Autogestión Coaching

La Guitarra Acústica: Técnicas para Tocar y Ergonomía

La guitarra acústica: Técnicas para tocar y ergonomía

Si eres aficionado o profesional de la guitarra acústica (o cualquier otro tipo de guitarra) éste artículo es para tí.

Los músicos a menudo descuidan sus propias necesidades físicas al momento de elegir sus instrumentos. Los guitarristas no son la excepción; tienden a tomar decisiones que solo toman en cuenta la estética y la calidad del sonido, sin considerar si el instrumento en cuestión es el que mejor se adapta a ellos, tanto práctica como físicamente.

Importancia de la posición para tocar la guitarra acústica

Todos los músicos instrumentistas deben asegurarse de que están utilizando su cuerpo de la manera más eficiente en relación con su instrumento. Para garantizar una carrera profesional larga y saludable, no debes adaptarte al instrumento, al contrario, necesitas adaptar el instrumento a tus necesidades individuales.

A continuación, algunas cosas que debes considerar:

  • Cómo te paras o te sientas cuando estás tocando: piensa en aprender técnicas posturales, tales como la Técnica Alexander o Pilates.
  • Qué tan alta o baja es la silla – un indicador de qué tan bien balanceada está la posición que adoptas para tocar.
  • Cómo se balancea y/o mantienes el instrumento en relación con tu cuerpo.
  • La altura y posición del atril (en caso de que utilices uno).
  • Cómo llevas tu instrumento.
  • El tamaño y el peso del instrumento.
  • Cambiar de instrumento o adaptar el que ya tienes.
  • Cuánta presión necesitas aplicar al presionar la mano izquierda sobre el traste (esto también aplica para otros instrumentos de cuerda).

Vale la pena acotar que, ningún cambio que decidas realizar debería afectar negativamente el sonido. Esto requiere desarrollar un sentido agudo de conciencia de sí mismo, mediante el ensayo y el error, y constantes revisiones, asegurándote de que se aborden todos los factores mencionados arriba.

Quizás encuentres que necesitas modificar tu técnica para tocar, ya que la guitarra no es uno de los instrumentos más naturales para tocar. Por ejemplo, existe una tendencia a aplicar una presión desproporcionada y una falta de liberación compensatoria de parte de los dedos de la mano izquierda. Esto puede llevar a un estilo para tocar exagerado que inevitablemente conduce a lesiones y dolor con el tiempo. Con un poco de atención, enfoque y ajuste en tu manera de tocar desde una etapa temprana, puedes ayudar a asegurarte de que tocas de forma más sana y segura, y también ampliar tu carrera como músico.

John Williams, el guitarrista clásico, recomienda tomar descansos en las prácticas cada 30 minutos más o menos. Él define un “descanso” como:

  • Colocar el instrumento a un lado.
  • Caminar un poco.
  • Estirarse y usar los músculos involucrados al tocar el instrumento, en formas que disipen la tensión estática acumulada producto de la posición adoptada al tocar. Esto incluye mover los músculos en la dirección contraria a la utilizada en dicha posición.

John Williams sugiere que, por cada 3 horas de práctica, solo deberías tocar por la mitad de ese tiempo y tomar descansos cada media hora. Esto significa un calentamiento previo de 15 minutos (Como se describió en el artículo ¡No dejes que los calambres opaquen tu estilo!) que incluye ejercicios para todo el cuerpo y acondicionamiento de los músculos, NO CORRER alrededor de tu instrumento. Entonces, deberías hacer tres medias horas de sesión de práctica, interrumpidas por dos descansos de 30 minutos, con 15 minutos de enfriamiento luego de finalizada la sesión. Puedes acortar los descansos y tener sesiones más frecuentes tocando, pero las pausas no deberían ser menores de 10 minutos, para asegurarte un buen descanso.

Esto requiere disciplina y planeación, así que lo mejor es planificar tu agenda de trabajo y mantenerse con ella desde el inicio. Es importante variar las cosas que haces actualmente en cada una de tus sesiones. Como John Williams señala, si no haces divertidas las prácticas, no vas a seguir haciéndolo. Dado la cantidad de tiempo que los músicos instrumentistas utilizan para practicar, es vital asegurarse de que tienes una buena disposición mental y una buena agenda en orden y apegarte a ella.

Así que, ¿cuáles son las técnicas específicas para tocar que deberías adoptar para asegurarte de que tocas de forma segura? A continuación, algunas recomendaciones, ya sea que toques sentado o de pie, con o sin correa.

Ergonomía de la guitarra

El tamaño de la guitarra debería ser el apropiado para ti. Una versión “recortada” es mejor, pues reduce el exceso de flexión innecesario de la muñeca izquierda al tocar en posiciones más altas. El cuello debe tener un ancho que también sea apropiado para el tamaño de tu mano. Muchos guitarristas luchan con cuellos anchos y esto puede llevar a un estiramiento excesivo de los dedos, especialmente al tocar los acordes de barra. El cuerpo del instrumento debería también ser del tamaño adecuado para ti.

El atril

Para evitar forzar el cuello, el atril debe colocarse directamente frente a ti, especialmente durante las sesiones de práctica, lo suficientemente alto para que no tengas que mirar hacia abajo. En las presentaciones, la altura se puede reducir para que tu audiencia pueda ver tu cara, pero no tan baja como para que tengas que dejar caer la cabeza, en lugar de solo los ojos, para leer la música.

Postura

Deberías considerar aprender algunas técnicas posturales como una forma de re-balancear tu cuerpo. Debes trabajar en la postura sin tocar el instrumento y luego aplicar los reajustes a tus prácticas y presentaciones. La Técnica Alexander, el pilates y el tai-Chi promueven una alineación natural, equilibrada y alargada de la columna vertebral, el cuello y la cabeza, para evitar demasiada tensión y presión innecesaria en las extremidades. Esto es especialmente importante para los músicos que tocan instrumentos asimétricos como guitarras, violines y flautas. Utiliza el eje central del cuerpo como soporte.

También puedes intentar monitorearte con grabaciones de video o tocando en frente de un espejo; esto te dará una idea de posibles problemas posturales y formas para corregirlos. La Técnica Alexander enfatiza la necesidad de mantener la cabeza, el cuello y la columna en alineación balanceada. Imagina que hay un hilo desde la parte superior de tu cráneo que tira de la parte superior/posterior hacia arriba y permite que la cara apunte directamente hacia adelante, esto libera la cabeza en el cuello para que pueda “balancearse” fácilmente en su eje. Esto alargará su espina dorsal y ayudará a su espalda a enderezarse a lo largo de su longitud natural.

Sentado

Cuando te sientes, debes mantener la posición alargada como se describe arriba, con las piernas directamente frente a ti y los pies planos sobre el piso. Las rodillas deben estar dobladas a 90 grados y no deben colocarse debajo de la silla. La altura de la silla debe ajustarse para asegurarse de que las espinas isquiáticas (las dos puntas óseas que presionan contra el asiento cuando nos sentamos, nuestros “huesos para sentarse”) se presionen uniformemente sobre el asiento para distribuir el peso de manera uniforme. A lo largo de la interpretación, debes seguir comprobando que mantengas esta posición neutral de ubicación.

El escabel

El escabel ajustable levanta el pie izquierdo unos 30cm/12″ del suelo, con el escabel inclinado hacia ARRIBA, por lo que el pie se relaja en esta posición ligeramente extendida (evitando la posición hiperflexionada más tensa, que podría ocurrir si el pie estuviera plano sobre el taburete). Si no hay un escabel disponible, se puede usar un cojín para apoyar la guitarra sobre la rodilla izquierda. Sin embargo, el soporte aquí no es ideal porque la parte superior del cuerpo, incluidos los brazos, están involucrados en la sujeción de la guitarra.

Una vez que tienes ajustado el escabel, necesitas traer la guitarra a la posición para tocar, mientras mantienes una posición neutral. La idea es apoyar el cuerpo de la guitarra solo en el cuerpo y las piernas, para que los brazos esté n completamente libres.

Apoyando la guitarra

Con el pie izquierdo sobre el escabel como se describe y la pierna izquierda levantada sobre la derecha, la guitarra se coloca de manera que la ranura/curva natural de la parte inferior de la guitarra quede sobre la pierna izquierda levantada y la guitarra debe estar en un ángulo de aproximadamente 45 grados con respecto al eje horizontal (esto variará según el tamaño del instrumento y del músico). La culata derecha de la guitarra debe presionar en el cofre más en el lado derecho que en el izquierdo y, de hecho, debe haber un espacio pequeño entre la guitarra y el lado izquierdo de tu cuerpo.

La guitarra debe ser completamente apoyada sobre las piernas, sin depender de los brazos. También reducir la inevitable torsión del torso (hacia la izquierda para los diestros). Debes aprender a no mirar el traste directamente y solo estar viendo el cuello por el rabillo del ojo. Practicar con los ojos cerrados ayuda a nutrir esta habilidad. Significa que la cabeza y el cuello no están en rotación lateral fija, por lo que la parte superior del cuerpo puede moverse libremente. Puedes verificar moviendo la cabeza libremente mientras tocas: mira alrededor, arriba, abajo y hacia los lados y la guitarra debe permanecer apoyada sin importar dónde muevas tu cabeza. No solo tienes total libertad de movimiento, sino que también la espalda, el cuello, la cabeza y los hombros están libres de tensiones y dolores innecesarios.

Las manos

En esta posición, tus manos son libres de tocar sin colgarse de la guitarra para brindar soporte. Incluso la mano izquierda, que hace más contacto con el mástil de la guitarra, debe “colocarse” al tocar acordes y el pulgar no debe aplicarse con demasiada presión. La dirección de la fuerza en la mano cuando se tocan los acordes debe ser perpendicular con respecto al cuello, en lugar de hacia abajo. Las muñecas deben estar ligeramente flexionadas hasta el 5to  traste, a lo que se debe extender para posiciones más altas y también en la sección cortada de la guitarra.

La mano derecha debe rasgar con movimientos que surgen del codo y el hombro y no exclusivamente de la muñeca. Los músculos de la cintura escapular y los músculos de la parte superior del brazo proporcionan mayor fuerza y ​​soporte a la mano, y los músculos de la parte inferior de los brazos se emplean para los movimientos finos de los dedos, en lugar de usarse innecesariamente para movimientos de la muñeca durante el rasgueo. Esto significa, que los músculos se cansarán menos y crearán menos tensión en la mano al tocar. Debes pensar en la manera de usar ambos brazos, recuerda seguir revisando tu alineación central como se describe arriba.

Piensa en tu técnica de la mano derecha en tres etapas:

1) El pensamiento/visualización de un movimiento

2) Ejecución/ataque de la nota o acorde

3) La liberación de los dedos de vuelta a neutral

Los dedos

Curvar la última articulación de los dedos de la mano izquierda, en la mayoría de los casos, mejorará la posición de los dedos cuando toque el traste. La muñeca izquierda debe estar relativamente recta. Los dedos de la mano derecha deben estar curvados de forma natural y la muñeca derecha debe estar neutra/recta al rasguear. La hiperflexión de ambas muñecas es una de las principales causas de molestias y dolores y puede contribuir a trastornos musculo esqueléticos relacionados con las presentaciones musicales.

La técnica de ejecución que mostramos aquí requerirá un período de práctica, ya que difiere de la técnica que utilizan la mayoría de los guitarristas. Implica una técnica de presión y liberación, que se alterna con cada nota reproducida: suelta la cuerda una vez que ha sonado la nota, y no te quedes con la cuerda. Para acordes de barra y notas deslizantes, sigue la técnica anterior.

El objetivo es evitar la tensión innecesaria utilizada después de tocar una nota o cuerda, y esto también permite una mejor calidad de timbre en el tono de cada nota, especialmente para los estilos punteados, los llamados “rasgueos libres” en lugar de “rasgueos libres” que mantienen los dedos presionados después de tocar la nota, silenciando la cuerda al hacerlo. Para “rasgueos libres”, la presión del dedo debe soltarse y el dedo debe retirarse completamente del traste. Esto también va para el pulgar, que debe aplicar presión solo para apoyar la reproducción de cada acorde o nota, y luego esta presión debe ser liberada. Por supuesto, mientras haces todo esto, recuerda que son las piernas, no las manos, las que sostienen la guitarra; esto hace que la técnica de liberación sea posible.

El pulgar de la mano izquierda se debe aplicar en una curva natural relajada en la parte posterior del cuello de la guitarra, y se permite asomarse sobre la parte superior del cuello si naturalmente tiende a hacerlo. Esto es algo opuesto a la posición habitual de creación de tensión, para tratar de curvar debajo del cuello en la parte posterior. El pulgar debe verse como una “sombra” que sigue los movimientos del brazo y la mano. Solo cuando se usan acordes de barra, el pulgar toma un rol más activo. Aquí, la fuerza de la gravedad se usa para ayudar a tocar los acordes, de modo que el pulgar cuelgue en lugar de presionar el cuello de la guitarra. No uses el pulgar para tocar las notas graves colgando sobre el cuello.

Para otros tipos de guitarras (por ejemplo, una guitarra de 12 cuerdas), asegúrate de que el cuello no sea demasiado ancho; estas guitarras son muy grandes y requieren una ligera presión sobre las cuerdas.

La púa

El problema principal con la púa es asegurarse de no agarrarla demasiado entre los dedos y el pulgar. Recuerda también que el columpio de brazo completo en la mano de rasgueo, se debe utilizar como se describe anteriormente. Esto utiliza la unidad hombro/brazo de manera mucho más fuerte y evita tensiones adicionales en las muñecas.

Posición de pie para guitarristas eléctricos

Si tocas la guitarra eléctrica sentando, puedes descansar la guitarra sobre la rodilla derecha siempre que la posición neutral se mantenga en todo momento.

Al hacerlo de pie, como la posición habitual para los guitarristas eléctricos, tu cuerpo tiene una mayor flexibilidad de movimiento y movilidad, pero tu postura generalmente debe basarse en tener un pie delante del otro, con las rodillas ligeramente flexionadas para evitar el bloqueo de las piernas. Camina para ayudarte a mantener una postura flexible y relajada. Si te quedas quieto crearás una tensión innecesaria.

Sobre todo…

Es vital asegurarte de que hayas calentado lo suficiente y te hayas enfriado lejos de la guitarra. Esto significa estirar todo el cuerpo y los músculos específicos que se utilizan para tocar el instrumento, para que estén en condiciones óptimas antes de tocar o practicar.

Si experimentas dolor, no intentes tocar, detente de inmediato. Si tienes dudas sobre tus músculos o articulaciones, comunícate inmediatamente con tu médico de cabecera.

Artículo relacionado:

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 Votos, Promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario