Management Marketing

Los artistas son los mayores perjudicados en la guerra del streaming

Los artistas son los mayores perjudicado en la guerra del streaming

Los artista actuales están dejándose dinero y datos en su búsqueda de reproducciones en los sitios de streaming.

Al hilo del caso del rapero canadiense Drake en su sonado lanzamiento de su 4 álbum “Views”.

Las canciones del álbum han generado unos 4.000 millones de streams hasta la fecha entre Spotify y Apple sin contar lo que haya podido suceder en Tidal, Google Play u otros.

¿Qué artista o marca no querría ostentar semejantes cifras astronómicas?


Artículos relacionados:

 Industria musical, artistas y marketing. TOP 10

  Cómo ganar dinero con Spotify. El caso de Matt Farley

  Streaming de música y el reparto de los ingresos generados


Desde el punto de vista de los músicos, las ventas de discos han sido el indicador del éxito. Para la mayor parte de la historia de la industria de la música los álbumes han sido un bien físico como un CD o un vinilo.

La industria de la música soportaba los costes de comercialización tangibles de comprar un anuncio en una revista, un periódico o en una valla publicitaria. Las discográficas tenían una fórmula simple para la cantidad de dinero que una grabación de un artista generaba por la venta de un disco. Los artistas en aquéllos tiempos tenían poca autonomía y control, el colapso de la Motown fue un ejemplo de ello, pero tuvo pocas alternativas al margen de comprar en el sistema de sello discográfico. No es como si ellos fueran a fabricar sus propios CD, en cualquier caso, no a una escala significativa. Pero el nuevo mercado digital ha puesto patas arriba todo eso.

Con el paso de la físico a la música digital, y el auge de Internet y los medios sociales, los músicos tenían más y mejores opciones para llegar directamente a sus oyentes. Sin embargo las cosas estaban todavía lejos de ser perfectas. Gran parte de las normas de la industria de grabación e infraestructura han permanecido por lo que los artistas todavía necesitan ayuda de los sellos discográficos. La piratería también fue un factor en esta fase de transición y la industria de la grabación respondió muy lentamente a esta tendencia emergente.

Tentado por una serie de servicios legal y éticamente sombríos empezando con Napster y continuando por Limewire, torrents, y otros servicios para compartir archivos, los consumidores decidieron que la música debía ser gratuita. Años de guerra entre consumidores y creadores años. Artistas y sellos rara vez salieron a la palestra.

No fue hasta la llegada de los servicios de streaming de música que los consumidores ha considerado gastar un poco de dinero a cambio de una gran cantidad de música.

El streaming surgió como un término medianamente saludable, la siguiente y más legítima fase de la música digital. Los sellos han cambiado el enfoque de apalancar el capital para impulsar las ventas de álbumes del artista para acelerar esfuerzos en obtener beneficios económicos en otras facetas de la marca del artista.

El streaming digital se convirtieron en la nueva referencia para el éxito, lo que facilita a los usuarios acceder a una cantidad prácticamente ilimitada de canciones a través de suscripciones o mediante su atención a anuncios.

Para los artistas, el nuevo enfoque en el streaming fue también un nuevo enfoque sobre la exposición, diferente a aquéllos días en los que las ventas de álbumes eran sinónimos del éxito comercial. Excepto que, como se ha mencionado, hay muy poco dinero en el streaming .

El problema central es que los artistas están centrados en pensar en grande. Suena bien, pero no es muy rentable. La diferencia entre la retransmisión de tu canción en Spotify 100 veces y 100 millones de veces es como de 100€, comenta Nathan Slavik, editor en jefe de la división editorial de Bit torrent, y reconocido periodista músical.

Es sabido que Spotify paga un promedio de entre $ 0,006 $ 0,0084 por stream con lo que rapidamente podemos calcular que los ingresos generados por 1.000.000 streams se encuentran en algún lugar entre 6.000 y 8.400 dólares y 100 millones de streams equivaldrían a $ 600.000 y $ 840.000 para los titulares de derechos. Con este panorama, ¿qué expectativas razonables tienes de ingresos en base a tus esfuerzos de promoción? ¿es la obtención de ingresos a través del streaming uno de tus objetivos prioritarios?

Déjanos tu comentario y únete a la conversación 🙂

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario