Marketing

Psicología de una canción pegadiza

Psicología de una canción pegadiza
Escrito por Mario Hernández

A todos nos ha ocurrido que una canción se mete en tu cabeza para repetirse mentalmente de manera continua durante días e incluso meses.

El tópico interesante para los psicólogos es que les muestra una parte de nuestro cerebro que está fuera de control, haciendo que la canción llegue sin permiso y se niegue a desaparecer.

El recordarla continuamente puede venir producido por haber estado expuesto a esa canción recientemente. Otro factor no muy sorprendente es que cuánto más la escuchamos, más nos enganchamos mentalmente a su melodía.

Sin embargo, también puede ocurrir que se nos repita sin haberla escuchado desde hace tiempo. Puede ser simplemente por el hecho de leer la palabra o frase que lleva por título esa canción.

Pero el caso más curioso es el que se manifiesta por medio del fenómeno “memoria involuntaria”, el cual origina por ejemplo el deseo de comer algo por haberse producido una imagen visual en nuestra cabeza o pensar repentinamente en un amigo que no vemos de hace tiempo.

Surge debido a que nos encontremos saturados o tengamos estrés. Ante estos síntomas, nuestro cerebro busca instintivamente desconectar de todo a través de un estímulo agradable y no demasiado complejo. Es por ello que recurre a canciones populares, aunque pueden no ser de nuestro agrado o fuera de los géneros musicales que solemos escuchar. A la vez, esto es un signo que explica por qué la música comercial suena parecida entre sí y que se base en dos características para intentar conseguir ser un hit masivo: tener una melodía alegre y sobre todo una línea fácil de escuchar y recordar.

La línea que marque el estilo de la canción será lo primero en lo que se fije un oyente, interiorizando el ambiente creado por el músico a partir de la aplicación de sus conocimientos musicales y estilo para transmitir. Cada vez que escuchamos nueva música lo hacemos detenidamente  y buscando un balance entre unidad y sentido, el papel de la calidad de sonido es determinante en este punto.

La primera estrofa marcará la decisión del oyente de seguir escuchando o rechazar su atención por falta de interés, así que debemos analizar si nuestra creatividad nos está llevando a desarrollar algo consistente y que los distintos instrumentos no suenen separados, haciendo la línea melódica más sencilla de seguir para el oyente aunque las líneas de cada instrumento sean complejas.

Conseguir esa identidad de la canción que logre conectar con la audiencia será el foco para que nuestra canción actúe como una canción pegadiza con el fin de que “enganchemos” a los oyentes a escuchar más a fondo y de manera más reiterada nuestra música.

[photo steve101 – Headphones and music notes]

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sobre el autor

Mario Hernández

Músico autodidacta y estudiante de Administración y dirección de empresas buscando nuevas posibles vías dentro de la industria musical. Actualmente comenzando un proyecto de composición musical para medios audiovisuales al mismo tiempo que trabajando en proyectos personales.

Dejar un comentario