Autogestión Management

4 Tipos de Personas Que No Quieres En Tu Banda

5 tipos de personas que no quieres en tu banda

Las bandas son ecosistemas delicados, incluso cuando solo son de dos miembros.

La diferencia que exista entre sus miembros, puede ser el desencadenante de una música realmente especial, el pequeño nido donde crece un tipo muy específico de creatividad.

Esa rareza, también puede ser la razón por la cual una banda no dure mucho tiempo, haga “mala” música, o dure demasiado cuando no está ocurriendo nada satisfactorio para ninguno de los miembros… o incluso algo peor.

Por esta razón, es útil ser selectivo al formar tu banda y ser capaz de detectar defectos graves en posibles compañeros de banda.

Si bien es cierto que puedes apreciar el genio creativo de alguien, su personalidad o sus hábitos pueden no alinearse con los tuyos incluso que estén lejos, lo que hace poco probable que sea una combinación sostenible.

Hay, por supuesto, varios tipos de personas con las que no querrás estar en una banda (sexistas o violentos, por ejemplo), pero ¿realmente querrías trabajar con esas personas en cualquier contexto?

Para los propósitos de este artículo, estamos hablando de los tipos de personas con las que es una mala idea formar equipo en el campo específico de una banda.

Por ello, preparamos una lista de los cinco tipos de personas de las que tendrás que cuidarte:

1. El que toca en Nosecúantas Bandas Más

Está bien, incluso es positivo, si la gente toca en varias bandas y siente una gran conexión con cada una de ellas, además del capital social y cultural que eso conecta con tu banda en cuestión.

Puede ser genial para la propia creatividad, interactuar con diferentes tipos de trabajo musical, diferentes géneros, diferentes músicos, etc.

También puede fomentar el espíritu de comunidad. Pero, lo que no quieres fomentar es la idea de que tu banda solo pueda programar conciertos, procurando que no entren en conflicto con los horarios de las otras 14 bandas de uno de sus miembros.

No podemos imaginar cómo alguien podría ser capaz de estar en tantos proyectos al mismo tiempo, a menos que escribir/ensayar/grabar/viajar sea una prioridad muy baja para tu banda.

De lo contrario, evita al músico que tiene demasiados compromisos. Notarás que lentamente te vuelves loco intentando siquiera practicar.

2. El Que Se Escabulle

Nadie se divierte cargando la furgoneta después de un concierto, ni cargándola y/o descargándola al ir a las sesiones de ensayo.

Por ello, ten cuidado con quien se haga el sueco con esta obligación, con el miembro de la banda que no lo asume como parte del trabajo de estar en una banda que no puede pagar roadies (que por regla general, ocurre en casi todas las bandas).

Esta evasión de la responsabilidad también puede traducirse en no pagar la parte del alquiler del local de ensayo, cuando el presupuesto de la banda es bajo (que también, ocurre con casi todos los presupuestos de las bandas).

Cuando un miembro de la banda, no carga con su parte de responsabilidad acordada, la tuya se vuelve más pesada, y a menos que desees el (supuesto) poder adicional que puede brindarte la tarea de trabajar más, evita seguir con este tipo de personas.

3. El Fiestero

Puede que ya lleves dos años sobrio, pero solo porque sabes cómo el estar alcoholizado puede arruinar las cosas.

No querrás a alguien en tu banda que estropee una y otra vez los conciertos por no estar lo suficientemente sobrio para saber qué canción se supone que deberían estar tocando, o incluso saber para qué son los trastes.

La recomendación general aquí es buscar a alguien que sepa cómo mantener la compostura, o al menos (lo decimos con sorna) pueda tocar en su peor estado.

Otra ventaja además es que ese alguien serio (que no aburrido) que hace las cosas bien, no te meterá en problemas si en circunstancias cuando tenga que pasar por aduanas, controles policiales rutinarios porque necesitan llevar drogas cuando salen de gira.

Todos somos libres y a la vez responsables de nuestros actos.

Y me permito recordar el dicho de “Quién a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.

4. El que Solo se Escucha a sí Mismo

Una banda llena de gente que compite para ser escuchada y que no puede ser feliz a menos que esté tocando constantemente, es posible causa para una terrible experiencia musical.

Incluso una banda con solo uno de estos tipos puede seguir siendo la receta para una banda triste que nunca será tan buena como podrían llegar a ser, debido a que una persona siempre está presionando a los demás miembros, ya sea que las canciones lo necesiten o no.

Evita este perfil. Encuentra a la persona que entiende la dinámica de las canciones (ya sea que las esté escribiendo o no), trabaja con los miembros en lugar de hacerlo contra ellos y comprende la delicada importancia del espacio y las notas.

En última instancia, no existen reglas inflexibles sobre con quién si y con quién no deberías estar en una banda. Sentido común, respeto, trabajo una visión compartida. ¡Parece fácil!

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario