imb-mktng-2020-22-pmes-web-robapaginas-v1
Salud

Cómo Usar la Música para la Meditación

La meditación es una excelente manera de sentirse más centrado y enfocado, y de desestresarse después de un largo día.

La música es una herramienta útil en la meditación, ya que puede ayudarte a despejar la mente y permanecer en el momento presente. Hay diferentes formas de meditación y diferentes formas de usar la música con cada una.

A continuación veremos cómo usar la música en la meditación.

I. Inicio de la sesión de meditación

Encuentra un espacio cómodo y relajante.

Asegúrate de que la habitación tenga una temperatura cómoda y que tu cuerpo esté cómodo donde te vayas a sentar.

Elige una habitación tranquila para que puedas concentrarte en la música que elijas. Mantenga una buena postura, mantén los ojos cerrados y relaje el cuello y los hombros mientras medita.

Elimina las distracciones.

Apaga el televisor y asegúrate de estar en una habitación donde no haya demasiadas cosas para desviar tu atención. Haz las cosas urgentes antes para que no sientas la necesidad de preocuparte por ellas mientras meditas.

Cierra la puerta y deja que otras personas en casa sepan que estás ocupado, y que no te molesten. Apaga tu teléfono o ponlo en silencio y déjalo fuera de la habitación, o ponlo boca abajo para que no lo moleste.

Uae auriculares o una radio para reproducir su música.

Si eliges usar auriculares, puede ser útil sentir que la música proviene de dentro de tu cabeza, en lugar del otro lado de la habitación.

Esto puede ayudarte a concentrarte. Los auriculares con cancelación de ruido también pueden ayudar a reducir las distracciones y permitirte concentrarte más profundamente en la música que eliges escuchar mientras meditas.

Reserva la cantidad de tiempo adecuada para meditar.

No tiene que ser muy largo, incluso 7-10 minutos serán suficientes. Ajuste este tiempo según sea necesario, o ves auméntandolo progresivamente con la práctica o necesidades.

La meditación es una herramienta de relajación, así que no te estreses tratando de incluirla en tu horario.

Esto podría hacer que parezca una obligación o una tarea doméstica en lugar de una actividad relajante.

Calienta y prepárate para la meditación haciendo yoga.

Probar algunas posiciones de yoga diferentes pueden ayudarte a tener la mente en el estado correcto para la meditación y relajar su cuerpo.

También puedes estirar los músculos y ayudarte a sentirse más cómodo.

Sukshma yoga se usa específicamente para la relajación. Estos movimientos no ocupan mucho tiempo o espacio, y se pueden hacer en cualquier lugar en cualquier momento.

Algunos movimientos de sukshma yoga incluyen rotar el cuello lentamente de una manera y luego la otra, sacudir las manos durante unos minutos y abrir y cerrar lentamente la mandíbula.

II. Integración de la música en la sesión

Selecciona la música adecuada para ti.

Hay muchas personas que creen que solo puedes usar ciertos tipos de música con la meditación, pero eso no es del todo cierto. Realmente puedes usar el tipo de música que quieras. Dado que la meditación está destinada a promover la atención plena, o el estado de estar presente y consciente del momento en que se encuentra, cualquier tipo de música puede ayudar.

Sé consciente de cómo te hace sentir la música y de lo que piensas mientras la escuchas. Si tienes problemas para meditar con música que tiene letras o instrumentos fuertes, pruebe la música de meditación más tradicional, como música instrumental, campanas de meditación o sonidos de la naturaleza.

Usa la música como una forma de centrar tus pensamientos

Encontrar algo en lo que concentrarse y perfeccionarse cuando meditas puede ser un desafío al principio. Al usar la música, te estás dando algo específico en lo que enfocarte.

Escuchar música, por sí solo, puede verse como una forma de meditación. Al enfocarse en ello y ser consciente de sí mismo y de sus pensamientos mientras escucha, esencialmente está practicando meditación de atención plena en el proceso.

Identifica cómo te hace sentir la música

Al pensar en cómo te hace sentir la música, obtienes una idea de tu relación con esa canción o tipo de música en particular, y esta es una clave para la atención plena.

Se han realizado estudios que demuestran que escuchar música que disfruta puede ayudar a tu estado mental y curar heridas psicológicas, por lo que usar la música que amas durante la meditación podría ser una adición positiva a la práctica.

Concéntrate en tu respiración

La respiración es un aspecto esencial de cualquier forma de meditación. Asegúrate de estar respirando profunda y lentamente, y de ser consciente de tu respiración cuando entra y sale de su cuerpo. Tomar algunas respiraciones largas, lentas y profundas puede ayudarlo a comenzar cuando medita.

Concéntrate en la parte de tu cuerpo donde la respiración se siente más fácilmente, ya sea la nariz, el pecho o el vientre.

Reconoce la sensación de la respiración yendo y viniendo de ese lugar. Incluso puedes intentar usar música con un tempo que te permita alinear sus respiraciones con la música.

III. Meditando con música

No te preocupes si tienes problemas para concentrarte al principio.

Si eres nuevo en la meditación, puede que te resulte difícil calmar tus pensamientos y concentrarte. Esto es normal, ya que la meditación requiere tiempo y práctica. Lo importante con la meditación es poder redirigir tus pensamientos a tu foco una vez que te das cuenta de que te has alejado de él.

No te castigues si tienes problemas para mantener el enfoque, solo trabaja para redirigirlo cuando lo pierdas.

Decide qué tipo de meditación te funciona mejor 

Esto podría significar probar múltiples formas de meditación para ver cuál funciona mejor. Esto también te ayudará a decidir cómo usar mejor la música en tu práctica.

Los diferentes tipos de meditación incluyen la meditación de sonido, donde te repetirías un mantra personal una y otra vez, y la meditación de atención plena, que se centra en la respiración y los sentimientos.

Prueba diferentes tipos de música cada vez

Cada vez que te sientes a meditar, prueba un tipo diferente de música.

Si la música suave y relajante no funciona, intente algo con una melodía más optimista la próxima vez. O, si la música instrumental no fue útil, intente algo con letra.

No siempre tienes que usar música tradicionalmente asociada con la meditación, como los sonidos de la naturaleza o el canto.

Puedes usar la música que te resulte más cómoda para escuchar, incluso si esa música es heavy metal.

Si puedes relajarte, concentrarte y obtener información mientras escuchas, entonces puedes usarlo mientras meditas.

Intenta usar música a diferentes volúmenes

Muchas guías de meditación te aconsejarán que mantengas el volumen relativamente bajo, para que no se convierta en el factor dominante de tu sesión y pueda usarse mejor como ruido de fondo.

Esto podría requerir algunas conjeturas y pruebas. Al igual que querrás probar diferentes tipos de música, también querrás probar diferentes volúmenes. Asegúrate de no estar escuchando demasiado alto como para lastimarte los oídos o sentirte incómodo, pero no demasiado bajo como para no poder escucharlo.

Busque el consejo de un guía de meditación

Puede haber clases en tu escuela o comunidad, o puedes encontrar un libro que detalle diferentes métodos de meditación y cómo seguirlos.

Consulta esta selección de libros de meditaciones.

Internet es un gran recurso para libros electrónicos y podcasts que pueden ayudarte a aprender cómo meditar y cómo incorporar música a sus sesiones.

También hay podcasts y álbumes digitales que se pueden usar para la meditación guiada, para escuchar mientras meditas.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario