Autogestión Guías

Cómo Hacer Música Electrónica · La Guía Más Completa

Ciertamente para saber cómo hacer música electrónica no necesitas tener mucho dinero, ni conocer a gente de las altas esferas ni tampoco vivir en ninguna capital importante.

Lo que necesitas es, como herramientas de trabajo un ordenador personal, un software y unos altavoces.

Con esas tres cosas, puedes crear ideas musicales básicas y transformarlas en canciones completas que puedes mostrar a familiares, amigos y por supuesto a todo el mundo.

I) Qué Es La Producción de Música Electrónica

Antes de comenzar a hablar acerca de cómo producir, hablemos acerca de qué es lo que exactamente realiza un productor.

La producción de música electrónica está dividida en tres habilidades clave o acciones.

  • Creación.
  • Arreglos.
  • Refinamiento.

En resumen, la producción de música electrónica consiste en la creación, el arreglo y el refinamiento de sonido e ideas musicales.

a) Fase de creación de música electrónica

Supongamos que vas a cocinar esta noche.

Lo primero que necesitas hacer es ir y reunir tus ingredientes.

Tal vez piques algunas cebollas, hagas un aperitivo, pongas a marinar una carne…

Esta es la fase de creación en la preparación de tu comida.

En el mundo de la producción musical, se trata de crear y encontrar tus ideas claves.

Tus ingredientes son: La melodía, sonidos rítmicos, frases vocales, progresiones armónicas y así sucesivamente.

b) Fase de arreglo de música electrçonica

Una vez que ya hayas preparado todos tus ingredientes, los juntas y comienzas a cocinar.

Esta es la fase de arreglo. Estás arreglando u organizando tus ingredientes. Los estás combinando, consolidándolos en algo que sea consumible.

Ocurre lo mismo con la producción musical.

Melodías, ritmos, sonidos, vocales…

Nadie quiere escuchar un montón de ideas puestas al azar en un trabajo musical.

La gente quiere escuchar algo estructurado. Algo que siga una secuencia y tenga un sentido.

Así que, durante esta fase, vas a tomar las ideas que has creado y descubierto en la fase de creación y las vas a arreglar en algo consumible.

Tomas tus ideas y sonidos y los combinas para crear una  canción.

c) Fase de refinamiento

Ya casi has terminado de hacer tu comida.

Un pequeño bocado te indica qué es lo que le hace falta al plato, así que le agregas algo para darle más sabor.

Después de esto, ya es finalmente momento de mostrarle al mundo tu plato.

Si tu plato luce apetitoso, la gente (incluyéndote a ti mismo) tendrá ganas de probarlo y también lo va a disfrutar más.

Así que te toma tu tiempo en mejorar la presentación.

Utilizar el mejor plato posible y lo arreglas de forma que se vea lo mejor posible.

Quieres que tu trabajo por el que tanto te esforzaste no sólo sepa bien, sino que se vea bien.

Una vez que hayas arreglado tus ideas musicales, sonidos, y todo lo demás que está dentro de tu canción, te hace falta que lo vuelvas algo más presentable.

Así que realizas esos refinamientos, acomodas algunos sonidos para que suenen mejor juntos, realizas ediciones para asegurarte que la canción fluya de forma adecuada y que todo esté bien posicionado, ajustas los niveles para que nada esté demasiado alto o demasiado bajo.

Y listo; finalmente tu canción está terminada.

Y es que actualmente, puedes hacer todo esto por tu cuenta.

En el pasado un artista se tomaba su tiempo para pensar detenidamente en ideas.

Después de eso, el productor se involucraba en el proceso.

¿Y qué hay de la fase de refinamiento? Tenías a otras personas trabajando en eso.

T si, todo eso costaba mucho.

Pero ahora puedes realizar todo esto tan sólo utilizando un laptop y auriculares.

II) 5 Formas De Aprender Producción de Música Electrónica

No podemos negar que tratar de ser autodidacta puede llegar a ser frustrante si te atascas o incluso adquirir vicios que luego serán difíciles de manerar.

En cualquier caso, antes de comenzar a hablar de esas 5 formas, hay algo que deberías saber.

Existen dos tipos de aprendices de productores.

El primer tipo son de los que –si es que no renuncian antes- hacen progresos muy lentos, piensan que son mejor de lo que realmente son y en rara ocasiones disfrutan realmente el proceso.

Esto son de esas personas que buscan reconocimiento inmediato sin darse cuenta de que volverse experto en algo toma tiempo.

El segundo tipo son aquellos productores aprendices que “entienden”.

Ellos entienden que aprender una nueva destreza es complicado… Casi como aprender cualquier otra cosa.

Ellos entienden que lleva trabajo, y que por lo mismo estarán haciendo arte que no está preparada por un tiempo.

Ellos entienden que necesitan cometer fallos antes de terminar con algo que valga la pena ver.

A este tipo esto los motiva y aceptan todo lo que les tenga que tocar y se concentran en ser consistentes.

Los retrocesos sólo lo ayudan a aprender más rápido y mejor.

Sé realista y no te frustres. Disfruta y celebra cada logro y avance.

Concéntrate en desarrollar tus habilidades como artista. Aprende a crear tu propio arte.

La verdadera satisfacción que uno recibe de pasar tantas horas de concentración y esfuerzo en algo.

Disfrútalo.

Diviértete.

Y sé consciente de que será algo que llevará trabajo.

1ª Forma: Ensayo y Error

Existe el riesgo de concentrarse demasiado en el aprendizaje teórico (conocimiento de libros, o conocimiento conceptual) sin ponerlo en práctica.

Por ejemplo, si quisiera aprender acerca de algún arte marcial por ejemplo, me paso horas leyendo acerca de eso.

Paso horas observando los movimientos.

Pero en ningún momento combatí con nadie.

Cuando por fin vas a tener mi primer combate, todo ese conocimiento que adquiriste leyendo no te servirá de mucho.

¿Por qué?

Porque no aprendiste en el contexto adecuado.

De igual forma, existen productores musicales que contienen muchos de este tipo de conocimientos teóricos.

¿Pero, y qué ocurre con su música? No suena muy bien. Han pasado todo su tiempo leyendo y “aprendiendo” sin siquiera intentarlo.

Necesitas hacer ensayo y error en tu forma para aprender lo que es la producción musical. De hecho, es imposible no cometer errores si realmente te quieres convertir en alguien bueno y competente.

Pero también existe un riesgo al elegir ciegamente una forma para aprender acerca de la producción musical.

Si quieres tomar esta forma, te niegas a leer libros, ver tutoriales o escuchar cualquier consejo. Simplemente abres tu estudio y tratas de crear música a ver qué sale.

No quieres tener un contacto con cosas que pudieran influenciarte como artista. Simplemente decides “hacer música” porque es lo que realmente importa ¿verdad?

Bueno, tal vez sí puedes convertirte en un artista decente haciendo esto. Pero eso sí que va a tomar muchísimo tiempo.

No sólo va a ser un proceso extremadamente lento, será muy frustrante. Tienes que ver cómo haces todo por tu propia cuenta.

Sinceramente no podemos recomendar esa forma. Es demasiado egocentrista. Y es que cuando te niegas a estar en los hombros de los más grandes y a aprender de muchos productores experimentados que han estado antes que tú, básicamente estás diciendo: “Yo sé más que estos productores que han estado en este mundo más de 10 años”.

Los Pros de este camino son:

  • Ganas conocimiento intuitivo que podrías no adquirir a través de recursos educacionales.

Los Contras de este camino so:

  • Lento. No es sistemático y gasta mucho tiempo.
  • Podrías no aprender la forma más efectiva o eficiente de hacer las cosas.
  • Vas a sentirte frustrado con frecuencia.

2ª Forma: La Vía Formal

Esta forma involucra el tener que ir a una escuela real o tomar un curso de nivel académico online dentro de la oferta existente.

No es necesario tomar esta forma si quieres ser un buen productor musical.

¿Te va a ayudar? Por supuesto.

¿Existen ciertos beneficios en esta forma que no van a poder ser encontrados en otras?

Sí. Es más fácil establecer conexiones, construir relaciones con instructores experimentados y así.

Pero realmente no es tan necesario. La gran mayoría de artistas exitosos no tomaron esta forma.

Sin embargo, si quieres probar este método, aquí te van algunos consejos de mi parte.

1º Decidir Formación Presencial u Online 

Pensamos que el cara a cara cuenta con nuemrosos aspectos insustituibles por méjor que sea un programa online.

Tienes la oportunidad de conocer un montón de personas, es divertido y existe una atmosfera general de creatividad.

Pero eso no es factible para todo el mundo. Especialmente si vives en una zona muy alejada de escuelas decentes.

2º Investiga

El principal inconveniente es que esta forma de aprender es el coste.

La educación formal es costosa, así que vas a querer poner tu dinero en buenas manos.

Si estás pensando en tomar un curso onlinw:

  1. Trata de tener una llamada por Skype con uno de tus instructores para preguntarles acerca del curso. Pregúntales por todas las dudas que tengas y que sean preguntas específicas. Deberían de hacerlo bien si eres un potencial cliente.
  2. Trata de contactar a estudiantes antiguos del curso para saber acerca de sus experiencias en el mismo.

Si estás pensando en tomar clases en una institución física:

  1. Reserva un momento para visitar la escuela. Pregunta a ver si puedes pasar un día ahí a echar un vistazo, a conocer la escuela.
  2. Háblale con los instructores. Haz preguntas. Solventa dudas.
  3. Habla con otros estudiantes.

Nuevamente, estas instituciones no van a tener problemas contigo haciendo eso. Eres un potencial cliente para ellos, así que deberían tratarte bien.

Ventajas

  • Es fácil construir conexiones con otros productores o socios de la industria (especialmente en las instituciones físicas)
  • Hay mayor tendencia a tener mejores prácticas (hay mayor calidad en cuanto al control… No siempre, pero usualmente).
  • Buena y direccionada educación.

Desventajas:

  • Costoso.
  • No todas las escuelas son iguales. Hay muchas personas quienes han tenido malas experiencias.
  • La educación puede ser muy rígida.

3ª Forma: El Coach/Mentor

Esta forma implica el conseguir un tutor o entrenador que te ayude en tu desarrollo como artista.

Pero no es una forma que se logre por sí misma. En otras palabras, no puedes simplemente depender de tu tutor y ya. También debes de poner de tu parte.

Un beneficio importante de esta forma es que sí puedes pedirle ayuda y asesoría en problemas específicos que no podrías solucionar de otra forma.

Es habitual que mientras estés aprendiendo a crear música se te presente un problema y que no encuentres la solución por tí mismo.

Es ese tipo de situaciones donde el poder contactar o llamar a alguien para pedirle su ayuda es de gran utilidad.

Ellos no van (O bueno, no deberían) hacer el trabajo por ti, pero te darán puntos clave para lograr alcanzar la meta. Y eso es lo único que hace falta a veces.

Saber cómo construir conexiones ayuda mucho y en este sentido los eventos y conferencias de industria musical más importantes son un indispensable.

Ventajas:

  • Aprendizaje personalizado. Un tutor o entrenador puede ayudarte a encontrar qué es lo más adecuado para tu trabajo y aprendizaje basado en características propias como tus metas, fortalezas y debilidades.
  • Una retroalimentación personalizada.
  • Guias contextualizadas.

Desventajas:

  • Cada tutor tiene su forma de ser y es algo con lo que debes tener cuidado.
  • El coste (si estás pagando por un coach).
  • Puede volverse caótico si no se llevan bien… Es una relación al fin y al cabo.

4ª Forma: DIY

 Esta es la forma más sencilla.

Esencialmente involucra el aprendizaje en la forma que sea a la que te aproximes al tema en cuestión.

Puede ser viendo tutoriales en Youtube, leyendo artículos en blogs e incluso leyendo libros.

Realmente no hay nada inherentemente malo con esta forma. Es mucho mejor que la forma de ensayo y error a ciegas.

Pero no lo ideal.

Ventajas:

  • Barato, fácil.
  • Puedes aprender muchas cosas distintas.
  • Divertido (en gran medida)

Desventajas:

  • Puedes aprender muchas cosas innecesarias.
  • Es frustrante ver como hay mucho contenido de muy mala calidad en los tutoriales de youtube y los artículos de blog. Además puedes encontrarte con mala información pues no podrías discernir con claridad entre lo que es y lo que no siendo un productor aprendiz.
  • No es para nada sistemático. Vas a gastar un montón de tiempo y va a terminar siendo menos efectivo de lo que podrías ser.

5ª Forma: Enfoque Organizado

Esta es la forma más recomendable bajo nuestro punto de vista.

No importa si tienes un tutor o coach. No importa si estás inscrito en educación formal.

Esta forma funciona como un paraguas de ellas.

  1. Diseñar un plan o “camino” para aprender.
  2. Utilizar un sistema que permita un aprendizaje rápido.
  3. Te puedes focalizar en aprender más que sólo lo teórico.

Diseña un plan para aprender.

Primero, que no sea a largo plazo.

Es genial tener una visión a largo plazo de ti mismo como artista. Pero si eres nuevo, esto sólo va a presionarte de una forma que podría desmotivarte.

En vez de eso, concéntrate en tu evolución en los próximos 90 días de producción musical.

Lista todas las posibles destrezas (no técnicas o instrumentos) que podrías aprender a utilizar.

Diseño de sonido, composición de canciones, composición de melodías, procesamiento vocal, etc.

Primero, elige 1-3 de esas destrezas basándote en tus intereses.

Por ejemplo, si quieres hacer música pop, entonces aprender de diseño de sonido no es una prioridad como sí lo sería la composición de canciones.

Pero sí también eres un vocalista, y quieres utilizar tu propia voz en las canciones, entonces el procesamiento vocal es algo importante para aprender.

Una vez que hayas seleccionado de 1 a 3 destrezas, ve al siguiente paso.

Usar sistemas que permitan un rápido aprendizaje.

Toma una de las destrezas que quieres desarrollar y crea un sistema para esa.

El crear ese sistema va a inspirar el accionamiento y la consistencia. Tendrás menos excusas para evitar trabajar, y te vas a focalizar en lo que realmente importa.

¿Cómo se ve en la práctica?

Digamos que tu objetivo es mejorar tus habilidades para componer melodías (en los próximos 90 días).

Crearías un sistema más o menos así:

  • Cada día por los primeros 30 días: reescribir una melodía de una canción que me guste.
  • Cada día por los próximos 30 días: reescribir una melodía de una canción que me guste + escribir una melodía original.
  • Cada día por los 30 días finales: Escribir 3 melodías por día.

¿Ves? Ya tienes tu plan de trabajo listo. Si sigues un plan así, vas a mejorar en la escritura de melodías. Es sencillo.

Concentrarte en terminar y no sólo en el aprendizaje teórico.

Tanto como sea posible, quieres aprender dentro del contexto de terminarlas.

Esto no siempre es posible o lo mejor. Por ejemplo, si estuvieras siguiendo el sistema para aprender a escribir una melodía como el que puse arriba, es poco probable que te encuentres escribiendo una canción por día todos los días y que estas sean originales (ya que es difícil intentar escribir una canción por día).

Pero se ha dicho, siempre que sea posible, se debería aprender en el contexto de logro.

¿A qué se refiero eso?

Bueno, ¿tú quieres hacer música, verdad? De igual modo, vas a querer aprender esas destrezas de una forma que te ayuden a crear mejor música.

Aprender estas destrezas de forma aislada puede llegar a ser útil, pero la mayoría del tiempo es contraproducente.

Aprender dentro del contexto de logro te otorga un propósito para desarrollar tus habilidades (ya que estás trabajando sobre algo factible).

¿Por qué?

Porque terminar algo es un hábito, y una de las quejas más comunes que pueden oirse tanto de productores aprendices como de aquellos experimentados es que tienen problemas para finalizar.

Una de las grandes razones por la cual ocurre esto es que  nunca desarrollaron el hábito de terminar las cosas.

Para poder lograr establecer este hábito, debes volver el terminar una prioridad. Terminar rápido y terminar seguido. La gran mayoría de tu aprendizaje va a pasar en el proceso de llevar un proyecto a su culminación.

Esto es un aprendizaje que no podría darse en cualquier otro contexto.

Ventajas:

  • Es la manera más efectiva para aprender.
  • Reduce la improvisación y la ineficiencia.
  • Menos estrés e impaciencia

Desventajas:

  • Necesitar tomarte un tiempo para crear el plan.
  • Puede llevarte tiempo pensar en el plan más adecuado para aprender.

III) Qué Necesitas Para Hacer Música Electrónica

Anteriormente habíamos hablado de los dos tipos de productores aprendices que existen.

Están los productores que buscan la satisfacción inmediata. Ese que desprecia el trabajo y que no experimenta la verdadera satisfacción de mejorar en la labor.

Y luego está el productor que hace lo contrario. El productor que se enfoca en el largo plazo. Ese que sí pone su esfuerzo y que no se distrae nada más por el dinero.

Esta comparación se puede ver en más áreas que se acercan a lo que es el aprendizaje y desarrollo como artista…

¿A qué nos referimos con esto?

Muchas personas porlo general tienen la mentalidad de que pueden coger“atajos” en el proceso de ser buenos en el mundo de la producción musical sólo porque tienen dinero.

… Porque pueden comprar mejor equipos y artefactos.

… Porque pueden rentar un estudio como tal.

¿Pero sabes qué?

Esta gente que piensa así… Su música… No es tan buena.

Porque simplemente no se esfuerzas en eso. Y su estudio está repleto del equipamiento necesario si… (puede que tengan equipo por valor de más de 30 piedrólares… ¿y?).

Por el otro lado, hay productores que sólo con un laptop y auriculares son la bomba.

Y es que este perfil sabe qué es lo que realmente importa más allá de unos cuántos “cacharritos”. Lo que importa más que ese equipo nuevo que cuesta es el concentrarse en el desarrollo propio como artista.

Pero bueno, comprar el equipo, el software y el hardware no está mal. Son útiles. Fueron creados para ser utilizados.

Pero probablemente si te encuentras leyendo esto, seas nuevo en la producción de música electrónica. Y en muchas ocasiones esas cosas suelen ser simple distracciones.

Estudio Mínimo Viable

Puede empezarse con un pc normal (barato) y unos altavoces también baratos.

Lo más costoso podría ser el software en este caso-

Seguramente debes de tener una portátil más que digno y es que a día de hoy practicamente cualquiera es suficiente para hacer música electrónica. No caigas en el engaño de que necesitas una MacBook Pro para hacerlo.

La segunda cosa esencial es el software.

Qué Estación de Trabajo de Audio Digital Utilizar

 Necesitas utilizar un estudio digital (conocido en ingles como Digital Audio Workstation o DAW por sus siglas) para poder hacer música electrónica.

Los estudios digitales más famosos son Ableton Live, FL Studio y Logic Pro (Sólo OSX).

Hay otros, pero la recomendación para aquéllos que empiezan es que elijan uno de esos tres.

Por qué:

  1. Son los estudios digitales más populares. Son más fáciles de utilizar que otros estudios digitales menos reconocidos debido a que su mismo reconocimiento facilita y aumenta la cantidad de recursos en torno a ellos.
  2. No son tan costosos como otros estudios.
  3. Son de nivel profesional. Si aprendes a manejar uno de estos bien, nunca vas a tener que “mejorar” con otro estudio. No funciona así. Estarías aprendiendo directamente en un software para profesionales.

Cuando se trata de seleccionar un estudio, hay que considerar tres cosas:

  1. El coste
  2. El entorno
  3. La fluidez del trabajo

Nota: Ableton Live y FL Studio tienen pruebas gratis, así que puedes probarlos.

El coste

La primera consideración es el coste.

Aquí hay algunos detalles (con fecha de febrero de 2018).

Ableton Live 10 tiene varios planes:

  • Intro: 79€
  • Standard: 349€
  • Suite: 599€

Puedes probarlo gratis aquí.

FL Studio 12:

  • 89€
  • 189€
  • 289€
  • 799€

Comprueba el precio y prestaciones de cada versión aquí.

Logic Pro X:

  • 229,99€

Aquí tienes link para ver sus prestaciones.

No es barato.

Pero es una compra de una ocasión, y no debes comprar la versión más cara.

Nota: Si realmente no puedes pagar esta cantidad de dinero, podrías optar por un estudio más barato como por ejemplo Reaper. Sólo ten en cuenta de que su comunidad es menor y por lo mismo hay menos material educativo de él. Por esto podría ser más complicado aprender a usarlo.

Entorno

La segunda consideración es el entorno.

Tu grupo principal, tu comunidad.

¿Por qué es importante?

Si la mayoría de las personas que conoces utilizan Ableton Live, lo lógico sería que tú también lo usaras. Podrías aprender de esas personas, colaborar con ellos e incluso compartir ideas.

Si tres de tus amigos más cercanos usan FL Studio, también tendría sentido que lo usaras porque de igual forma podrías aprender de ellos.

Flujo de Trabajo

Esto es que preocupa especialmente al principio..

¿Por qué?

Porque aún no sabes cómo es tu flujo de trabajo.

En otras palabras, no sabes específicamente qué es lo que quieres con respecto al diseño del estudio y el llamado workflow.. Simplemente es mejor uno con el que sea fácil y bueno aprender.

Así que podemos pensarlo en el contexto de “cuánto me gusta este software”.

Descarga la versión gratuita de FL o Ableton y pasa un par de días probándolo y luego haz lo mismo con el otro software.

Luego, elige aquel con el que te sientas más cómodo trabajando.

Sé consciente de que es una decisión importante.

Equipo de sonido

Tienes tu computadora, tu estudio digital… ¿Qué más hace falta?

Un equipo de sonido. Altavoces o auriculares.

Hablemos de altavoces o “monitores”.

Vas a encontrarte con muchos artículos, videos y personas que te digan que debes comprarte monitores de estudio.

Los monitores de estudio son altavoces de nivel profesional para músicos e ingenieros de sonido.

Eso es un mal consejo para un novato.

Si compras monitores de estudio, necesitas instalarlos en un cuarto acústico diseñado para eso (es decir, más dinero: 300-2000 piedrólares). Y también vas a necesitar una interfase de audio (+100piedrólares).

En realidad no necesitas gastar tanto.

Si ya tienes unos altavoces más o menos decentes, puedes perfectamente pasar los primeros 6 meses aprendiendo música antes de necesitar cambiarlos.

Pero si quisieras comprar altavoces que te ayuden mejor en las etapas iniciales pero que también se mantengan con los años, esto serían tres recomendaciones:

Y hasta aquí tendríamos la organización de estudio mínima pero viable.

IV) Mentalidad del Artista

Como productor aprendiz, vas a querer formar hábitos creativos a partir de ahora. Piensa además  que son mucho más difíciles de adquirir más tarde.

En las siguientes líneas se tocarán las siguientes cuestiones:

  • Establecimiento de objetivos, sistemas y hábitos como nuevo productor.
  • La mente del profesional (cómo eliminar la resistencia y hacer un progreso real).

Proponte Objetivos como Productor Aprendiz

Los objetivos pueden ser poderosos.

Pero también pueden ser perjudiciales.

Como productor aprendiz, es tu responsabilidad ver si hace falta establecer objetivos o no.

¿Lo mejor de los objetivos? Tienes tendencia a estar más concentrado, aprender más rápido y experimentar el sentimiento de satisfacción de haber cumplido algo que te habías propuesto.

Pero lo malo de éstos es que pueden agregar una presión innecesaria dentro del proceso de aprendizaje, lo cual podría causar que no te sientas cómodo, haciendo que termines dejándolo.

Ya sea que vayas a establecerlos o no, realmente depende de tu personalidad. Tal vez seas del tipo de persona que trabaja mejor bajo presión, o tal vez seas del tipo de persona que sólo necesita crear una rutina y olvidarse de objetivos ulteriores.

Pero vamos a suponer que tú quisieras poder establecer objetivos.

No más 90 días.

No hagas objetivos que pasen más allá de los 90 días.

Tres razones:

  1. Estás comenzando en la producción. No tienes idea de la rapidez con la que vas a ir aprendiendo. No sabes de qué es lo que va a ocurrir en los próximos 90 días, imagínate en un año. Es razonable establecer un objetivo relativamente cercano.
  2. 90 días, a diferencia de un año, no es un periodo de tiempo tan abrumador. Es más sencillo pensar en eso. Pero también es un tiempo prudente para realizar un progreso sólido y alcanzar algo que valga la pena.
  3. Sobreestimas lo que puedes hacer en un día y subestimas lo que puedes lograr en un año. 90 días es una forma de encontrar el punto intermedio.

Ahora, coge un papel. ( o una app de notas)

¿Lo tienes?

Escribe todas las cosas que podrías ir haciendo para mejorar como artista en los próximos 90 días.

Podría ser desarrollar ciertas destrezas como aprender teoría de la música, escribir un montón de canciones, ir a un curso especializado en música electrónica. Lo que sea.

Escríbelos todos.

Ahora, escoge un objetivo para los próximos 90 días.

Una cosa en la que te puedas concentrar.

Debería ser desafiante. Por lo que elegir un objetivo como “escribir una canción” en los próximos 90 días se ve demasiado sencillo (especialmente porque deberías estar escribiendo canciones con más frecuencia que un productor aprendiz. Hablaremos más de esto en la próxima sección).

Este objetivo debe estar en conjunto con una visión realista de donde quieres estar eventualmente como artista. Si no estás seguro, está bien. Simplemente elige algo.

Un ejemplo 

Digamos que se está empezando.

Un objetivo podría ser escribir 9 canciones en los próximos 90 días.

Así que el objetivo es: Terminar 9 canciones en 90 días.

Nota: Tu objetivo de 90 días debe ser algo que esté en tus manos. Si uno de mis objetivos fuera: “Obtener 9000 reproducciones en Spotify o Soundcloud en una canción”, no podría ser un objetivo ya que eso se escapa de mis manos. No puedo garantizar 9000 reproducciones. ¿Pero terminar 9 canciones? Eso es algo que puedo hacer por mi propia cuenta. Tanto el fracaso como el éxito en completar esa tarea dependen únicamente de mí.

Luego, divido el objetivo en pequeños sub-objetivos.

9 canciones en 90 días querrían decir 3 canciones por cada mes (o 4 semanas). Así que lo haría de la siguiente forma…

Mes 1: Terminar las primeras tres canciones

Terminar canción 1

  • Desarrollar canción 1
  • Finalizar canción 1

Terminar canción 2

  • Desarrollar canción 2
  • Finalizar canción 2

Terminar canción 3

  • Desarrollar canción 3
  • Finalizar canción 3

Mes 2: Terminar las siguientes tres canciones

Terminar canción 4

  • Desarrollar canción 4
  • Finalizar canción 4

Terminar canción 5

  • Desarrollar canción 5
  • Finalizar canción 5

Terminar canción 6

  • Desarrollar canción 6
  • Finalizar canción 6

Mes 3: Terminar las últimas tres canciones

Terminar canción 7

  • Desarrollar canción 7
  • Finalizar canción 7

Terminar canción 8

  • Desarrollar canción 8
  • Finalizar canción 8

Terminar canción 9

  • Desarrollar canción 9
  • Terminar canción 9

Imprime esto, pégalo a la pared de tu estudio y marca los objetivos que ya hayas logrado.

Pero establecer un objetivo de 90 días de esta forma no es suficiente. Necesitas un sistema diario que te ayudará a alcanzar tus objetivos.

Sistemas y hábitos

Para entender mejor todo, haré una distinción entre hábitos y sistemas.

Los buenos hábitos creativos son excelentes independientemente de tus objetivos de 90 días.

Algunos ejemplos:

  • Trabajo a profundidad (producir música/aprender sin ninguna distracción – es decir, sin internet, con el móvil apagado, trabajar en momentos libres, etc).
  • Consistencia: Hacer algo relacionado con la música todos los días.
  • No trabajar en lo que se ve bonito, sino en lo que es importante.
  • Establecer un tiempo a dedicar para la música.

Los sistemas pueden ser hábitos así, pero por lo general son específicos para tus objetivos de 90 días.

Volviendo al ejemplo anterior a ese. Si mi objetivo de 90 días es lograr crear 9 canciones, entonces sistemas que podrían beneficiarme serían estos:

  • Terminar una canción por semana (esto me daría 5 semanas de trabajo corrido, lo cual es bueno porque algunas canciones toman más tiempo que una semana para terminarlas).
  • Producir 90 minutos por día.

Si produzco 90 minutos por día, voy a tener 7,5 horas. Como productor aprendiz, esto es más que tiempo suficiente para crear una nueva canción.

O tal vez mi objetivo sea aprender de diseño de sonido, así que mi sistema se vuelve de la siguiente forma: Recrear 5 presets por día.

Un sistema es un hábito específico que te va ayudar a progresar hacia tu objetivo de 90 días.

Te pone en modo automático así que no te debes preocupar pensando si el trabajo que estás haciendo es importante o no. Lo planeaste con antelación, así que lo que te queda es confiar en el proceso.

Volviendo al ejemplo. Esta es la idea:

Mi objetivo es terminar 9 canciones en 90 días. Para lograr eso, pasaré 90 minutos cada fin de semana produciendo música. Esto me permitirá tener una canción por semana (con dificultad), lo que me deja con 5 semanas de esparcimiento por si alguna canción toma más tiempo de producir.

La Mentalidad Profesional: Cómo Eliminar la Resistencia y Hacer Progreso de verdad.

La resistencia va a venir.

Tal vez le lleve un año o tal vez tres.

Puede que ahora te encuentres tranquilamente haciendo música sin ningún problema.

Pero va a venir.

Y cuando eso ocurra, más te vale tener una mentalidad profesional. O si no, vas a terminar sucumbiendo.

Pero oye… acabo de empezar en esto ¿Por qué tendría que pensar como un profesional?

Porque es útil pensar como uno, incluso si aún no lo eres.

Actuar como un profesional te permite desarrollar tus destrezas con mayor rapidez.

El actuar como un profesional te ayuda a concentrarte en lo que es importante, y te cuida de las interminables distracciones que pueden emerger de forma repentinas.

¿Cómo actúa un profesional?

Un profesional trabaja diligentemente en sus obras, incluso en los días más duros.

Un profesional trabaja tranquilamente en sus obras porque saben que la calidad de su trabajo hace toda la diferencia a largo plazo.

Un profesional no deja que el ego sea más grande que ellos.

Un profesional sabe que la atención focalizada en las obras termina generando una gran satisfacción y le dan prioridad a esto en sus logros por cumplir.

Esta es la mentalidad profesional. Adóptala, y podrás hacer maravillas.

V) Herramientas, Tácticas y Estrategias

Si quieres estrategias óptimas y herramientas útiles (aplicaciones, servicios, etc.) entonces te va a encantar esta sección.

Las tres estrategias expuestas son estrategias que van a ser útiles en cualquier momento de tu desarrollo como productor. De igual forma pasa con las herramientas.

Hablemos primero de las estrategias.

3 Estrategias para Productores Aprendices

Trabajo en profundidad. Cantidad sobre calidad. Práctica deliberada.

Ya se ha hablado algo de eso, pero a continuación se explicaran con mayor detalle.

I) Trabajo en profundidad – ¿Qué es eso y por qué es necesario?

El trabajo a profundidad (Deep Work) es un término acuñado por el profesor de ciencias en computación y autor Cal Newport y se define como:

La habilidad para poder concentrarse sin distracciones en una tarea que demanda la utilización de recursos cognitivos. Es una habilidad que te permite dominar información complicada y producir mejores resultados en menos tiempo”.

La producción de música electrónica es demandante exigente a nivel cognitivo. Requiere de total atención.

Por desgracia, son muy pocos los productores que le dan la atención que merece al proceso.

Mientras se trabaja se tiene encendido el móvil a su lado, recibiendo notificaciones cada par de minutos, así no se puede uno concentrar.

Un mal ejemplo podría ser alguien que tenga el software abierto en una pantalla con Facebook abierto en la otra y es que no puedes esperar avanzar en tu trabajo haciéndolo de esta forma.

Un entorno lleno de distracciones va a terminar matando al proceso creativo.

Reserva tiempo para hacer un trabajo en profundidad en tu itinerario y si estás en tu propio itinerario, es más probable que lo hagas.

Newport dice que la mayoría de las personas no pueden realizar este tipo de trabajo durante más de 4 horas seguidas en un día. De hecho, la mayoría de las personas tiene que practicar para poder realizar 4 horas de trabajo en profundidad (el trabajo intenso y exigente es más difícil de lo que podrías imaginar).

Pero es complicado intentar hacerlo si sólo tienes 15 minutos disponibles.

Hay una resistencia que necesita ser superada antes de meterte en el flujo de las cosas y lograr un progreso real.

Un punto ideal serían de 90 a 120 minutos. Recomiendamos comenzar por ahí.

Elimina tantas distracciones como te sea posible.

Apaga internet a menos que lo necesites para propósitos educativos o de producción. Deja tu móvil en modo avión en otra habitación.

Dile a tus compañeros de habitación/esposa/gato que no te interrumpan durante el proceso del trabajo.

Llévate un café.

Haz lo que sea necesario para evitar distracciones mientras intentas realizar trabajo en profundidad. La más pequeña distracción podría interrumpir tu sesión y sacarte de tu estado de concentración (y toma bastante tiempo regresar de nuevo a ese estado).

Haz un trabajo que te desafíe

El trabajo en profundidad, por definición, es trabajar en una actividad que es exigente a nivel cognitivo. No todo el trabajo en producción es así (por ejemplo, organizar un proyecto).

Pero la mayoría sí lo es.

Cuando estás realizando trabajo en profundidad en producción musical, asegúrate de no estar evitando las dificultades. De hecho, haz lo más complicado primero.

Destácate. Lucha contra eso.

II) Cantidad sobre Calidad

Seguramente has escuchado la frase: “Calidad sobre cantidad”.

¿Sabes qué?

Eso es un mal consejo para los nuevos productores.

El tener que centrarse en la calidad de la música que estás creando como productor aprendiz puede ocasionarte mucha presión innecesaria en tu capacidad creativa.

Pero eso no es lo peor. Lo peor es que tu proceso de aprendizaje también se va a volver lento.

Por ejemplo, supongamos que tú y yo somos nuevos en producción.

Tú decides que vas a pasar 6 meses creando tu primera canción.

La vas a hacer lo mejor que puedas. Después de todo, la calidad es mejor que la cantidad ¿no?

Yo, por el otro lado, sé que mis primeras canciones no van a ser tan buenas como esa, sin importar el esfuerzo que ponga.

Así que decido hacer una canción por semana.

Después de 6 meses, ya terminaste tu primera canción.

Has compuesto ideas para una canción solo una vez. Sólo has hecho una canción. Y has mezclado una canción… Sólo una vez.

Yo he creado 26 ideas. Armado 26 canciones. Y he realizado 26 mezclas.

¿A quién le está yendo mejor? ¿Quién va a terminar con más experiencia?

Por supuesto que yo.

He resuelto más problemas de los que tú te has enfrentado. Me he topado con más desafíos. Me he creado el hábito de terminar. He tenido que aprender y he tenido que utilizar más destrezas.

Así que focalízate en la cantidad, sin importar lo que digan los demás.

Haz una canción por semana o una canción por día si puedes.

Te va a sorprender lo que puedes llegar a hacer.

III) Práctica con propósito

En tu camino como artista, te darás cuenta de la incómoda verdad de que sí, tienes debilidades.

En ocasiones es mejor simplemente reconocer esa debilidad y seguir adelante. Realmente no puedes ser perfecto en todo, así que es mejor enfocarte más en tus fortalezas para mejorarlas.

En otros momentos sí es bueno enfocarte en tus debilidades, especialmente si éstas se interponen en tu camino.

Por ejemplo, si quisieras ser un productor de música pop y no puedes escribir melodías pegajosas, entonces va a ser algo que necesitarás arreglar.

¿Cómo arreglas esos fallos?

Una forma de eliminar esas debilidades es simplemente seguir haciendo música.

Canción tras canció. Melodía tras melodía. Poco a poco vas a ir mejorando.

Y la otra forma es la práctica con propósito.

Es una práctica intencional, direccionada hacia el desarrollo de cierta habilidad.

En el caso de la escritura de melodías, estarías diseñando ejercicios que te ayuden a mejorar tu capacidad para componer melodías pegajosas.

Ya hablamos de esto en la parte 3.

Tal vez quieras recrear tres melodías de canciones pop cada día durante un mes. Y luego una introducción o una transición para hacer un ejercicio más complicado.

Si quieres aprender de diseño de sonido, podrías recrear 3 sonidos sintetizados por día durante un mes. Hacer esto es mucho mejor que escribir canción tras canción. Es lógico…

Enfoque 1: Escribir una canción por semana = Escribir una melodía por semana

Después de tres meses: Tienes 12 melodías escritas.

Enfoque 2: Escribir tres melodías por día = 21 melodías por semana.

Después de tres meses: Tienes 252 melodías escritas.

Pocos productores realizan prácticas como estas, porque seamos sinceros, no es muy divertido que digamos. Se vuelve monótono.

Pero funciona.

Herramientas para Productores Musicales Noveles

En esta sección, vas a encontrar una selección de aplicaciones, servicios y otras cosas para ayudarte a en la producción de música electrónica.

Splice y Splice Sounds

Splice te permite colaborar con otros artistas y músicos. Sube tus archivos a la nube, los cuales luego podrán ser editados con otras personas con las que compartas el mismo.

Pero incluso si no tienes pensado trabajar con colaboraciones, es una buena manera de mantener organizado los archivos de tu proyecto y asegurarte de que no se te pierdan.

Otro punto importante de Splice & Splice es Splice Sounds, un servicio de subscrición que te permite descargar muestras y presets que puedes usar en tus introducciones. Lo recomiendo en serio. (Comienza con 7.99%/mes).

Forest

Si quieres aumentar tu productividad y el tiempo que le dedicas al trabajo – esta aplicación es la adecuada para ti. Estableces un tiempo – por decir uno, 60 minutos – y si no usas el celular en ese tiempo, crece un árbol virtual.

A lo largo del día, puedes crear un bosque genial. También puedes ganar monedas cada vez que completas un árbol, lo que te permite comprar accesorios.

La he estado usando por años. Me encanta.

Aprende más acerca de Forest

Voice memo

Es una aplicación que viene por defecto en muchos dispositivos y no se le presta la debida atención.

Cuando una idea para una canción aparece en tu mente mientras estás ocupado, grábala usando la aplicación.

Tal vez sea una melodía, o tal vez sólo un concepto.

Sea lo que sea, déjala en tu aplicación y revísala luego.

No te confíes demasiado en tu memoria.

Streaks

Streaks es una buena aplicación para establecer hábitos y sistemas diarios.

Tal vez quieras escribir mejores melodías y tu sistema es escribir tres melodías por día.

Puedes usar Streaks para monitorear eso. Tienes la opción de configurarlo para tener recordatorios.

Aprende más de Streaks

Recursos Adicionales

Llegamos al final de esta guía dejándote enlaces a algunas de nuestras otras secciones en PromocionMusical.es por si te fueran de interés y para que o dejes de aprender nunca, puesto que si algo tiene la industria muscal de la que ya fornas parte aunque solo sea como aspirante, nunca deja de cambiar.

Otras secciones de interés:

Artículos sobre Marketing Musical

Artículos sobre Management Musical

Guías para Músicos de varias temáticas

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 Votos, Promedio: 4,60 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario