Legal

Debate sobre Copyright e influencias artísticas

derechos de autor y copyright
Escrito por Mario Hernández

La semana pasada un caso jurídico en Los Ángeles dictó sentencia de que Blurred Lines, éxito de 2013 del que poseen los derechos de autor Pharrell Williams y el compositor Robin Thicke, infligía un perjuicio sobre el copyright de la canción de Marvin Gaye Got to give it up.  La cuantía a pagar a la familia Gaye, actual poseedora de los derechos, asciende a 7,3 millones de dólares.

sentencia pharrel williams marvin gaye

Incluso si te encanta Marvin Gaye y odias la misógina canción de Robin Thicke, esta sentencia puede convertirse en un terrible precedente como caso jurídico afectando a los músicos que tratan de crear nuevas canciones.

De la misma manera que en el famoso caso por el que Joe Satriani arremetió contra Coldplay por la similitud que tenía Viva la vida con su tema If I could fly; Blurred lines no toma nada directamente de Got to give it up, pero si escuchas ambas suenan muy similares.

Los abogados defensores argumentaron que William y Thicke habían intentado evocar ese sentimiento que transmitía Marvin Gaye con el fin de plasmarlo en su obra y que ese elemento no estaba sujeto a copyright. A pesar de este argumento, los jueces estuvieron en desacuerdo para terminar dándole la razón a la familia Gaye, lo que supone que para futuros casos similares podría tomarse éste en cuenta o como referencia.

En las últimas décadas se han ido incrementando este tipo de casos, como el que decretó que un artista no podía samplear o tomar muestras de otro sin previa aprobación de los poseedores de derechos.

Y a partir de ello nos planteamos la verdadera cuestión que nos concierne a los músicos:

¿Qué pasaría si el ambiente o la sensación que transmite una canción pudiera registrarse a través del copyright y los autores tuvieran la opción de demandar a terceros músicos por evocarlos?

Las nuevas corrientes musicales se generan alrededor de músicos y compositores que tienen un sonido parejo o incluso directamente copian de otros por esa influencia artística que les produce su trabajo. Con lo que los poseedores de derechos de grupos o artistas míticos y conocidos mundialmente podrían tener en sus manos un arma que limitase este proceso de creación a largo plazo.

En el supuesto de que el alcance del copyright llegue hasta elementos propios de obras pasadas, estaremos renunciando al desarrollo de estilos alternativos no pudiendo aplicar influencias en tu narrativa musical por el hecho de sonar parecido a una canción producida anteriormente.

En la mayoría de los casos, esta similitud a la obra anterior se debe a la admiración que se tiene a la banda y que ha incentivado transmitir a los demás esa pasión por la música a través de una nueva creación. Salvo excepciones de copiar con otros fines como la obra de esta sentencia, la cuál ha generado un ingreso de 5 millones de dólares a cada compositor según un testimonio en el caso jurídico y representa que el pago de 7,3 millones de dólares a la familia Gaye sigue sin suponerles una pérdida económica.

El único realmente perjudicado puede llegar a ser el músico que quiera crear nuevas canciones, ya que ahora pueden sacar provecho de esta sentencia los principales sellos y otros poseedores de derechos que más que por la parte artística miren por el beneficio económico que les conlleve su actividad en la industria musical.

Te invitamos a participar en este interesante debate comentando este post o en nuestras redes sociales 🙂

Aquí tienes el texto de la sentencia si estas interesado

Blurred Lines Trial – Gaye injunction motion – Williams + Thicke v. Gaye.pdf by Mark H. Jaffe

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sobre el autor

Mario Hernández

Músico autodidacta y estudiante de Administración y dirección de empresas buscando nuevas posibles vías dentro de la industria musical. Actualmente comenzando un proyecto de composición musical para medios audiovisuales al mismo tiempo que trabajando en proyectos personales.

2 Comentarios

  • Me cuesta encontrar en esta sentencia los argumentos técnicos objetivos que demuestren el infringimiento. Puede ser a causa de mi inglés que no es mi bueno. ¿Están descritos?

    • Hola Armando,

      como suele pasar en este tipo de sentencias, es complicado argumentar objetivamente. Sin embargo en la diapositiva número 8 (página 3 como tal del documento), inicia el apartado del argumento; en el que se expone que la familia Gaye tiene los derechos de ejecución, distribución y venta entre otros de la obra y de cómo se van a utilizar, quién, cuándo… Consecuentemente, cada uso comercial del material registrado estará sujeto a presunta expoltación desleal de los privilegios del poseedor de derechos.

      Esto todavía más llevado al propio caso se argumenta en la diapositiva número 11 (página 6 del documento) en la línea número 9 indica que existe un daño irreperable a la familia Gaye por cada venta que se produce de Blurred lines sin reconocer a Marvin Gaye como co-autor por su influencia con Got to give it up e ingresar una parte proporcional por dichas ventas a la familia Gaye.
      Posteriormente indica que por ley que la familia poseedora de derechos no puede ser compensada, a partir de lo que entra en juego el papel de jueces, musicólogos y abogados para justificar este argumento descrito.

      ¡Gracias por tu duda, puede ayudar a más gente también! Que sencillos no suelen ser estos casos

Dejar un comentario