Autogestión

Cómo salir adelante cuando todo te sale mal en una presentación

La sola idea de hacer un espectáculo lleno de errores en la presentación, problemas de sonido y un público desinteresado es algo que perturba el sueño de músicos de todas las tendencias.

¡Tiene total sentido también!

Después de gastar quién sabe cuánto tiempo, dinero y sacrificio personal al escribir y crear buena música, sientes mucha presión para ofrecer un show impecable en vivo cada vez que subes al escenario.

Pero aquí está el problema: las cosas salen mal en los shows en vivo constantemente, y los problemas que probablemente experimentes no siempre son predecibles o evitables, ni son anormales de ninguna manera.

!Especialmente cuando estás en la carretera tocando noche tras noche, con diferentes sonidos en diferentes salas, con distintos teloneros y audiencias, es un milagro que puedas rendir bien!

A continuación te traemos, junto a 2×3.cl, algunas maneras para salir adelante cuando todo te sale mal en una presentación.

Sé tan flexible como puedas respecto a los cambios de último minuto en el show

Si eres el tipo de músico cuyo mundo se acaba inmediatamente cuando los tiempos pautados cambian a último minuto o cuando te ves forzado a utilizar otros amplificadores en lugar de los tuyos sin previo aviso, entonces podrías tener que reevaluar tus expectativas.

A menos que te estés presentando en un teatro con todas las entradas vendidas, es probable que los horarios pautados se muevan un poco para satisfacer las necesidades de todos.

Además, los espacios para presentarse suelen operar en grados muy diferentes de profesionalismo.

Si tienes una banda independiente a punto de hacer un tour de un mes de duración, deberías esperar absolutamente que los problemas aparezcan como inconvenientes cambios de última hora.

Sin embargo, si bien estos cambios son molestos de tratar, normalmente son inevitables. En vez de luchar en contra de ellos o dejar que te molesten y te distraigan en tu presentación, solo da el mejor show que puedes y trata de minimizar cualquier otra variable.

Especialmente desde el punto de vista de la audiencia. Si el público ve que constantemente estás cambiando la configuración de tu amplificador y mostrando incomodidad, ¡también les incomodará a ellos!

Trata de ser flexible, estar bien preparado y esperar que ocurran cambios de último minuto, para que no destruyan tu noche.

Ten expectativas realistas

Los problemas menores tienen el poder de arruinar tus shows si tus expectativas no son realistas.

Dedicación, ambición y la búsqueda de la perfección son cualidades excelentes, tal vez esenciales en cualquier músico exitoso.

¡Deberías tener expectativas altas para ti mismo y tus metas como músico! Pero establecer expectativas altas que son irreales sobre cómo deberían salir algunos conciertos es un camino seguro a la decepción.

No todos los conciertos ocurren en un sitio especial con 20 mil espectadores.

Estar preparado, ser talentoso y tener suerte no son suficientes para que los problemas no aparezcan durante una presentación.

Realmente hay muchas cosas que se escapan de las manos como para que puedas asegurarte de que cada una de tus presentaciones sea brutal a raíz de únicamente tus esfuerzos. Por eso es que el mejor consejo que podemos darte es tratar de pasar un buen rato. Estás en el escenario tocando con tus amigos, lo mínimo que pueden hacer es pasar un rato genial mientras lo haces.

La clave es prepararte para shows en vivo tanto como puedas, pero recuerda que siempre debes pasar un buen rato, y las grandes cosas vendrán de esta actitud abierta.

Recuerda por qué amas hacer música y enfócate en el público

Cuando un show está saliendo realmente mal, una de las mejores maneras de salir de la desesperación es recordar siempre por qué te encanta hacer música en primer lugar.

Esto podría sonar un poco a autoayuda para algunos, pero si estás en medio de una presentación que está yendo mal y aún tienes cinco canciones por tocar, esta podría ser una de las razones que salve tu show: recuerda, el público suele recordar solo la primera y las últimas canciones en tu presentación, ¡así que intenta lucirte hacia el final y causar una impresión duradera!

Los músicos suelen quedarse absortos en sus pensamientos. Podrías pensar que tu presentación está saliendo horriblemente mal, pero ¿qué piensa tu público?

Después de todo, las presentaciones en vivo son para el público, no para ti. Claro que puedes y debes analizar o abordar los problemas que se presenten en tus shows, pero eso debería pasar mucho tiempo luego de dejar el escenario. Mientras estés en él, tu prioridad debe ser tu público.

Enfocarte en la experiencia del público y sencillamente pasar un gran rato sin importar lo que pase, son dos de los mejores consejos para salir adelante incluso en la peor de las presentaciones.

Las presentaciones en vivo nunca son perfectas, siempre hay riesgos, pero hay que asumirlos para poder hacer lo que uno ama.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario