Legal Management

Inconvenientes de la Music Modernization Act para las Startups

music modernization act

Para aquéllos que os habéis interesado por la Music Modernization Act  estaréis más o menos al tanto de las críticas que están surgiendo alrededor en especial al fracaso de esta legislación a la hora de la inclusión de las startups y el por qué deberían estar más presentes en el proceso legislativo.

A grandes rasgos, las voces críticas apuntan en la dirección de que la Music Modernization es una legislación de los grandes para los grandes.

Pero, ¿está la MMA realmente diseñada para las grandes corporaciones para que funcionen a su modo o deberíamos creer que toma en consideración a las empresas innovadoras y los nuevos players?

La MMA permite que estos titulares masivos y agresivos (Google, Amazon, Apple y Spotify …)decidan en última instancia cuánto pagan las startups por el acceso a la licencia general que el CEO de DiMA dice que desatará la innovación y “alimentará la próxima ola de creatividad”.

Sin embargo, si las startups no pueden darse el lujo de comprar la licencia, no les servirá de mucho, y tal como está redactada la Music Modernization Act les permite a sus competidores decidir cuánto le costará la compra a cualquier startup u otro de los muchos nuevos players. Todo esto antes de que una startup tenga que llegar a empezar a pagar regalías.

¿Es Esto Justo?

El Congreso delega la autoridad del gobierno bajo la Music Modernization Act creando dos cuerpos principales en torno a la nueva licencia general ordenada por el Gobierno: el “colectivo de licencias mecánicas” que representará a aquellos con canciones para ser licenciadas y el “coordinador de licencias digitales” que es para representar a los usuarios de música que deseen licenciar esas canciones bajo la nueva licencia mecánica general.

Los usuarios de música responderán al “coordinador de licencias digital”, presumiblemente según algún acuerdo de pendiente de redacción.

Ambos cuerpos son supuestamente aprobados por el Register of Copyrights (Jefe de la U.S. Copyright Office) pero el Registro tiene la posición de verse obligado a designar ciertos tipos de entidades o personas por criterios legales en el MMA.

Uno de esos criterios limita la elección del Registro a una sola entidad.

Aquí está el lenguaje relevante de cómo el Registro selecciona el colectivo:

“El Registro debe elegir una entidad que] cuente con el respaldo sustancial de los propietarios de los derechos de autor de obras musicales que en conjunto representan la mayor parte del mercado licenciante para los usos de dichos trabajos en actividades cubiertas, según lo medido en los 3 años  de calendario completos anteriores”

Y aquí está la versión espejo del lenguaje relevante de cómo el Registro selecciona el “coordinador de licencia digital” (o “DLC”):

“El Registro debe elegir una entidad que cuente con el apoyo sustancial de proveedores de música digital y licenciatarios no generales significativos que juntos representen la mayor participación del mercado de licenciatarios en el uso de obras musicales en actividades cubiertas, según lo medido en los 3 años de calendario completos “

Por lo tanto, una cosa parece ser cierta tanto para el colectivo como para el coordinador: solo pueden ser entidades que gocen de “apoyo sustancial” por al menos una pluralidad, si no la mayoría, de sus mercados respectivos a cada lado de la misma moneda. Esta opción más bien permite a los principales players dictar la elección del Registro.

Voces críticas al respecto comenta que esta estructura largo plazo será desastrosa.

Por definición, las nuevas empresas, que son potenciales usuarios de música que más necesitan la licencia general sin tener que pagar garantías mínimas, están evidentemente excluidas de cualquier posibilidad de convertirse en coordinadores de licencias digitales.

El Congreso prohíbe efectivamente que el Registro designe a uno de ellos como el DLC, incluso si fueron lo suficientemente valientes como para levantar la mano.

Y no olvidemos un punto principal de venta de MMA: los usuarios de música (es decir, los “licenciatarios”) pagan una “evaluación administrativa” para cubrir los costes de funcionamiento del colectivo de licencias mecánicas.

La Music Modernization Act autoriza al DLC a “asignar equitativamente los costes totales colectivos entre proveedores de música digital… pero debe incluir como componente una tarifa mínima para todos los proveedores de música digital”.

Aunque tengamos en cuenta que la evaluación como un todo tal vez la asignación finalmente deba ser aprobada por la Corte de Derechos de Autor -y buena suerte para las startups que puedan permitirse apelar ante los CRJ o un tribunal superior.)

Además, la MMA autoriza al DLC a “involucrarse en los esfuerzos para hacer cumplir las obligaciones de notificación y pago con respecto a la evaluación administrativa” Y el DLC también establece el pago de “cuotas” para cada “miembro”.

Entonces, si una startup deseara la licencia general, debe pagar una parte de la evaluación aparentemente determinada por un representante de sus mayores competidores mas una tarifa de membresía. Y luego pueden pagar regalías al colectivo.

En este sentido si una startup no realizara todos estos pagos, puede perder la licencia general incluso si han pagado todas las regalías a tiempo.

Nadie puede decirle cuál será la tarifa mínima o la participación de la puesta en marcha de la evaluación.

De hecho, como las nuevas empresas comenzarán a ingresar en la asignación de “membresía” todo el tiempo, una asignación porcentual en tiempo real para cada “miembro” del DLC probablemente cambie casi constantemente.

Además, el colectivo puede hacer cumplir las regalías de la licencia general y el DLC puede hacer cumplir los pagos de la evaluación y las “cuotas” de membresía (también conocidas como rentas).

La legislación de “modernización” es una excelente oportunidad para nivelar el campo de juego para estas empresas que sin duda temen desafiar a los titulares como Google.

También es importante darse cuenta de que existe una diferencia exponencial entre el grupo de empresas del que el Registro toma instrucción en el MLC en comparación con el grupo que da instrucciones al Registro para el DLC.

Los candidatos para el DLC incluyen Amazon, Apple, Google y Spotify, tres de las compañías más grandes en la historia comercial más la plataforma de streaming que es fácilmente el actor dominante en su mercado relevante tanto en los Estados Unidos como en muchos otros países.

Esto básicamente asegura que nunca se incluirá ninguna startup como DLC en ausencia de una rotación ordenada por el gobierno.

La Ley de Modernización de la Música es una gran oportunidad para hacer algo positivo para el mercado en lugar de seguir reforzando a los titulares más dominantes de la historia.

Después de todo, fue su propio descuido y su “innovación sin permiso” lo que nos llevó a este punto.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario