Marketing

11 Errores Comunes en Publicidad y Marketing Musical y Cómo Evitarlos

En este post hablaremos acerca de algunos de los errores de marketing más comunes que cometen los anunciantes cuando intentan promocionar su música en las redes sociales y en las plataformas de streaming.

Un anuncio es un intento de llamar la atención. Claro, ¿verdad?

La mayoría de las redes sociales que utilizamos día y noche, desde Instagram hasta Spotify, mantienen sus operaciones comerciales al aprovechar la atención en masa. Los usuarios pueden acceder a estos servicios de forma “gratuita” para que los anunciantes puedan comprar el acceso a la atención del usuario desde esos servicios. Esto se puede entender como el ciclo de la vida del marketing digital.

Esta parte del marketing digital, también conocido como medios de pago, implica gastar dinero para insertar todo tipo de contenido (gifs, imágenes, videos, audio, stickers, texto) en todo tipo de destinos de Internet, hilos en Twitter hasta clips de TikTok y resultados de búsqueda de Google. No es necesario explicar por qué todo esto es relevante en la música. Pero si es importante informar acerca de algunos obstáculos a los que se enfrentan los equipos de artistas cuando se involucran demasiado en los medios de pago.

Resulta que muchas personas inteligentes terminan tomando los mismos caminos equivocados.

En este post se tratará el tema de la publicación de anuncios, la confianza en el algoritmo de publicidad utilizado por las plataformas sociales, la orientación al público adecuado (segmentación) y la medición correcta del éxito.

Errores comunes y críticos en marketing digital

1) Pedir algo antes de presentarte

Muchos equipos intentan comenzar sus campañas de pago generando peticiones (por ejemplo, “desliza hacia arriba para escuchar”).

Es posible comparar esto con pedir un favor antes de conocer a la persona a la que se los estas pidiendo.

Algunas personas clasifican esto como conciencia: las personas reproducirán una canción antes de gastar dinero en entradas o camisetas.

Pero pedir un stream podría no tener sentido si el público objetivo tiene un contexto limitado (o cero) en relación con quién eres o por qué debería importarte esa información.

Cuando los primeros anuncios de una campaña se parecen a los anuncios de televisión (una impresión sin opción de clic), actúan como invitaciones abiertas para que los posibles fans exploren su mundo.

En el futuro, en el momento de dirigirte nuevamente a estas mismas personas, es posible que estén más dispuestas a seguir una llamada a la acción (“deslizar hacia arriba”) y hacer clic.

2) Pensar que todos tus fans son como tú

Todo lo que es visible o audible para una audiencia, desde las letras de las canciones y la selección de sonido hasta los subtítulos de IG y la ropa que usas, actúan como filtros que ayudan a los posibles fans a decidir si se sienten identificados o no con un artista.

Es fácil, entonces, para un artista obsesionado con el anime por ejemplo asumir que sus seguidores sienten lo mismo. Pero el público es complejo, y existen muchos grupos más pequeños dentro del conjunto de todos tus seguidores.

Para evitar pasar por alto esta situación, es recomendable recurrir a las opiniones de la audiencia proporcionadas por Facebook, YouTube, Twitter y Spotify. Es importante reconocer las diferencias entre esos seguidores, para luego generar y publicar en base a esto (por ejemplo, no gastes mucho dinero promocionando un programa para mayores de 21 años en Instagram si el 90% de sus seguidores tienen 18 años o menos).

3) Enfocarse en un grupo de audiencia demasiado específico

De manera similar, los equipos de artistas pueden perder la marca cuando crean campañas (por ejemplo, en el Administrador de Negocios de Facebook) que eliminan demasiado público potencial, por ejemplo solo dirigido a jóvenes de entre 18 y 24 años a quienes les gustan dos marcas en concreto (Pudiendo ser dos artistas o influencers por ejemplo).

Puedes dejar que tus inferencias te ayuden a identificar un grupo de audiencia potencial, pero también debes dejar que los algoritmos hagan el resto.

Facebook está utilizando el aprendizaje automático para descubrir conexiones entre los perfiles de usuario, sus afinidades (marcas, artistas) y los datos demográficos (edad, ubicación).

Entonces, si solo te enfocas en los fans de una marca o en los fans de una segunda marca, y no en los fans de ambos, no vas a tener una estrategia efectiva. Las plataformas sociales de los administradores de anuncios ofrecen encontrar la conversión más económica posible para seguir siendo competitivo.

4) Enfocarse en un grupo de audiencia demasiado amplio

Dirigirse a tantas personas como sea posible para generar grandes números puede disminuir la efectividad de una campaña.

Lo ideal es que pagues para acercarte a aquellas personas que probablemente más les guste lo que ven o escuchan.

Además, resulta más económico enfocarse en las personas que hacen clic para comprar una entrada después de ver un anuncio por tercer vez, en vez de preocuparse por personas que lo compren después del anuncio número 13. Además, esto también significa un retorno de la inversión más rápido.

Es posible que puedas publicar más anuncios de YouTube por menos dinero en ciertos mercados, como el sudeste asiático, pero eso podría hacer que la campaña sea susceptible a granjas de clics y dividir la demografía de tu audiencia.

75 millones de visitas en 24 horas no es un número impresionante si el 99% de los espectadores rebotan y nunca regresan.

Hace solo unas semanas, YouTube anunció que su sistema TrueView, que permite a los anunciantes comprar vistas de manera efectiva al colocar sus publicaciones de video en pre-rolls que se reproducen antes que otros videos, ya no contribuiría a sus cálculos de listas musicales.

5) No alimentar el algoritmo con activos

Facebook Business Manager le puede ofrecer automáticamente a diferentes grupos de personas el contenido creativo que mejor funciona entre ellos.

Esto quiere decir que, si ingresas múltiples variables, por ejemplo, diferentes portadas o subtítulos, el sistema ejecutará pruebas, mezclará y combinará información para encontrar la mejor configuración.

Para ilustrar este ejemplo, podemos decir que una portada A puede conducir a una mayor interacción entre los jóvenes de 18 a 24 años, mientras que la portada B podría resonar más en el grupo de 25 a 34.

Por lo general, el algoritmo tarda un par de días después de lanzar una campaña, o alrededor de las primeras 50 conversiones, para completar su fase de aprendizaje y determinar cuál es la ruta más fructífera. Cuando el rendimiento disminuye claramente, suele ser el momento de actualizar la creatividad.

6) Agotar recursos innecesariamente.

Los activos creativos están en el corazón de cualquier campaña de marketing con buenos resultados.

Si bien las imágenes, los videos, los gifs y el texto que llaman la atención a veces requieren una reflexión seria y mucha energía, la inversión tiene rendimientos decrecientes.

Llegará a un punto en el que podrías gastar $5.000 más en CGI o efectos secundarios para generar ingresos de solo $ 300, o un aumento porcentual marginal en la participación de la audiencia.

Haz tu mejor esfuerzo sin hacerlo todo, y recuerda que las diferentes plataformas tienen (1) normas de formato diferentes, también conocidas como vertical frente a horizontal, y (2) diferentes audiencias con diferentes preferencias.

7) Apostar todo lo que tienes de forma aislada

Es tentador utilizar todos los recursos disponibles en algunos eventos, por ejemplo: amplificando la semana de lanzamiento del álbum gastando la mayor parte de un presupuesto publicitario. Sin embargo, una campaña de conocimiento de marca de bajo gasto y que sea siempre activa puede generar una mayor participación.

Al mantener y nutrir tus grupos de audiencia que son el objetivo de tus anuncios, tus solicitudes de activación real (por ejemplo, anuncios de conversión, también conocidos como “comprar esto” o “transmitir eso”) pueden parecer menos invasivos cuando sea el momento adecuado para preguntar.

8) Esperar demasiado para probar nuevos formatos.

Cada vez que surge un nuevo camino para el marketing digital, por ejemplo, cuando TikTok, o Instagram Stories apoyó por primera vez los anuncios publicitarios en marzo pasado, puede ocurrir un desajuste entre la oferta y la demanda durante los primeros días.

Los anunciantes más grandes, siempre escépticos, dejan de invertir y se adhieren a lo que saben, lo que hace que el espacio publicitario disponible en el nuevo formato sea más abierto, menos ruidoso y, en consecuencia, más barato que las alternativas, el momento perfecto para que los equipos de artistas experimenten.

9) Confundir curiosidad con intención

Algunas métricas de consumo y compromiso disminuyen a medida que la creatividad se reduce en partes cada vez más pequeñas.

Estas estadísticas, por ejemplo, los contadores de vistas de tres segundos, o las tasas de apertura de correo electrónico, pueden ayudar a indicar la salud de tu audiencia en línea, pero es difícil decir si estos números representan la voluntad abierta de un fan para darte su apoyo.

Después de que los fans hagan clic en un anuncio, ¿cuántos de ellos realmente compran un producto?

Los especialistas en marketing que se especializan en medios de pago a menudo piensan que pueden tomar siete impresiones (alguien que ve un anuncio de un artista siete veces) antes de que alguien se familiarice lo suficiente para que le otorgues tu apoyo. Sin embargo, algunas de esas impresiones son orgánicas, por ejemplo, a través de la cobertura de prensa o una función en la canción de otro artista. La inversión publicitaria rara vez ofrece éxito por sí sola.

10) Reacción exagerada a las respuestas negativas

Si publicas un anuncio online o si aumentas una publicación y los comentarios no dan el resultado esperado, no te asustes.

Los anuncios interrumpen la experiencia de las personas, recuerda esto.

Es fácil olvidar que la respuesta positiva que estás buscando no es un comentario feliz sino una acción deseada, tal como hacer clic en algún contenido de interés.

Pocas personas harán clic en un enlace y comentarán. Dicho esto, si crees en aceptar los comentarios, no está de más examinar las reacciones y ver si hay alguna validez en algunos de los mensajes más duros que la gente deja en tu publicación

11) Gastar por encima de tus posibilidades reales

Esto quiere decir que no debes sentirte en desventaja si no estás gastando $1000 con cada herramienta de marketing que utilices. Puedes aprovechar los servicios gratuitos, como Facebook Business Manager, que ofrece Facebook, Instagram y Messenger, para programar y aprender de poderosas campañas de pago.

Muchas otras herramientas de terceros se venden a sí mismas tomando datos de las principales redes sociales y presentándolos de diferentes maneras, pero la mayoría no agrega mucho valor; tan solo un número limitado de estas herramientas suelen ser agradables en el mejor de los casos.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 Votos, Promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

2 Comentarios

Dejar un comentario