Orquestas Sinfónicas

Teatro Nacional de Croacia “Ivan pl. Zajc” de Rijeka

La tradición de la vida teatral continua en la ciudad de Rijeka tiene más de dos siglos. El primer edificio del teatro se completó en 1765, sin embargo, como también sirvió para otros fines, la construcción de un nuevo teatro se inició a fines del siglo XVIII.

El nuevo teatro fue terminado y abierto al público por un distinguido ciudadano y comerciante Andrija Ljudevit Adamić en 1805.

Como una obra maestra arquitectónica notable con una vista frontal clásica, un gran auditorio y tres palcos, el Teatro Adamich ha sido el centro de la vida del teatro en Rijeka (Fiume) durante los últimos ochenta años.

Ofreció principalmente actuaciones de invitados de Italia, pero a veces también compañías de ópera y teatro alemanas. Sin embargo, como en los años ochenta del siglo XIX algunos teatros europeos habían sido destruidos por el fuego, hubo que implementar medidas de seguridad en todas las ciudades del Imperio Austro-húngaro.

Dado que el Teatro Adamich no cumplía con los requisitos necesarios para un funcionamiento seguro, el organismo representativo del municipio de Rijeka tomó la decisión de derribar el edificio del teatro existente y construir uno completamente nuevo, moderno y contemporáneo, que cumpliera con todos los estándares de Europa Central.

En 1883, cuando las autoridades del municipio, encabezadas por el célebre alcalde Giovanni Ciotta, nieto del aún más renombrado Ljudevit Adamić, decidieron que se construyera un nuevo e imponente edificio teatral, debieron ser conscientes de que esta acción iba a tener efecto sobre los siglos por venir.

La espaciosa plaza Ürmeny fue elegida como escenario, mientras que el proyecto se encargó en Viena, en el estudio de arquitectura especializado en teatros, a los arquitectos Herman Gottlieb Helmer y Ferdinand Fellner.

Todos los principales teatros croatas fueron construidos en la segunda mitad del siglo XIX, siendo el de Rijeka el segundo, después del de Osijek (1865) y antes de los de Split (1893) y Zagreb (1895).

Después de largos preparativos y dos años de construcción y expectativas impacientes, fue el 3 de octubre de 1885 cuando finalmente se inauguró el nuevo Teatro Municipal (Teatro Comunale). Dos grandes óperas se habían preparado cuidadosamente para esa ocasión festiva, a saber, Aida de Verdi y La Gioconda de Ponchielli.

Los primeros visitantes y numerosos invitados pudieron disfrutar paseando por el imponente edificio del teatro, obra maestra de la arquitectura de la época, presentándose en toda su belleza, con impresionantes estatuas y ornamentos realizados por el famoso escultor veneciano August Benvenuti y el techo pintado por el pintor Franz Matsch, junto con sus aún más famosos hermanos Gustav y Ernest Klimt.

Las dos óperas fueron dirigidas por Gaetano Cimini, mientras que las estrellas de la noche fueron cantantes populares y muy favorecidas, Medea Borelli, Clotilde Sartori y Mary Guttemberg. Todo el mundo también pudo presenciar verdaderas maravillas tecnológicas de su tiempo, a saber, la primera bombilla eléctrica y el primer teléfono de la ciudad.

 El público de Rijeka siempre había amado el teatro y esperaba con impaciencia las nuevas presentaciones de sus compañías de ópera y comedia favoritas de Milán, Venecia y otros centros teatrales.

Desde sus inicios, Thalía de Rijeka fue visitada por numerosas personalidades del teatro célebres, como los jóvenes pero ya famosos compositores Giacomo Puccini y Pietro Mascagni, este último dirigiendo su ópera Il piccolo Marat, y luego también la gran actriz Irma Gramatice, nacida en Rijeka. 

El mayor tenor de su tiempo, Enrico Caruso, tuvo una aparición especial en el teatro de Rijeka en 1898, mientras que el célebre Beniamino Gigli cantó en Aida en 1941. Numerosas estrellas de la actuación actuaron en el teatro, como Ernest Rossi, Ermeteo Novelli y Ermeteo Zacconi Pero la mejor para ser recordada fue la gran actriz trágica Sarah Bernhardt, que actuó con su compañía en La Dame aux Camélias de Dumas en 1899. El poeta y artista Gabriele D’Annunzio visitó el teatro en 1907.

El teatro de Rijeka cambió su nombre varias veces durante su rica historia. Habiéndose llamado Teatro Municipal (Teatro Comunale), en 1913 pasó a llamarse Teatro Verdi, en honor al mayor compositor de ópera italiano, una elección lógica ya que desde sus inicios había sido principalmente un teatro de ópera y con razón de acuerdo con las preferencias mostradas por su audiencia.

Sin embargo, debido a circunstancias históricas y políticas, ni los artistas croatas ni los de lengua croata tuvieron acceso al teatro hasta finales de 1945, cuando, al igual que otras instituciones teatrales nacionales permanentes en el país y en el extranjero, se fundó el Teatro Nacional de Rijeka, con la compañía croata así como la italiana, también la compañía de ópera y ballet.

Poco después, se nombró a la primera dirección. Otra fecha histórica para el teatro siguió cuando el 20 de octubre de 1946 fue la primera vez que se representó una obra de teatro en lengua croata, Dubravka de Ivan Gundulić, dirigida por el Dr. Marko Fotez, con Marija Crnobori en el papel de Dubravka. Pronto siguió la primera ópera cantada en croata, es decir, Nikola Šubić Zrinjski de Ivan Zajc, dirigida por Boris Papandopulo.

Luego fue el turno de la obra en italiano, il Burbero benéfico de Carlo Goldoni. En 1953, el teatro recibe un nuevo nombre en honor a otro compositor, esta vez el más grande compositor croata y ciudadano de Rijeka, Ivan Zajc, que ya en 1857 dirigió el Nabucco de Verdi en este teatro, así como muchas otras óperas de Verdi más tarde. Fue en 1860 cuando su propia ópera Amelia fue interpretada y acogida con fuertes ovaciones por parte del público, que así celebró tanto la obra como al joven Maestro.

Web Oficial de la Orquesta >>

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario