Marketing

¿Por qué artistas y sellos independientes deben emanciparse del Big Music?

emanciparse de servicios de streaming, big music
Escrito por Milena Cañas

¿Es posible un modelo justo de música en streaming?

¿Por qué los artistas y sellos independientes deben emanciparse del Big Music?

Es hora de que empecemos a aplicar el mismo lenguaje que usamos con las compañías de tabaco a las empresas con servicios de música en streaming. Estamos oficialmente en la era de la “Big Music”. Y es absolutamente tóxica, y posiblemente letal, para los músicos y sellos independientes por igual.

Spotify, Apple Music, Google / YouTube, Rhapsody, y el resto de los servicios de streaming han tomado oficialmente el control de la industria de la música. Todos los que estamos en esto somos más o menos conscientes de los problemas a los que los músicos y sellos discográficos independientes se enfrentan en su lucha por obtener beneficios económicos de su arte en el brutalmente injusto e indeseable mundo del streaming, que el parásito de la Big Music ha establecido.

La Big Music permanece indiferente en cuanto a lo que preocupa a los músicos y los sellos discográficos.
Claramente, tienen tan poco respeto por los artistas y sellos independientes que el hecho de que cientos de músicos expresen su preocupación no significa nada para ellos. ¿Oyes eso? Ninguno de vosotros merecéis ningún tipo de reconocimiento. Estas empresas están moralmente en bancarrota. Tu arte no es más que un software en la nube para ellos. Y su contenido, un servicio. Es simplemente forraje para vender publicidad y dispositivos, salidas a bolsa y adquisiciones, e inversiones inspiradas en el modelo Ponzi. Eso es. Nada más. Estos servicios no invierten en tu futuro. No les importa si vives o mueres.

Otra cosa interesante que salió del artículo es que a pesar del apoyo unánime de la comunidad musical mundial, ha habido una amarga y mordaz retroalimentación de muchos consumidores de música. Ellos sienten que merecen streaming gratuito o de bajo coste. Creen que son los músicos y sellos quienes deben adaptarse al paradigma del streaming de Big Music porque es la evolución de la distribución de la música, nos guste o no. Error.

“Un problema grave es la imagen deformada que el público tiene de los músicos como celebridades”, explica Markus Reuter, el compositor que co-dirige el sello discográfico Jápeto , dedicado al avant-rock y la nueva música. “El público no conoce los hechos. Cuando los artistas se quejan, se les ve como quejicas o codiciosos. La imagen del músico feliz y despreocupado que lleva una vida envidiable es una mentira contada durante décadas por los medios de comunicación. Es el caldo de cultivo del absurdo modelo de negocio que las empresas de streaming de Big Music están vendiendo ahora a la gente”.

La solución: un servicio de streaming justo y completamente nuevo

Pero, ¿cómo podría implementarse? A través de artistas y sellos completamente  independientes de la Big Music y creando una separación total. Está claro que hay dos tipos de consumidores de música hoy en día: los que quieren un viaje gratis y los iluminados que aman la música como una forma de arte, y entienden que los músicos y sellos independientes deben ser apoyados y merecen una compensación justa por su trabajo. El primer tipo de consumidor es irrelevante para los músicos de hoy. Estas personas se pierden para siempre en una deriva generacional.  Nunca van a dar un céntimo ni a los artistas, ni a los sellos. Así que, dejémosles ir. Para siempre.

Es hora de crear un entorno de streaming alternativo focalizado en la música con significado para oyentes valiosos. Es hora de que los artistas y sellos independientes trabajen desde dentro en una creación totalmente nueva diseñada para beneficiarles, dirigidos por alguien que tenga en el corazón sus mayores intereses. Puede que algunos llamen elitista a todo esto. Yo lo llamo realista. Es una perspectiva motivada exclusivamente por la supervivencia y la creación de un ecosistema sostenible a largo plazo. Dejemos que Big Music transmita McMusic a las McMasses. Los oyentes interesados en el buen producto irán a otra parte-. Si es el único sitio en el que pueden conseguirlo- Sí, ahí está el problema. Escucha esto hasta el final.

El punto de partida de un servicio de streaming justo, efectivamente es el punto de partida de los artistas y sellos. En pocas palabras, hay que pagar más. Mucho más. Las empresas de servicios streaming son en gran medida una extensión del antiguo modelo editorial, en la que los editores ganan dinero mediante la acumulación de contenidos de miles y miles de artistas. El modelo de masa low cost puede ser viable para los que dirigen los servicios, pero no para los artistas y sellos, a los que se les paga en el micro-fracciones de centavos.

El Nuevo Modelo: realista y con precios sostenibles

Para establecer un servicio de streaming justo, habrá que cobrar precios más elevados. Es la única manera de que a los artistas y sellos discográficos puedan llegarle ingresos tangibles. Para que eso suceda, el servicio no puede ser amañado para devolverles a los inversores el efectivo que con el tiempo han invertido a través de una oferta pública inicial o adquisición. Es necesario tener una base ética y financiera sólida. Que no priorice  la rentabilidad desenfrenada por encima de la  sostenibilidad para los artistas y sellos independientes.

¿Cómo conseguimos eso? Uno de los pensadores más abiertos que he encontrado sobre el tema es el multi-instrumentista Joe Mendelson del hip-hop experimental Rise Robots Rise y la banda de rock alternativa Quodia. Con la contribución del guitarrista y compositor Trey Gunn, quien dirige el sello avant-rock Medios 7d, Mendelson ha llegado a la siguiente conclusión sobre un modelo con un servicio de streaming justo, que implicaría que el 90% de todos los ingresos fuesen para el artista o el sello independiente:

La primera escucha de las pistas siempre es gratuita. La segunda escucha, y cualquier escucha a partir de entonces, se paga de una de las siguientes maneras, a elección del usuario:

  • Alquiler la pista para una sola reproducción por 10 centavos, como cuando metes una moneda de diez centavos en una máquina de discos.
  • Comprar la pista por $1, que a su vez te permite descargarla y reproducirla para siempre sin coste adicional.
  • Pagar una cuota de suscripción por todo el catálogo musical en stream, pero a un precio mucho más alto que el fijado por la Big Music- unos $40-60 al mes. Recuerda, el objetivo es asegurarse de que a los artistas y sellos se les paga adecuadamente. Los $10 al mes establecidos por Apple Música y Spotify nunca lo conseguirán, no dan lugar a una compensación significativa para los músicos.

Además, esta visión de la compañía en streaming de Mendelson, la convertiría en una “empresa B”, que en Estados Unidos significa que es una empresa con fines de lucro destinada a impactar positivamente en la sociedad. No estarían involucrados ni  accionistas convencionales, ni propietarios poderosos que pudieran vender la operación (influir en el desarrollo, comprar las decisiones de la operación). El equipo que lo llevase a cabo sería pequeño y ágil. Se les pagaría decentemente, pero no sería una forma con la que hacerte rico. En otras palabras, sería dirigido por verdaderos amantes de la música.

Músicos y Sellos Discográficos independientes necesarios para alcanzar el éxito

El otro requisito de este modelo justo de streaming es que tiene que ser el único lugar en el que encontrar esa música con significado. Una definición que incluye el lado avant del rock, pop y folk, punk underground hip-hop, country alternativo, jazz, mundo, prog, el ruido y la nueva música- en esencia, todo lo que no interesa en el mundo de la Big Music. También es necesario el compromiso en exclusiva de sellos discográficos respetados que estén dispuestos a abandonar voluntariamente la Big Music por este servicio. Se me ocurren algunos que podrían ser receptivos al concepto, incluyendo: Ayler Records, Brainfeeder, melón, cuneiforme, Discipline Global Mobile, ECM, 4AD, InsideOut, Kill Rock Stars, Kscope, Lazy Bones, MOD Technologies, MoonJune, Nueva West, Ninja Tune, Pi, RareNoise, Mundo Real, Rune Grammofon, Stones Throw, Sub Pop, Tzadik, Warp y World Village.

Es una gran cuestión, pero será imposible que este nuevo servicio funcione a menos que una masa crítica de importantes sellos independientes se retiren de la Big Music en streaming y se comprometan con este nuevo servicio de streaming justo. Francamente, ¿por qué no iban a hacerlo? Sus ganancias en los servicios generales aquí son escasas o nulas de todos modos. ¿Qué importa la disponibilidad omnipresente en un servicio de streaming si nunca, nunca obtendrás beneficios económicos de una manera ni remotamente beneficiosa? Uno puede pensar en este nuevo servicio como el equivalente de streaming de las tiendas de discos independientes – esos lugares increíbles en los que encuentras la música que no puedes encontrar en las tiendas habituales.

Big Music calificará esta propuesta de ingenua, idealista e imposible. Te aseguro que es todo lo contrario. Las semillas están sembradas. La indignación es palpable entre los músicos y la comunidad de los sellos discográficos independientes. Muchos consumidores empiezan a sentir lo mismo. Esos consumidores iluminados entienden que los músicos y sellos están siendo acorralados en una esquina. Ellos saben que muy pronto serán incapaces de seguir trabajando dentro del sistema de la Big Music, porque continúa por ese camino traicionero.

Ahora, te toca a ti
Cuéntanos lo que piensas sobre este nuevo modelo. Necesitamos tus comentarios. Como músico o sello, ¿te comprometerías con este servicio si existiera? Como consumidor, ¿estás dispuesto a apoyar a los artistas y los sellos de una forma más sustancial?

(Este post es una traducción del original de Prasad, A. “A fair music streaming model is possible”)

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 Votos, Promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

Milena Cañas

Redactora y guionista fanática de los proyectos innovadores, de las grandes historias y grandes imágenes.

Dejar un comentario