Autogestión Management

Management Artistico | La Relación entre Manager y Artista

Management Artistico | La Relación entre Manager y Artista

El corazón de una carrera artística o musical reside en la persona del artista y en el impacto que logra en su entorno. Y es la función del management artístico, es decir la gestión del entorno del propio artista personificada en el manager artístico el objeto del siguiente artículo.

La mayoría de los managers tienen un contrato escrito con los artistas con quienes trabajan. Es más, no es que solo sea una buena práctica comercial, sino que debería ser obligatorio (Porque si en otros negocios lo es, ¿en la música iba a ser diferente?)

Al describir los derechos y obligaciones de cada parte, el contrato establece los términos de la relación. Su función es proteger los derechos de ambas partes, no solo los del manager o el artista.

Incluso, si no existe un contrato válido entre el artista y el manager, esto no significa que el artista pueda evitar pagarle por sus servicios.

Es común en el negocio de la música (quizás fue más común en el pasado) que los managers suministren sus servicios mediante un acuerdo basado en un apretón de manos. El único término discutido puede ser la cantidad de la comisión. Sin embargo, se ha asumido ampliamente que la relación es contractual y que cualquier deficiencia en los términos sería superada por los términos implícitos determinados por las “costumbres” del negocio.

La relación entre el manager y el artista

Aunque es posible contratar a un manager con un salario, es muy raro llegar a este tipo de acuerdos. Lo usual es que al manager se le pague de manera contingente (es decir, de acuerdo al éxito obtenido).

Hay dos métodos principales utilizados por los managers para estructurar sus relaciones con los artistas que representan:

1. El manager como miembro de la banda.

El manager puede ser tratado como un miembro del grupo que no realiza interpretaciones y tiene derecho a una parte igual de los beneficios netos. En este tipo de trato, el manager es un participante equitativo en el negocio de la banda y, por lo tanto, tiene derecho a ser tratado como un socio o accionista igualitario en todas sus actividades.

Como socio o accionista, el manager es un copropietario del negocio y tiene un voto igual en su gestión, pero está sujeto a las instrucciones de la mayoría de los miembros de la banda. Además, como propietario parcial, el manager puede tener derecho a los derechos en nombre de la banda, el beneficio de registrar contratos y recibir una parte de los beneficios del grupo después del pago de todos los gastos, incluyendo los costes de la banda y los costes de gestión.

Esta forma puede tener un atractivo inicial porque les da a todos la sensación de remar en el mismo barco y trabaar por un objetivo común.  Las desventajas incluyen:

  1. Conflictos que surgen de la asignación de ingresos para los gastos necesarios de la banda o de management.
  2. Conflictos de intereses y en la asignación de gastos de gestión si el manager trabaja con otros artistas.
  3. Al finalizar la relación contractual, los conflictos sobre la naturaleza y el alcance de los derechos del manager en nombre de la banda, el beneficio de registrar y publicar contratos, la propiedad de los derechos de autor y los intangibles en el negocio que continuará.

Es bastante significativo que hace 20 años esta fuera la estructura de management más común. Ahora casi no se usa. Sin embargo, todavía hay ocasiones en que es útil, pero son excepcionales y requieren mucha discusión y una redacción cuidadosa.

2. El manager como un negocio separado

Lo más usual en estos días, es que el artista contrate al manager para que preste servicios de contingencia como no asalariado, por los cuales el manager tiene derecho a un porcentaje de los ingresos del artista, pero no tiene participación sobre el negocio del artista.

Esta se ha convertido en la estructura aceptada porque refleja el hecho de que el negocio de la banda y el negocio del manager son bastante diferentes. Cada uno es un negocio independientes y cada uno tiene sus propias funciones, objetivos e intereses. En particular:

  1. El manager y el artista son los únicos propietarios de sus respectivos negocios. El manager no es dueño de parte alguna del negocio del artista.
  2. El manager y el artista son los únicos responsables de la asignación y el pago de los gastos asociados con sus actividades particulares.
  3. El manager puede emprender la gestión de otros espectáculos, sin ningún conflicto de interés o disputa sobre la asignación de los gastos.
  4. El manager no tendrá intereses en nombre del artista, sus contratos, derechos de autor, intangibles, etc., lo que hace que la separación sea más fácil y más limpia cuando llegue ese momento.

Artículos relacionados:

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 Votos, Promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario