Salud

Salud y Música | Recomendaciones para evitar lesiones por movimiento repetitivo

Salud y Música | Recomendaciones para evitar lesiones por movimiento repetitivo
 ¿Alguna vez has oído hablar acerca de comparar a los músicos profesionales con atletas de alta competición?

Al igual que los nadadores o futbolistas profesionales, los músicos profesionales pasan años de formación, perfeccionando su técnica y práctica durante horas de manera diaria para que cuando llegue el momento, sus habilidades estén afiladas. Y, de igual modo que los atletas, los músicos pueden lesionarse haciendo aquéllo que aman (y que tu disfrutas).


Artículos relacionados:


Para muchos músicos, los problemas físicos vienen en forma de lesiones por esfuerzo repetitivo. Como resultado de una técnica inadecuada, exceso de ejercicio, o simplemente mala suerte, las lesiones por esfuerzo repetitivo a menudo pueden comenzar como dolor, y si no se trata correctamente, puede empeorar y convertirse en una enfermedad profesional.

Una gran mayoría de las lesiones relacionadas con la música puede ser tratada con un cuidado y tratamiento adecuados.

Para mantenerse tocando música de una manera saludable a continuación tienes una serie de consejos.

Conceptos básicos sobre las lesiones por esfuerzo repetitivo

En muchos casos los músicos presentan lesiones por un uso excesivo de las extremidades y pueden manifestarse en cuello, hombros, parte superior de la espalda, omóplatos, dedos… El uso excesivo de cualquier parte de nuestro cuerpo pueden causar un problema.

Aunque muchos músicos pueden estremecerse con la palabra “tendinitis” esto queda lejos de ser una sentencia de muerte para una carrera musical. Es importante entender que la tendinitis es un diagnóstico que literalmente significa inflamación de los tendones.

Si bien es cierto que en algunos casos los tendones pueden estar tan dañados que puede esto poner fin a una carrera musical, para la gran mayoría de los pacientes es muy tratable.

Por otro lado tenemos el síndrome del túnel carpiano. Esta tiende a ser una enfermedad de pacientes mayores y se refiere al túnel en la muñeca a través del cual pasan todos los tendones de la mano y el nervio mediano. A medida que envejecemos, nuestros tendones se hacen más gruesos, como parte de un desgaste natural y del proceso de desgaste. El túnel sólo se tiene en una cierta cantidad de la superficie, por lo que si cada tendón se hace más grande, hay menos espacio para el nervio.

A continuación se ofrecen una serie de medidas preventivas.

Presta atención a tu cuerpo

Un gran error que cometen los músicos es que no escuchan a su cuerpo, brazos… Incluso si no sientes dolor, y tus brazos se sienten cansados y pesados, toma nota y descansa antes de que comience el dolor.

La conciencia de sí mismo  y la autodisciplina  cuando se trata de tus límites físicos como un músico puede marcar la diferencia entre permanecer saludable como músico o estar sentado en la sala de espera con un dolor de codo, la muñeca o el hombro. Muchas de las lesiones ocurren porque muchos músicos simplemente no se detienen cuando en realidad saben que debería. No eres un robot…

Toma descansos o baja la intensidad

Si comienzas a sentir debilidad, pesadez, dolor o fatiga, tomar un verdadero descanso. Para, deja tu instrumento, y haz algo diferente. Se recomienda, además, que si decides descansar de tu instrumento no vayas directamente al teclado del ordenador. En tus vacaciones haz algunos ejercicios de postura simples o estiramientos.

Si te sientes con molestias debido a un régimen de práctica rigurosa trata de suavizar el ritmo de trabajo. Si por ejemplo te encuentras con un pasaje particularmente difícil y cada vez que intentas reproducirlo algo te duele, puedes trabajar en alguna otra sección. Siempre hay que dar un paso atrás en los primeros signos de uso excesivo y no llevar las cosas hasta el punto de que te duela mucho y no poder tocar más.

Simplemente reprogramando tus horas de práctica puedes marcar una diferencia. En lugar de tocar durante una hora, toman un descanso, y seguir tocando durante más horas puedes por ejemplo tocar dos horas por la mañana y sólo una hora por la tarde o la noche. Incluso un pequeño cambio como ese puede reducir la presión sobre los brazos y las manos.

Toma una lección

Especialmente si eres un músico autodidacta y comienzas a sentir síntomas de uso excesivo, considere invertir en una lección o dos con un maestro capacitado con experiencia y que te oriente en temas de ergonomía, es muy fácil haber cogido malas prácticas posturales.

Un buen profesor puede ver cómo tocas y mostrarte cual sería una técnica adecuada. Esas cosas pueden ayudarte antes de llegar a el punto en el que tengas la cita tengas que pedirla a un médico.

Optimiza la configuración de tu equipo

Lo creas o no, lo que haces en el teclado del ordenador puede tener un efecto significativo en cómo tocar  tu instrumento sin esfuerzo. “Un ordenador portátil se ha convertido en un dispositivo muy común y es ergonomicamente una de las peores disposiciones físicas para las manos, piensa que no tienes nada para descansar las muñecas, y es casi como tocar el piano en un ángulo equivocado, con un bloque de seis pulgadas de cosas entre tu y las teclas. Es mejor pensar en el ordenador y el piano como con la misma configuración. Necesitas el teclado en una posición cómoda en frente de ti con la pantalla y directamente en frente de tus ojos.

Para ayudar a aliviar la tensión de utilización del ordenador portátil en las manos, es recomendable la compra de un teclado de ordenador modular y poner la propia computadora portátil en sobre algo que permita elevar la pantalla al nivel del ojo, como si estuviera leyendo las partituras en el piano con las manos en la altura del teclado.

Considérate como un atleta

Al igual que los atletas, los músicos utilizan sus cuerpos para su subsistencia. Los músicos deben entender que su sonido no viene sólo por sus instrumentos. El sonido proviene del cuello, los hombros y los brazos, y luego desde el instrumento. A menudo, los músicos van a “divorciarse” del aspecto físico de su interpretación y pasar por alto el hecho de que hay un cuerpo entre su creatividad y sus instrumentos.

Un buen bateador no culpa a su bate si golpea repetidamente. Ello se ve en el swing, la posición del codo, la forma de los hombros…. Si hay dolor, un músico también tiene que mirar las cosas como la alineación y la postura, y qué tipo de entrenamiento se puede hacer para ayudar a aliviar el problema.

A menudo, ambos, tanto músicos como atletas participan en el comportamiento de lo que podría llamarse “guerrero de fin de semana” tomándose con calma durante la semana para luego durante el viernes y/o sábado, tocar cinco sets, conciertos de tres horas, giras dónde sobretodo se toca los fines de semana. Lo cierto es que no es lo más saludable.  Tratar de practicar un par de veces más durante la semana para prepararse para la “batalla” es sin duda una buena cosa.

También, al igual que hacen los atletas, asegúrate de calentar antes de tocar, estirar antes y después, y aplicar hielo a un área sensible después de su uso, si lo sientes dolorido.

Ejercicio lejos de tu instrumento

Mantener todo el cuerpo fuerte y flexible puede asegurarte que seas capaz de reproducir música durante décadas.

Las actividades como el yoga y el Tai Chi también son buenas, ya que se centran en el equilibrio y el uso de grupos musculares grandes para contrarrestar toda la actividad ocurre en los músculos más pequeños en las manos y los antebrazos.

Recomendable prestar atención a todo el cuerpo, en lugar de sólo la parte que te está dando problemas. Por ejemplo si tus hombros y espalda superior son débiles, entonces tu antebrazo va a tener que trabajar muy duro. También hay que pensar en la postura y la alineación, no sólo sus manos. Cuanta más soltura y flexibilidad tengas en tus músculos, de manera más efectiva y fácil serás capaz de tocar.

Saber cuando ver a un médico

Si tienes un dolor real que interfiere con tu interpretación, busca atención médica.

Ten en cuenta que muchos de los médicos no saben mucho acerca de los músicos y pueden llevarte a seguir tocando, pero eso si, tomándote la medicina anti-inflamatoria. Mucho cuidado, los analgésicos pueden enmascarar los síntomas y solo encubrirás el dolor cuando tal vez el problema provenga de tu técnica o estilo de vida.

La salud es una cosa muy seria y el cuerpo la herramienta de trabajo. Desde aquí te recomendamos que visites a un médico o fisioterapeuta a ser posible, que conozca lo significa ser músico y/o especializado.

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario