Noticias

¿Spotify Quebrantó la Ley? Equipo de Investigación Así Lo Afirma

¿Spotify Quebrantó la Ley? Equipo de Investigación Así Lo Afirma

Un equipo de investigación declara tener evidencia  de que Spotify quebrantó la ley y fueron acosados para ocultarlo.

Los abogados de Spotify fueron acusados por amenazas de alto grado después de que un investigador sueco vinculara a la compañía por piratería.

Más de 140 millones de usuarios activos al mes, 60 millones de suscriptores pagos y en crecimiento. Con más de 3.000 millones en ganancias.

Esto es impresionante, sin embargo… ¿Cómo supo que la plataforma de streaming empezó con streams de canciones MP3s piratas?

Eso no es más que una acusación del equipo de investigación sueco, el cual encontró testeando el servicio en etapas iniciales del servicio con canciones MP3s descargadas ilegalmente. Spotify aparentemente no quiere que se sepa. Por otro lado ellos amenazaron al equipo de búsqueda quien planeo publicar los detalles.

Entonces… ¿Spotify empezó inicialmente como un servicio pirata?

El escritor e investigador sueco Rasmus Fleischer fue el primero en hacer dicha alegación hace durante el mes de septiembre a medios especializados. Él fue una figura clave en los primeros días The Pirate Bay, además de que el coescribió un libro que detalla la historia de Spotify.

De acuerdo con su investigación, Spotify hizo streams de archivos MP3 pirata en una de sus primeras fases beta. La compañía aparentemente tuvo como fuente los archivos de audio desde The Pirate Bay.

En declaraciones a la publicación sueca DI de vuelta en Mayo, Fleischer dijo,

“Todo el periodo beta de Spotify y su primer lanzamiento en la historia fue impulsado por The Pirate Bay. Ellos nunca hubiesen tenido tanta atención de no ser porque The Pirate Bay estuvo ahí. La primera historia de la compañía coincide con The Pirate Party emergiendo como un tema candente, con la prueba de The Pirate Bay en Stockholm District Court.”

Los empleados de Spotify facilitaron los MP3s pirata, declaró Fleischer.

“Distribuyó los archivos mp3 para que los empleados los subieran desde sus discos duros.”

Para verificar las declaraciones, el investigador mandó un correo a la compañía.

“Les envié un correo y les pregunte que como habían obtenido esa música. A lo que ellos simplemente respondieron ‘ahora en nuestro lanzamiento de la fase beta, estamos usando cualquier música que podamos encontrar.”

Esa carga fue exactamente lo que derribó al único competidor de Spotify, Grooveshark. Spotify hizo exactamente lo mismo alega Fleischer, especialmente distribuyendo música pirata entre Mayo del 2007 y Mayo del 2008.

Grooveshark salió del negocio a poco tiempo de haber perdido en la corte contra Universal Music y otras marcas en 2015. La compañía fue forzada a emitir una disculpa humillante en grooveshark.com, y a renunciar a su gran transitada url. La defensa legal de Grooveshark la condujo John Rosenberg de Rosenberg y Giger.

Pero la pregunta principal que Fleischer estaba buscando fue diferente: ¿Los robots pueden manipular las plataformas de streams?

Fundado por un consejo de investigación sueca, Fleischer trabaja como parte de un equipo de investigación de 5 personas.

En declaraciones a TorrentFreak, Fleischer afirma que Spotify tenía conocimiento del proyecto por años. Sin embargo, el equipo nunca enfocó su búsqueda específicamente en los MP3s pirata de Spotify.

Fleischer dijo que el equipo había planeado inicialmente conducir experimentos para ver si el sistema de la plataforma “podría ser manipulado” o “estaba abierto para abusar.”

“También hemos investigado a pequeña escala las posibilidades de manipular el sistema, No obstante, no hemos recolectado ningún dato real de los usuarios. Nuestros métodos propuestos aparecieron hace varios años en nuestra solicitud de financiación en investigación, la cual fue aprobada por el Consejo de investigación sueca, que ya estaba anotado en el 2013”

No le cuenten a nadie sobre los MP3s pirata, ¿vale?

Aún después de la entrevista de Fleischer con DI, Spotify “buscó varias formas de impedir la investigación de su equipo.” Los abogados de la plataforma supuestamente enviaron una carta muy contundente, presionando al equipo para que detenga el proyecto.

Fleischer revelo el contenido de la carta.

“El 19 de Mayo, nuestro jefe de proyecto recibió una carta de Benjamin Helldén-Hegelund, un abogado de Spotify. El momento fue con dificultad una coincidencia. Spotify pidió que “confirmáramos por escrito el cese de nuestras actividades en contra de sus Términos de uso”.”

La plataforma envió también una carta similar al Consejo de investigación sueca, acusando al equipo de manipulación de datos.

Fleischer compartió lo que decía la carta.

“Spotify se encuentra particularmente preocupado acerca de la información que ha emergido de acuerdo a los métodos del grupo de investigación en el proyecto. Los datos indican que el equipo de investigación ha tomado acciones deliberadas las cuales son una violación explicita a los términos de uso de [la plataforma] y que por términos de los métodos técnicos ellos buscaron ocultar las condiciones de estas infracciones.”

“Spotify asume que la infracción sistemática a sus condiciones no han sido reconocidas por el Consejo de investigación sueco y se cree que el Consejo de investigación sueco está convencido que la investigación ha sido realizada con el apoyo del Consejo de investigación sueco en todo lo que respecta cumplir con las directrices éticas, es efectuado razonablemente y en acuerdo con la ley aplicable.”

Fleischer defendió el proyecto rapidamente. Además de admitir que su equipo había usado métodos que violan los Términos de uso de Spotify. Sin embargo, el equipo nunca buscó aprovechar o manipular la plataforma por ganancia personal.

“El propósito fue simplemente probar si era verdad que Spotify podía ser manipulado a una mayor escala, así como fue declarado por varios periodistas quienes hicieron experimentos similares. Por otro lado es cierto que buscamos “esconder esos crímenes” usando una conexión VPN.”

Con esa carta contundente, Fleischer declara que los abogados de Spotify “mezcla todas las quejas.” También presentaron “motivos para tomar acciones legales” después de que Fleischer le comentara a DI acerca de los MP3s pirata.

“El argumento fue un tanto ridículo. Por otra parte, la carta no pudo ser interpretada más que como un intento de [la plataforma] para prevenirnos de seguir con el proyecto de investigación.”

Fleischer agregó que las amenazas legales de la compañía han ralentizado su investigación. Pese a ello, el equipo de investigación no se detendrá.

 “Se debe reconocer que las amenazas de Spotify han tomado tiempo y poder del proyecto. Esto parece ser el propósito de las compañías cuando van tras los investigadores que ellos perciben como incómodos. Puede que no sea posible parar la investigación pero esta puede ser atrasada.”

Fleischer también criticó que la compañía optó por enviar amenazas legales en lugar de hablarlo directamente con el equipo de investigación.

 “Claro, [Spotify] no le gusta que se le recuerde a la gente como empezó su servicio como un servicio pirata. Pero en lugar de invitar a un dialogo abierto, enviaron abogados con el propósito de atrasar a los investigadores.”

“Spotify Teardown – Inside the Black Box of Streaming Music”, el libro que Fleischer y el equipo de investigación escribió, será lanzado en MIT Press a principios del próximo año.


Fuente:

digital.di.se

digitalmusicnews.com

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario