Coaching

8 Estrategias contra el bloqueo creativo

8 Estrategias contra el bloqueo creativo
Escrito por Gema Vau

Al fin has conseguido arañar unas horas al día o a la noche, y te sientas a componer. O de repente estás practicando y sientes que esa melodía o ese Riff podrían ser el comienzo de algo grande. Y te plantas ante el papel, el ordenador o el micrófono… cierras los ojos… todo listo para que des rienda suelta a tu creatividad.

Y de repente te quedas en blanco. Te levantas, vuelves al cabo de un tiempo. Igual. Qué fue de tu GRAN idea? A dónde han ido las musas?

Te pones a mirar un catálogo de equipo. Piensas que con un aparato tecnológico mejor, serías capaz de saltar este bache. Pero el problema no es tu equipo. Ni el bolígrafo, ni la hora del día. El problema, es que estás sufriendo un bloqueo creativo. ¿Y ahora qué hago?

Ponte a hacer otra cosa

Escucha música, desconecta. A veces venimos con tantas cosas de la cabeza del curro o de la calle, que tenemos que resetearnos. O quizá has estado trabajando en una idea todo el día y venías escuchándola una y otra vez. Este reinicio, oyendo música diferente que nos guste y nos distraiga, es necesario.

También si estás trabajando en pararlelo en una letra, melodía, ritmo y riffs, cambia y ponte con otra parte si te atascas con la lírica, por ejemplo. Quizá si te dedicas un rato a desarrollar una de las partes, ésta pueda apoyar o inspirar a las otras.

Cambia de proyecto. No te empecines, quizá no sea el día para hablar de amor. Cierra y abre ese otro tema que también tienes a medias y que hiciste pensando en tu jefe. A lo mejor hoy es el día en que tus emociones van más por ese camino…

Date diez minutos para darte una vuelta y de paso bajar la basura, llama a un amigo, haz ejercicio un rato, o ponte a organizar la maraña de cables de tu estudio o tu habitación… lo agradecerás y te servirá para tener un entorno más agradable y propicio a la organización y la creatividad. … y después, vuelve a ponerte. Date un respiro, pero controla el tiempo.

Consulta la opinión de un tercero. A veces pueden ayudar a darnos una visión objetiva desde fuera, y a verlo mucho más claro. Además, así de paso implicas a más personas en tu proyecto creativo y seguro que vas a recibir una ración de extra de ánimos para terminar con más fuerza tu proyecto. Ojo! controla las críticas, y asúmelas sólo si son constructivas.

Cambia de entorno

Ya lo has grabado. Ahora pásatelo al reproductor Mp3 portátil, o a un CD y te lo llevas en el coche, y te lo vas escuchando. Te darás cuenta de los fallos o de las partes que no te acaban de convencer, te surgirán ideas sobre cómo cambiarlos, y podrás anotarlas para seguir trabajando sobre ello.

Mejora tu espacio personal donde tiene lugar tu proceso compositivo. Debe ser la habitación más acogedora, más chula y más estimulante que puedas construirte o customizarte. Pintala, ponle posters, decórala, pon unas luces a tu gusto, mejora su acústica, colócala siguiendo el Feng Shui… debe ser tu guarida desde la que todo sea inspirador y aliente la creatividad.

Diviértete, disfruta, aliméntate de experiencias, lee libros, visiona películas, navega por la red, curiosea… y ya lo más de lo más: tomate un café y charla con alguien o vete de fiesta.

Decisiones

Uno de los problemas del proceso creativo son la cantidad de opciones que se presentan ante nosotros, a la hora de crear algo. Para no vernos abrumados, debemos partir de una idea sencilla o trabajar al principio con un único instrumento, el cual preferiblemente dominemos. Eso acotará las decisiones que tengamos que tomar, en una única dirección, al menos de base.

Compromiso

Si una melodía te gusta, un arreglo te parece brutal, grábalo y cíñete a él. Dejar en modo “abierto a cambios” una composición, tiene el peligro de que nos tiremos meses con la canción a medias, ante cualquier ajuste posterior o conocimiento nuevo y maravilloso. No te preocupes, tu mejor canción siempre será la siguiente. Pero comprométete a terminar en el AHORA, la composición que tienes entre manos, y dale lo mejor de ti en ESTE MOMENTO.

Luego si quieres, experimenta con ello, pero ciérralo o será el eterno tema interminable

Tesoro enterrado

Cuando estés componiendo, no sigas añadiendo partes. Prueba a eliminar algún arreglo, mutearlo… sobre todo los pasajes que consideres esenciales. Todos sabemos cuando hemos llegado a ese punto en el que debemos parar de echarle ingredientes a la pizza… y escuchar. Antes de exportarlo para seguir escuchándolo, date unos minutos para descubrir cómo sonaría ese riff sin tanto chorus o esos coros sin la voz principal. Crear también es experimentar con los sonidos y las atmósferas.

Usa la mezcla para darle un nuevo aire a tu composición. A veces sólo hace falta explorar esa parte, aprovechando lo que ya hay, para darle un poco más de potencia y claridad.

Analiza y copia

No vamos a inventar la rueda, señores… pero sí podemos reinventar un sonido o inspirarnos en una composición de otro para contar una experiencia emocionante de forma enérgica y poderosa … no olvidemos que la canción es un vehículo, no un fin per-sé… o en el caso de que lo sea, entonces debemos analizar cual ingenieros la armonía y la dinámica musical de ese tema que tanto nos gusta o de ese grupo que nos parece lo más. Hazte un esquema, y aplícalo a tu tema, o úsalo como punto de partida. No olvides que nuestras influencias, siempre van a estar ahí…

Eficiencia

En un día, en lugar de empezar un tema nuevo y pasarte todo el día trabajando en él, prueba a empezar un tema nuevo cada dos horas. Al final de la jornada, elige el mejor de todos y sigue trabajando con él, los días posteriores.

¡Organización!

Como ya sabemos, la base del Coaching es la PLANIFICACIÓN. Absolutamente todo mejora si nos organizamos y planificamos, poniendo cosas por escrito. Por ello, cuando hayas dado caza a tu musa, saca un segundo para poner por escrito cómo lo conseguiste. Rellena tu block de notras con todas las fuentes de ingenio y así tendrás un MAPA para cuando te pierdas en un mar de no-inspiración.

No tires nada. Tus ideas deben estar organizadas y a mano en tu disco duro (blocks de notas, o tu ordenador). Graba o registra tus ideas, y si se quedan en un intento, déjalas ahí y de vez en cuando, echales un vistazo por si encuentras algún tesoro oculto o un disparador de tu imaginación y creatividad, para algo nuevo.

No te cierres a algo diferente. Ese sonido que cada vez que buscas en el banco de sintes hace que te chirríen los dientes o que el perro aúlle, o ese sonido de bombo que hace que los vecinos toquen a tu puerta para ver si estás bien, pueden ser el germen de una super idea llena de creatividad. Prueba, experimenta, mezcla, haz, rehaz

Y sobre todo ¡DIVIÉRTETE en el proceso!

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 Votos, Promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

Gema Vau

Gema Vau es coach vocal certificada por Justin Stoney en Nueva York 🇺🇸 y mentora regional de Modern Vocal Training 🇪🇸
Filóloga inglesa y amante del Rock, el Gospel y el Soul
No compres, adopta!

Dejar un comentario