Marketing

Industria musical | Cómo ser un álbum número 1 en la era del streaming

Industria musical | Cómo ser un álbum número 1 en la era del streaming

Tras haber repasado en artículos anteriores lo que ha deparado este año y lo que podemos esperar para el nuevo año dentro del sector del streaming y haber entrado a comentar cual será una de las próximas fronteras en la industria musical, pasamos a ver qué es lo que hace a un álbum ser el número 1. Ciertamente las cosas han cambiado muchísimo y más que lo van a hacer. Si bien es cierto que el ejemplo está basado en EE.UU. siempre es interesante tener la mirada puesta en mercados más desarrollados en vistas a la adaptación de buenas prácticas.

Allá vamos 🙂


Artículos relacionados:


Qué es lo que hace que un álbum sea número 1 en la era del streaming

El ganador del Grammy y cantante de R&B Frank Ocean, dos álbumes y un magazine en el transcurso de dos días. Mientras lo hacía, inyectó el entusiasmo, confusión y todavía más caos en un negocio musical que siempre está en evolución.

La revelación, la más reciente en una línea de maniobras innovadoras y de alto perfil,  sacudió la listas de albums en los EE. UU. ¿Dónde quedó Ocean en la lista? En el No. 1, pero el cómo llegó allí no fue tan simple como solía serlo.

En el conteo de ese mismo lunes en el Billboard Top 200, el estreno de Apple Music, “Blonde”, debutó como el No. 1, con un recuento en la primera semana de alrededor de 275,000 ventas en “unidades de álbum equivalentes” – nótese la frase entre comillas.

¿Entonces, qué es, exactamente, un álbum equivalente? Es una mezcla complicada de datos de venta y difusión, donde 10 descargas de pistas digitales vendidas y 1,500 canciones transmitidas son iguales a un álbum.

En el caso de Ocean, él vendió 232,000 descargas digitales de álbum de “Blonde,” de acuerdo a Nielsen Music. El álbum, entonces, acumuló 65 millones de streams de sus pistas individuales. Ese número es divido a su vez por 1,500 para llegar a lo que en esencia sería una cantidad adicional de 43,000 álbumes vendidos (las pistas individuales del lanzamiento no fueron hechas para la venta).

Es un poco como el Viejo Oeste y siempre lo ha sido. La gente solo intenta entender la situación,” dice Tim Smith, quien como fundador de la compañía Blood, maneja a artistas importantes incluyendo Skrillex, Zedd y Boys Noize.

En los años recientes la tarea de contabilizar el éxito y popularidad de un disco ha crecido con más complejidad. Lo que solía ser una venta de álbum es ahora un “equivalente de ventas de álbum.” Cada componente – que es una canción – de un lanzamiento – de otro modo también conocido como un proyecto – es medido y pesado usando las ecuaciones aprobadas por la industria.

¿Simple matemática? 

Mientras que un álbum más otro alguna vez igualó a dos álbumes, en la era del streaming on-demand y las descargas instantáneas mejor traer una calculadora para descifrar el nuevo lenguaje de los charts (listas de éxitos). Lo que una vez fue tan simple como sumar las ventas de algunos formatos diferentes, se ha convertido ahora en un cálculo de cierta complejidad.

Tratando de simplificar todo, hay compañías como Nielsen Music y BuzzAngle que hacen seguimiento de las ventas físicas y digitales y del número de streams, y así apreciar el éxito en un negocio en constante evolución.

Cuando dices que es el mejor álbum, tienes que aclarar eso,” dice Jim Lidestri, CEO de Broder City Music y dueño de BuzzAngle. “¿Qué significa eso?

Este año relámpago ha visto a súper estrellas como Beyoncé, Kanye West y Chance the Rapper develar nuevos trabajos a través de una variedad de medios, incluyendo exclusivas con servicios de streaming y lanzamientos sorpresa de álbumes.

Y con ellos, la consistencia se ha convertido en algo del pasado.

El álbum más grande del año, “Views” de Drake, se estrenó en exclusiva a través de Apple Music y iTunes – pero solo después de que el artista lo interpretó completo en su radio show OVO Music en la plataforma de radio Beats 1 de Apple. Al final de este fin de semana, “Views” vendió alrededor de 850,000 álbumes digitales y generó cerca de 250 millones de streams de audio, de acuerdo a BuzzAngle.

El álbum, que pasó gran parte del verano en el No. 1, debutó en el Billboard chart con lo que Nielsen dijo fueron 852,000 álbumes vendidos y 1.04 millones de ventas equivalentes de álbum.

El rapero canadiense eventualmente expandió su disponibilidad a otras plataformas de streaming, acumulación de lo que mantuvo al disco en el puesto No. 1 por tres meses.

Hay muchas estrategias creativas que están siendo intentadas allá afuera,” dice David Bakula, quien supervisa la contabilidad de las listas para Nielsen como vicepresidente senior de análisis y desarrollo del cliente. “El problema, sin embargo, es cuantificar el éxito en una era con decenas de plataformas de distribución.”

“Yo no creo que exista alguien allá afuera con un gran sentido de ‘esto es lo que se necesita para llegar al No. 1,’ o ‘este es incluso el nivel de un No. 1.’” Dice Bakula.

Por su parte, la competencia de Ocean lanzó la estrategia que fue impulsada por su primera nueva música en cuatro años. La larga gestación del álbum que una vez pensaron en llamar “Boys Don’t Cry,” se transformó en dos álbumes – “Endless” y “Blonde.”  Solo el último es elegible para ser contabilizado en los album charts. Como “Endless” es un video álbum, está excluido.

También están, notablemente fuera de los cálculos generales de Nielsen y BuzzAngle, las millones de reproducciones en YouTube, las cuales son difíciles de cuantificar debido al volumen de vídeos hechos por fans, que ofrecen un uso secundario de canciones que son tendencia. Además, los servicios de streaming de radio de los charts de Pandora no se consideran tampoco, ya que el registro del álbum está diseñado para el cálculo de la demanda intencional de escuchas.

El resultado es una formula mucho más complicada que hace una década, donde se etiquetaba el éxito medido basándose en el volumen de descargas, discos y grabaciones vendidas.

Hace 25 años atrás la industria de la música vivió una revolución cuando se empezó a usar SoundScan como un aliado de análisis de datos. Por primera vez, un sistema existió para calcular las ventas de álbum en tiempo real.

Usando códigos de barra, se registraba cada venta, reemplazando el viejo método de confiar (fácilmente sobornable), vía telefónica, en el mejor vendedor de cada semana entre gerentes de venta al por menor. Un álbum vendido – bien sea en vinilo, cassete o disco compacto – era un álbum vendido. Desde que las descargas digitales entraron en la ecuación, los charts se adaptaron.

El streaming, sin embargo, presentó una serie de variables nuevas, y hace dos años Nielsen, quien ahora es dueño de SoundScan, introdujo cambios dramáticos en un intento de estimar la llegada de servicios como Spotify, Google Music y Apple Music.

Para representar el mercado de forma precisa, dice Bakula sobre Nielsen, los analistas necesitan considerar las formas en que la tecnología ha cambiado las variables.

¿La solución, en términos simples?

“Vamos a mezclar todo junto en esta fórmula y llegaremos a este número para un volumen total,” dice Bakula. “Esa fue la parte más retadora.”

Por lo tanto lo que solía ser considerado un “álbum” ahora es llamado una “unidad equivalente de álbum,” y es medido por medio de una ecuación pesada basada en factores variantes. ¿Fue comprado para descarga, disco compacto o LP? ¿Cuántas veces hubo canciones de álbumes retransmitidas a través de servicios bajo demanda como Apple Music, Spotify y Tidal?

El consumidor está como, ‘Wow, es complicado cuando intentas explicarlo,’” dice Lidestri de BuzzAngle.

Aún así, vale la pena intentarlo.

Actualmente, el estándar de la industria para la medida de la actividad de streaming es calculada, usando la radio ya citado, por 1.500 retransmisiones de un álbum. A su vez, 10 compras de descargas digitales equivalen a una venta de álbum.

Nielsen y BuzzAngle emplean diferentes cálculos para determinar sus números diarios, cuyos resultados totales son ligeramente distintos. Sin embargo, ambos usan como el núcleo de sus rastreos digitales los ratios de 1,500-a-1 y 10-a-1.

De este modo, no importa si, digamos, “Hotline Bling,” “One Dance” y “Too Good” de Drake acumulan la mayoría de reproducciones o compras de “Views” se encuentra en el cajón de las pistas del álbum menos populares, ni tampoco si una escucha reproduce un álbum desde el comienzo hasta el final.

Lo que importa es la decisión del cliente de invertir bien sea tiempo o dinero en música.

Una venta es todavía el ultimo voto del consumidor. Está cogiendo el dinero del bolsillo,” dice el analista de la industria de la música Geoff Mayfield, ex miembro de Billboard y Universal Music, y actualmente consultor de BuzzAngle. Estés haciendo click en línea o aún comprando un álbum en físico.”

Mayfield agrega que las ventas cuentan para una porción más grande de la ecuación.

Ese es todavía el ultimo voto de aprobación de un consumidor,” dice Mayfield. “Pero lo que no captura– y es una de las cosas que se está incorporando al juego de las ventas de streams y canciones – es la continua popularidad de un álbum.”

El liderazgo de Drake con “Views” en 2016, es el resultado de una base de fans devotos que han transmitido la grabación durante todo el verano, dice Mayfield.

Eso ha marcado toda la diferencia en el mundo. Un álbum como el de Drake probablemente podría ser el No. 1 durante solo una o dos semanas, si fuera una gráfica de ventas exclusivamente. De este modo, el hecho de que continua siendo popular en el mundo del streaming se refleja aquí.

El álbum es uno de solo siete en la historia que superan 1 billón de streams, según Billboard.

El resultado, de acuerdo a Bakula, es que después de que la primera oleada de ventas disminuya, el streaming termina: “esto ya no es acerca de las compras de álbum. Es sobre el consumo constante sobre la marcha de todos los componentes del álbum.”

Por la mayoría de las mediciones, la cuenta de la primera semana de Ocean es envidiable. 17 de los mejores 20 lugares en el “Top Songs” del Apple Music chart fueron ocupados por pistas de “Blonde”, cerca de una semana después de lanzado. El nombre del artista fue tendencia en Twitter e Instagram durante su fin de semana de estreno, mientras que los fans celebraban la llegada de nuevos proyectos. Algunos corrían a las tiendas emergentes en cuatro de las ciudades importantes, y los radios de alrededor de Los Angeles amplificaban la voz de Ocean.

No puedes, dice Smith, manager de Skrillex, y no será más sencillo. “Van a haber más formas de consumir y más maneras de ser expuesto al arte, así que nada será jamás especialmente preciso, y nada puede cubrir realmente todo porque será físicamente – y digitalmente – imposible.”

Cambia tan rápido que todo el mundo intenta cosas diferentes,” agrega Smith. “Eso es parte de la emoción, creo, hoy en día. Y ciertamente, en el futuro solo va a ponerse más salvaje e interesante.”


Del original de Roberts, R. “What makes for a No. 1 album in the on-demand age of streaming?”

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 Votos, Promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario