comisionado dos veces. Los managers que temen que la banda gaste demasiado en la producción y los costes asociados deberían: especificar qué costes están dispuestos a restar de los ingresos brutos recibidos; o comisionar todo el bruto, pero a un precio menor; decir entre 5% y 10%. No hay una respuesta correcta. Hay una serie de factores que deben tenerse en cuenta al elaborar un enfoque justo para la puesta en marcha de los ingresos del trabajo en vivo: los costes normales de la entrega del espectáculo del artista (desde pluggers hasta la producción principal), género (del jazz al metal), grabación de las canciones (desde el desarrollo de la gira hasta el escenario), lugares (de pubs a centros de entretenimiento). Nadie cobra sobre el total bruto; algunos managers hacen tratos netos, pero la mayoría trabajan en un trato bruto modificado. Un trato benevolente podría verse así:

“Con respecto a las apariciones en vivo (ya sea en conciertos, giras o de otro tipo), la comisión se calculará sobre los ingresos brutos menos los honorarios del agente de reservas, los honorarios de las bandas teloneras y los fondos de “soporte a la gira” proporcionados por terceros que hayan sido comisionados por el manager.”

10. Apoyo de Giras

La puesta en servicio del apoyo de giras siempre es complicada de tratar en un contrato debido a las diversas formas en que se puede proporcionar dicho apoyo. A veces, la compañía discográfica puede simplemente proporcionar una suma global recuperable para los costes del viaje o, como es más común, proporciona un retiro negativo (donde promete pagar hasta cierta cantidad de cualquier pérdida en la que se pueda incurrir). De cualquier manera, el contrato tiene que hacer frente.

Si el manager comisiona los ingresos brutos, está tomando la comisión independientemente de si la gira genera un beneficio y comisiona el apoyo de la gira, a pesar de que se proporciona para mitigar las pérdidas que de lo contrario serían incurridas por el artista. Esto es obviamente injusto y es un incentivo para reservar viajes de alta recaudación sin el incentivo de minimizar los gastos.

Cuando el manager se encuentre en cualquier variante de la oferta de recibos netos, el apoyo de la gira no se debe encargar directamente. Por el contrario, debe agregarse a los ingresos brutos a partir de los cuales se deducen los gastos para alcanzar la cifra comisionable neta. De esta forma, todos los avances (incluso los avances negativos) se encargan, pero de una manera justa y solo una vez.

11. Comisión de Agentes de Reservas (Booker) 

El 10% pagado a los agentes de reservas no es comisionable por el manager. La comisión del agente se toma del bruto antes de calcular la comisión del manager. Cuando un agente también actúa como manager, ningún ingreso debe estar sujeto a comisiones dobles. En consecuencia, si una persona está actuando como agente y como manager, no es apropiado que acepte el 10% de la tarifa como una comisión de la agencia más el 20% como tarifa de management.

12. Gastos de Merchandising

El merchandising es una fuente de ingresos crucial. La mayoría de los artistas manejan su propio merchandising, pagando a una compañía para que diseñe y fabrique los inventarios, y luego la compran a la compañía para venderla en las giras y a través del sitio web. A veces, el artista contratará compañías especializadas en ventas de merchandising para proporcionar los servicios de puntos de venta en espectáculos. En este caso, los costos de diseño, producción y venta de esa mercancía deben deducirse antes de calcular la comisión del manager. Con menos frecuencia, los artistas otorgan licencias por sus derechos de comercialización a compañías especializadas de merchandising. Estas compañías incurren en todos los gastos y le pagan al artista una regalía. Esa regalía es comisionable.

13. Derecho a Pago Tras la Finalización del Contrato

Si un manager tiene o no derecho a recibir una comisión después de la expiración o la terminación del contrato de management, es una de las partes más controvertidas de cualquier acuerdo de management. Ciertamente, es verdad que los esfuerzos del manager probablemente sigan generando ingresos incluso después de que el acuerdo de management haya finalizado. Por otro lado, el artista debe poder continuar con su carrera sin tener que seguir pagando al manager anterior por servicios pasados. No hay derecho implícito a recibir comisión de gestión después de la terminación del contrato. Si el manager cree que tal comisión es justificable, debe ser por escrito.

Las variaciones son casi ilimitadas:

  • Si el manager debe continuar ganando una comisión después de que el período de mangement haya finalizado, esa comisión debería disminuir en no más de tres años, por ejemplo: año 1: 10%; año 2: 7,5%; año 3: 5%; año 4: 0%.
  • La comisión nunca debería ser la pagada durante la vigencia del contrato, porque el manager ya no tiene ningún gasto u obligación con respecto al artista, mientras que el trabajo continuo del artista, y el del nuevo manager, serán directa e indirectamente promoviendo el repertorio posterior.
  • Algunos managers insisten en que reciben una comisión completa por cualquier dinero obtenido de cualquier contrato logrado durante el tiempo de su gestión. Esto es injusto. En efecto, esto significa que todos los ingresos de registro y publicación continúan siendo comisionables por el manager anterior. Esto no le deja nada al nuevo manager, que se espera que trabaje en el proceso de grabación y publicación del artista sin recibir ningún tipo de recompensa. El artista nunca podrá encontrar un nuevo manager competente en tales términos. Dado que ese término es económicamente infructuoso para ambas partes: el artista no tendrá una carrera y el antiguo manager no obtendrá ningún beneficio del fracaso que asegura al terminar la relación con dichas condiciones. Nadie gana.

Como máximo, el derecho a la comisión debería restringirse a los ingresos derivados del producto registrado (y las actuaciones en vivo realmente contratadas) durante el período. En otras palabras, la comisión está directamente relacionada con el producto en el que trabajó el manager. No hace falta decir que no se debe pagar una comisión de post-finalización cuando la terminación se haya producido debido a una violación por parte del manager.

 

14. Los Poderes del Manager

Debido a que es su trabajo ‘cuidar de los negocios’, los managers usualmente necesitan tener ciertos poderes delegados a ellos por sus actos. En un sentido legal, el manager es el “agente” y el músico es el “principal”. El grado de autonomía y control ejercido por el manager / agente sobre el músico / director varía de vez en cuando y de artista a artista.

Si nos fijamos en los antiguos contratos que prevalecían hasta hace unos pocos años (y todavía quedan bastantes), parecía que el artista era casi el empleado del manager. Muchos de los contratos antiguos establecían que “los artistas deben prestar sus servicios al manager” y continuaban diciendo que los artistas solo podían ingresar contratos que tenían la aprobación escrita del manager, que este tenía el poder de aprobación sobre la elección de repertorio, entre otras características.

Este ya no es el caso. Ahora, la relación es más equilibrada y los artistas esperan tener un mayor control sobre sus propias vidas y carreras. Por ejemplo, los contratos actuales pueden incluir las siguientes disposiciones:

“El artista autoriza al manager durante el plazo a:

(a) cobrar los importes adeudados al Artista y dar instrucciones a todas las direcciones, empleadores, compañías discográficas, editoriales, patrocinadores y otras personas para que realicen dicho pago al Manager u otra persona que se acuerde mutuamente.

(b) emprender todos los arreglos de promoción, relaciones públicas y publicidad para el Artista en todo el mundo con plena autoridad para usar y autorizar el uso de la imagen del Artista y datos biográficos SIEMPRE QUE el Manager debe hacer los mejores esfuerzos para consultar con el Artista en tales asuntos.

(c) arregle el pago de las deudas y gastos del Artista, de sumas, salarios, honorarios, regalías y otros pagos recibidos en nombre del Artista, SIEMPRE QUE el Manager no incurra en ningún gasto superior a X o más de Y en cualquier mes , en nombre del artista, sin la aprobación previa de él.

(d) auditará y examinará libros de contabilidad, declaraciones de regalías y otros registros de personas con las que el artista tenga algún derecho contractual u otros derechos de examinación.

(e) ingrese y vincule al artista a contratos y arreglos relacionados con las actividades de la industria del entretenimiento del artista SIEMPRE QUE los contratos para giras de más de dos semanas y todos los contratos de publicación y grabación deben ser firmados por el artista.”

15. Imposición

Un contrato de management se describe legalmente como “un contrato para la prestación de servicios personales”. Durante muchos años, los tribunales han sido muy reacios a otorgar órdenes que tendrían el efecto de obligar a las partes de dichos contratos a trabajar juntas. Los tribunales ordenarán daños y perjuicios para compensar a la parte perjudicada, pero no ordenará, por ejemplo, que un artista deba trabajar con un manager en particular. Los tribunales reconocen el hecho de que es muy difícil obligar a una persona a trabajar con otra.

16. Finalización de la Relación de Management

A veces las relaciones simplemente no funcionan. La relación artista-manager no es diferente. Independientemente de las buenas intenciones de todos al principio, es muy probable que en algún momento a lo largo del camino, las partes necesiten separarse.

Con eso en mente, es importante que se establezcan reglas básicas que permitan que la relación termine limpiamente. En otras palabras, el contrato debe proporcionar un mecanismo para tratar y resolver disputas cuando (y no si) surgen y si no se pueden resolver, cómo se puede rescindir el contrato (es decir, cómo las obligaciones bajo contrato pueden terminarse).

Muchos contratos de management estipulan que el contrato no se puede rescindir a menos que se sigan una serie de pasos. Los primeros pasos a menudo son que una persona incumpla el acuerdo, escribiéndole la otra persona quejándose de la violación de los términos y dándole la oportunidad de resolver el problema. Si este no se soluciona dentro de un tiempo determinado, la persona que realiza el trabajo puede escribirle a la otra y rescindir el contrato. Independientemente de lo que diga el contrato, se deben recordar dos cosas:

(a) si el contrato proporciona los pasos que se deben seguir para rescindir el contrato, entonces, obviamente,sigue exactamente esos pasos.

(b) Se deben hacer todos los esfuerzos posibles para tratar la finalización de la relación de manera profesional y cortés. Puede ser difícil, pero da un paso atrás, ponte en el lugar del otro por un segundo y habla sobre los problemas y cómo avanzar juntos antes de cortar los lazos. Al hacerlo, se puede ahorrar mucha angustia, dolores de cabeza, tiempo (y honorarios legales).

Conclusión

Muchos artistas tienden a considerar la selección de un manager como una forma de lavarse las manos de cualquier responsabilidad por el manejo de los aspectos comerciales de su carrera. Incorrecto. Si eres un artista, aunque la designación de un manager debería relevarte de muchas funciones administrativas y de negocios diarias, es muy importante que tengas un interés activo y responsable en el trabajo realizado por el manager en tu nombre. Debes conocer y participar en la negociación de contratos, planificación de giras, planificación financiera y otras actividades importantes. Puedes delegar estas funciones al manager, pero recuerda: es posible delegar las tareas pero no la responsabilidad. Es tu carrera. Es tu negocio. Será tu fracaso o tu éxito. El éxito popular puede tardar años en conseguirse (o no conseguirse nunca) y puede no durar más de un álbum exitoso. Un management adecuado debe garantizar no solo que los esfuerzos previos del artista se rediman durante el período de éxito, sino también que se realicen los planes adecuados para garantizar el máximo beneficio para el artista a medida que el éxito se desvanece.

 

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario