imb-mktng-2020-22-pmes-web-robapaginas-v1
Marketing

Barreras de la Monetización del UGC en la Industria Musical

Para desbloquear la monetización de UGC (Contenido Generado por el Usuario), las industrias de contenido y tecnología deben trabajar mejor juntas. Cuando se trata de la industria de la música, la complejidad y la naturaleza engorrosa de los marcos de licencias ha sido una frustración para las plataformas tecnológicas desde que comenzó la era digital.

Por otro lado, los titulares de los derechos musicales se han sentido frustrados por las plataformas tecnológicas que aparentemente se esconden en un puerto seguro: aprovechar los marcos legales actuales de ‘puerto seguro’ como una forma de evitar entrar en negociaciones de licencias en una etapa anterior de desarrollo y subvalorar el precio de contenido.

Comunidades de Contenido y Licencias de Contenido

Las frustraciones y preocupaciones de las “comunidades de contenido” (titulares de derechos, creadores) y las “comunidades tecnológicas” (desarrolladores de plataformas y emprendedores) tienen validez en ambos lados.

La concesión de licencias de contenido es onerosa y compleja, y las plataformas la consideran una limitación para la innovación. Sin embargo, esas plataformas no atraerían usuarios y crecerían como entidades comerciales si no fuera por el uso de contenido profesional.

La idea de “licencias de innovación” no es nueva para las industrias de contenido, que a menudo están dispuestas a otorgar licencias de una parte de sus catálogos (con un uso definido) a empresas emergentes de tecnología. Sin embargo, los casos exitosos de un enfoque de este tipo que conducen al crecimiento de la plataforma y al éxito a largo plazo son muy pocos y distantes entre sí.

El UGC deja la elección del contenido al usuario, y los consumidores no piensan en términos de catálogos y derechos limitados, incluso si los términos y condiciones ayudan a mejorar la educación sobre derechos de autor; los usuarios quieren crear sin preocuparse por las implicaciones.

En este sentido, los enfoques tradicionales para la concesión de licencias de contenido no funcionan de manera eficaz. En cambio, sostenemos que la idea de la licencia de innovación debe implementarse a escala, de modo que las nuevas plataformas innovadoras puedan considerar una “caja de arena” de contenido disponible para que creen nuevas funciones y fomenten nuevos comportamientos de consumo.

El modelo de innovación actual es ‘al revés’, con nuevos participantes como TikTok o Peloton aparentemente dispuestos a correr el riesgo de ‘crecer primero, licenciar después’, hasta el momento en que estén en una posición (o se vean obligados) a negociar con los propietarios de contenido. Por su naturaleza, este sistema significa que solo los jugadores de tecnología más fuertes y más grandes vienen a la mesa para licenciar catálogos completos, y muchos más simplemente nunca llegan a esta etapa.

Incluso si las empresas de tecnología consideran que su innovación es más UGC que contenido profesional, deben comprender que la concesión de licencias de actividades relacionadas con UGC es fundamental para el éxito y el crecimiento futuros de sus plataformas.

Por otro lado, los titulares de derechos ven riesgos potenciales con licencias basadas en innovación más permisivas. Muchos titulares de derechos sienten que el sentido de obligación para con sus creadores significa que deben evitar riesgos, incluso si quisieran correr más riesgos con la concesión de licencias.

En resumen, no existe un método eficaz o conveniente mediante el cual los propietarios de contenido puedan ofrecer licencias de innovación a escala para plataformas más nuevas o más pequeñas. En cambio, la posición “predeterminada” de los propietarios de contenido ha sido agitar la “varita de derechos de autor”, esperando que los posibles licenciatarios hagan todo el trabajo pesado requerido en términos de tecnología, informes y, por supuesto, sistemas de pago.

Todo esto ha tenido el efecto de reducir la motivación en ambos lados, lo que significa que muchas tecnologías nuevas preferirían operar con estrategias de comercialización que eluden las licencias o intentan evitarlas por completo.

Se argumenta que las empresas de contenido deberían, en cambio, convertir su misión en monetizar mejor la música a través de las redes sociales y los videos. Mientras tanto, los actores de la tecnología deben reconocer los derechos de autor y la propiedad intelectual, tanto antes como con un respeto más profundo por las obras y el valor de los creadores. Es su trabajo el que proporciona el combustible que impulsa los motores tecnológicos.

Las estructuras de licencias tradicionales no están diseñadas para monetizar el nuevo crecimiento. Algunas plataformas tecnológicas han afirmado la necesidad de asegurar cientos o incluso miles de acuerdos para cumplir con los requisitos para tener “licencia completa”.

Esto también incluye datos detallados y requisitos de informes. Incluso con las plataformas más grandes, los acuerdos de licencia se realizan sin estos requisitos establecidos.

En consecuencia, incluso después de que los acuerdos estén en marcha, los titulares de derechos todavía se quejan de informes deficientes o falta de visibilidad sobre el uso del contenido. Faltan datos clave o los informes no se consideran una prioridad en la hoja de ruta de la asociación.

Las brechas actuales en la comprensión conducen a más que una brecha de valor, sino a una brecha de innovación. Si se aborda la brecha de innovación, las nuevas innovaciones llegarán al mercado más rápido y, potencialmente, también se monetizarán más rápido.


Fuente: MIDiA Research

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario