Marketing

Influencia de las tecnologías en la industria musical

impacto nuevas tecnologias industria musical

 

Las tecnologías pueden cambiarlo todo. En el caso de la industria musical, la ha destruido. Estos son los dos grandes cambios que se han producido:

– La distribución de tu música en tiendas a las que la gente acude a comprar.

– Cómo la gente descubre música.

La distribución de tu música en tienda a las que la gente acude a comprar

Una breve descripción de lo que ha sido la industria musical a lo largo de los últimos 100 años nos proporciona unos antecedentes para saber cómo están cambiando las cosas.

Imagina que has fabricado un reloj que quieres vender. Lo llevas a la relojería más cercana y le preguntas al propietario si puedes venderlo en su tienda. Él accede y te pregunta cuánto quieres ganar si se vende. Tú le respondes que unos 10 euros. Un mes más tarde, vuelves a la tienda. El reloj ya no está, y el propietario te da 10 euros. Sin embargo, no tienes ni idea de por cuánto se ha vendido realmente. Quizá lo regalaron, o quizá se vendió por un millón de euros.

Al día siguiente recibes una llamada de Henry, de la Distribuidora de Relojes El loro feliz y te comenta que es un distribuidor de relojes de una gran ciudad puede ayudarte a vender más relojes. En caso de que estés interesado, puedes enviarle todos tus relojes y él los almacenará, asegurará, hará stock, etcétera.

Además de almacenarlos, también te dice que tiene una fuerza de ventas formada por 40 personas que se recorren las relojerías del país promocionando los nuevos relojes a los propietarios, y que envía un catálogo cada mes por correo electrónico a 4.000 relojerías.

En su almacén, tiene 20 personas más que preparan, empaquetan y tramitan los pedidos. Si se daña un reloj, este se devuelve y Henry lo repara. Cada vez que un reloj sale del almacén, tú cobrarás independientemente de si Henry recibe ingresos.

Finalmente, Henryte da la oportunidad de comercializar tu reloj en la tienda. Por ejemplo, estará expuesto en el escaparate justo por donde pasa la gente.

A cambio de todos estos servicios, Henry te pide un 25% de los beneficios por cada reloj vendido. Si un reloj se vende por 10 euros, Henry se quedará con 2,50 y tú con el resto.

Pues esto es la industria musical, solo que en vez de relojes, se trata de CDs, y son las discográficas las que contratan a gente para fabricar sus «relojes».

Se trata de distribución y espacios en las estanterías

La industria musical trata de la distribución. La discográfica crea el «producto» y se lo da al distribuidor, y este lleva el «producto» a las tiendas. Entonces, la discográfica comercializa el «producto» para crear demanda.

Las tiendas tienen una cantidad limitada de espacio en estanterías, y solo pueden tener un número máximo de CDs en stock. Si un CD no está en una estantería, no puede venderse. Por lo tanto, conseguir un distribuidor fuerte es importante, puesto que puede hacer destacar los CDs, mientras que los más débiles quedan desplazados a un lado.

Las tiendas digitales como iTunes, Napster, Rhapsody, eMusic, etcétera, han transformado todo esto. Para empezar, tienen espacio de estantería ilimitado, lo que significa que puede haber de todo en stock.

Además, las tiendas digitales nunca escasean de existencias; tienen inventario virtual ilimitado que se va duplicando según la demanda. Ya no hay necesidad de fabricar CDs, enviarlos a un almacén, y después volver a enviarlos a una tienda a la espera de que los saquen de la caja y los coloquen en una estantería. En vez de esto, la música se envía una vez a un servidor y se queda ahí hasta que alguien la compra. Se puede encontrar de forma instantánea siempre que un cliente la busque. Cuando se adquiere, el comprador recibe una copia digital perfecta del original; no sale nada de ninguna estantería, todo está todavía ahí para que el próximo cliente la encuentre y la descargue.

En el método tradicional, cada CD que está en la tienda puede devolverse en cualquier momento por un reembolso total del precio. Una venta en el mundo digital no puede devolverse. Se sabe perfectamente lo que se ha vendido, sin preocupación alguna por las temidas «devoluciones».

Estos tres cambios: espacio de estantería ilimitado, existencias virtuales ilimitadas y las no devoluciones, hacen que los grandes almacenes y el personal de ventas se queden obsoletos. Esto significa que las cuatro mayores discográficas, también conocidas como las cuatro mayores distribuidoras, han invertido decenas de millones de dólares en infraestructuras que pronto quedarán obsoletas, puesto que ahora se trata de enviar una sola vez música u otros trabajos artísticos a una tienda como iTunes.

Por lo tanto, ¿quién tiene acceso a la distribución digital, y bajo qué términos de acuerdo?

(Traducido por Maria sánchez López para PromocionMusical.es. Fuente: Price, J. “Music industry survival manual TC.V1”)

 

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

1 Comentario

  • Este mismo ladrillo lo aplicáis a los vinilos los nostálgicos que estais deseando que fracase el CD si o sí, y el CD ES millones de veces más practico que los rudimentarios y arcaicos vinilos. Por desgracia el CD esta siendo muy dañado por “GENTE” de dicha forma de pensar y por el streaming que bien que esté, pero eso no quita para que a los que nos gusta el mundo digital y las nuevas tecnologías no puedan dejar al CD de música vivir tranquilo y poder poseer el formato físico como hacéis con esos “vinilos” y vivir la música digital tanto en soporte virtual como en CD e ir y gozar de ver los compact disc en una estantería para los amantes del coleccionismo físico digital, al igual que a los amantes del vinilo. Eso y que el CD aún no a muerto pero con las muestras de rabia por parte de los nostálgicos y la desesperación de muchos de que aún sobreviva acabará muriendo por desgracia. Por cierto el CD es de 1982 – 2022 dicen esperemos sea muchiiiiiiiiisimo más.

Dejar un comentario