Marketing

Tendencias en la industria musical. El efecto Shazam. Parte 4

tendencias industria musical shazam
Escrito por José Luis López

En 2012, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España publicó un informe donde se informaba que el Pop, al parecer, era cada vez más suave, fuerte y predecible, el reciclaje de los mismas pocas progresiones de acordes. El estudio analizó 464.411 grabaciones populares de todo el mundo entre 1955 y 2010, encontró que la música más consumida en el nuevo milenio demuestra tener menos variedad en las transiciones de tono que la de cualquier década anterior. Los investigadores concluyeron que las viejas canciones se podrían hacer sonar “nuevas y de moda” con sólo refrescar la instrumentación y el aumento de “la intensidad media.”

El problema no son nuestras estrellas del pop. Nuestros cerebros están diseñados para preferir melodías que ya conocemos. (David Huron, musicólogo de la Universidad Estatal de Ohio, estima que al menos el 90 por ciento del tiempo que pasamos escuchando música, buscamos canciones que hemos escuchado antes.) Esto se debe a canciones conocidas que son más fáciles de procesar, y el menor esfuerzo necesaria para pensar en algo, ya sea una canción, una pintura o una idea, nos tiende a gustar más. En psicología, esta idea se conoce como la fluidez: cuando una pieza de información que se consume con fluidez, se desliza perfectamente en nuestros patrones de expectativas, nos llena de satisfacción y confianza.

“Las cosas que nos son familiares nos son reconfortantes, sobre todo cuando uno se siente ansioso,” Norbert Schwarz, profesor de psicología en la Universidad del Sur de California, que estudia la fluidez, comenta que. “Cuando estás de mal humor, quieres ver a tus viejos amigos. Esto creo que se asigna a una gran cantidad de consumo de medios. Cuando uno está estresado, no deseas poner en una nueva película o una pieza difícil de música. Lo que quieres es algo viejo y familiar “.

Sería demasiado simplista decir que la música es una carrera en una sola dirección, hacia un más simple, fuerte y repetitivo pop. Ahora que los sellos reconocen que el hip-hop y el country realmente son populares, se han creado nuevos sonidos innovadores mediante la mezcla de los géneros con el pop tradicional. Una de las canciones más populares de este verano pasado, “Problem“, combina una melodía de saxo, voces al estilo pop de los ’90s, un coro susurrando, y un verso de rap femenino. Algo totalmente extraño y, por un tiempo, en todas partes. Greta Hsu, profesor asociado en la Universidad de California en Davis, quien ha realizado investigaciones sobre mezcla de géneros en Hollywood, comenta que a pesar de la mezcla de categorías es arriesgado, los híbridos pueden convertirse en éxitos sobresalientes, porque apelan a múltiples audiencias y forma simultanea es fresco y familiar.

Los fans de la música también pueden encontrar consuelo en el hecho de que los datos no se han hecho cargo del proceso de composición. Los productores y los artistas prestan mucha atención a las tendencias, pero no están nadando en las hojas de cálculo tanto como lo hacen los hombre de traje de las discogáficas. Tal vez una razón por la que las máquinas aún no han invadido la sala de grabación es que los oyentes prefieren ritmos que son sutilmente defectuosos. Un estudio de Harvard en 2011 encontró que la música interpretada por percusionistas robóticos y otras máquinas a menudo no acaban de agradar del todo a nuestros oídos por ser demasiado precisos. “Hay algo perfectamente imperfecto acerca de cómo los seres humanos tocan los ritmos”, dice Holger Hennig, el investigador de física de Harvard que dirigió el estudio. Hennig descubrió que cuando los músicos experimentados tocan juntos, no sólo cometen errores, sino que además también construyen fuera de esas pequeñas variaciones para mantener una canción en vivo desde un patrón.

Internet nos puede conectar con una cantidad asombrosa de música, pero gran parte de ella es salvajemente experimental, incluso brillante. Servicios de streaming como Spotify y Pandora han permitido que se forman bibliotecas de música que décadas atrás no habrían encajado dentro de la tienda de discos más grande en el mundo. Estos servicios también son búsquedas y de una forma exquisitamente personal. “Una cosa acerca de Pandora que no es evidente para las personas que lo utilizan es que el servicio no es sólo un algoritmo” comenta Eric Bieschke, científico jefe de la empresa. “Tenemos docenas y docenas de algoritmos que conectan a las personas a la música de diferentes maneras, como género, popularidad, repetitividad. Entonces tenemos un meta-algoritmo que dirige todos los algoritmos, como un director delante de una sinfonía que sólo está trabajando para una sola persona “.

Mientras que los fans pueden enterrarse en toneladas de música de fácil acceso, “Top Hits” de hoy sigue siendo el número 1 de la playlist en Spotify, y la estación más popular de Pandora es “Today Hits.” Incluso cuando se nos ofrece un universo de música, la mayoría de nosotros preferimos para escuchar lo que pensamos que todos los demás están escuchando.

(Adaptado y traducido por José Luis López de “The Shazam Effect”, Thompon, D, TheAtlantic.com)

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

José Luis López

CEO y Co-Founder de PromocionMusical.es
Consultor y formador independiente especializado en industria musical, mundo digital, autogestión y emprendedurismo.

Dejar un comentario