Noticias Producción

¿Cómo Debería Ser la Música en Televisión en la Actualidad?

programa musical en television

La BBC está planeando un nuevo programa de televisión musical en horario primetime con música en vivo, sketches y entrevistas y esto ha hecho saltar rios de tinta y tsunamis de sensaciones encontradas. ¿Podrá reinventar la BBC el Top of the Pops para el siglo XXI, o está persiguiendo un formato muerto?.

A continuación te traemos las opiniones de varios periodistas y comentaristas relevantes vertidos en medios especializados.


Te puede interesar:


Hay potencial para el pop-cultural ocasional

Ben Beaumont-Thomas, editor musical

Es un testamento para el cariño de la nación hacia el “Top of the Pops” que ni siquiera Jimmy Savile y Dave Lee Travis han logrado enturbiarlo por completo, y se siente como si cada año hubiese un artículo que reflexiona en torno al resurgimiento del programa.

Estos anhelos pueden ser animados por la noticia de que la BBC lanzará este otoño un nuevo formato de televisión musical en prime time, una serie de seis partes con “música en directo, sketches y entrevistas”. ¿Llenará este hueco en los horarios, o será irrelevante en el 2017

La televisión aún puede ser el medio perfecto para traer música radical a la audiencia. Algo sobre la pasividad de ver televisión significa que todos están más exaltados por actividades emocionantes: Manic Street Preachers en sus pasamontañas, por ejemplo.

Las yuxtaposiciones disonantes también, como en el punk impresionista de At The Drive-In en Later.

Con Jools Holland siguiendo a Robbie Williams haciendo swing, puede resultar incluso más estimulante que ver una banda en carne y hueso.

La explosión de la catch-up TV, televisión al día, también conocida como catch-up TV, consiste en video bajo demanda en la que los programas de televisión están disponibles durante un período de días después de la emisión original, una forma más activa de ver, significa que esos momentos pasivos son cada vez menos frecuentes, y con verdaderas estrellas pop de masas y gustos tan variados y particulares como una lista de reproducción Spotify a medida, la realidad es que este show probablemente no sonará con la forma en que disfrutamos la música hoy en día. Esos “sketches y entrevistas” apuntan a un estilo viral Carpool karaoke en formato preparado (el productor del show, Fulwell 73, es responsable del triunfo de James Corden). Los productores empaquetan éstos y los presentadores en fracciones compartibles en YouTube, el cual probablemente es donde sea más visto, reduciendo aún más la probabilidad de que los espectadores tropiecen con algo inesperado.

No obstante, aún hay potencial para una granada pop-cultural ocasional, donde una actuación rompa el conservadurismo del formato donde se presentó y en estos momentos valoran la espera.

 Tan anacrónico como liberar nuevo material en un  8 pistas

Alexis Petridis, jefe de crítica musical

Crecí durante lo que se pudo llamar razonablemente la edad dorada de la música en televisión. Mis recuerdos más antiguos son Top of the Pops entrando en su propia época glam, literalmente la primera cosa que puedo recordar de ver en televisión es ver a Roy Wood en Wizzard drag, y el último programa que me dedique fue el innovador programa alternativo de los 80, Snub TV, de la BBC2.

Menciono esto no para presumir o traer la nostalgia, sino porque creo que solo las personas que en realidad les importa la música en televisión son los que son lo suficientemente mayores para recordarlo. Funcionó entonces por la carencia: Aparte de los conciertos, no había manera de ver a los artistas más allá de la televisión. Ahora vivimos en una era de abundancia. Apuntando a un programa de música semanal hacia los tweens, adolescentes y jóvenes veinteañeros, cuya sed de ver y conocer a los artistas ya está completamente saciada por YouTube, sitios web y redes sociales, se siente tan anacrónico e inútil como lanzar nuevo material en un 8 pistas.

Garantizo que las personas involucradas en la decisión de comisionar el nuevo show pop de la BBC son lo suficientemente mayores como para tener recuerdos prometedores de la era prometedora de TOTP. Se cómo se sienten, el problema es que su público objetivo no. Honestamente, sería mejor gastar su dinero en documentales de música decente, que realmente puede ofrecer algo que YouTube no puede. Estoy bastante seguro de que un inteligente y bien hecho documental tendría una audiencia mucho más amplia que ésto.

 Las nuevas bandas tienen un problema en el 2017

Harriet Gibsone, editor de noticias musicales

A riesgo de sonar como los dos tipos honestos de ese sketch de Portlandia Take Back MTV, realmente espero que el nuevo show de la BBC no respalde plenamente a los ya sobreexpuestos titanes del pop. Como periodista, veo como las bandas nuevas tienen un acuerdo aproximado en el 2017: apenas hay publicaciones de música, y los puntos de venta de la corriente principal son reacios a cubrir artistas prometedores, fuera del radar, especialmente sin un origen sensacional, porque simplemente no traen clics.

Por esto, seria excelente si este show aprendiera un poco de  Four to the Floor, el ciclo inconformista en Channel 4 cuyo contenido es impulsado por la pasión y la fascinación en lugar de tomar grandes primicias. Brilla una luz sobre el talento global descuidado y descubre los actos locales, pero lo pone todo a través del tipo de filtro trippy que se vería en Snub TV en los años 90.

Es probable que la BBC quiera crear una serie en estudios de televisión que proporcione trozos útiles de contenido viral para las actividades sociales del día siguiente. Pero espero que amplíen sus investigaciones más allá de los nombres obvios; que por cada presentación de Ellie Goulding o Stomzy, hay una de algún extraño clásico underground extraído del abismo online.

Un buen sentido del humor será crucial

Rachel Aroesti, crítica y redactora

A diferencia de sus antepasados, el próximo espectáculo de la BBC no dará raíces en los salones de preadolescentes inocentes, con curiosidad por los trajes fantásticos y los cantantes principales. En cambio, su mejor oportunidad de llegar a personas por debajo de los 30 será si este los une abruptamente y los sube a Youtube. Desde allí, puede arrastrarse a los “feeds” de Twitter, transformarse en memes y acumular “me gusta” en Facebook. Así es como los más grandes programas sin guión en los Estados Unidos permanecen relevantes. Saturday Night Live se corta fácilmente en trozos de tres minutos consumibles, mientras que los anfitriones nocturnos como James Corden y Jimmy Kimmel crean deliberadamente contenido viral (como Carpool Karaoke y Mean Tweets) para el Internet.

Este show haría bien en tener una mentalidad similar, pero para sobrevivir en ese ambiente algo más será crucial: un buen sentido del humor. La comedia ha gobernado por mucho tiempo las redes sociales y en estos días que se extiende a la mayoría del consumo cultural informal. Hay una razón por la que Popworld, con sus entrevistas incómodas, es el único espectáculo de música que vive en las mentes de los milenial. La BBC parece ser consciente de que las actuaciones no pueden ser lo más importante del show, pero para que el programa prospere incluso las entrevistas tendrán que ser divertidas.

No diluir la música con entretenimiento ligero

Stuart Heritage, escritor de TV

El anuncio de la BBC contenía una palabra que hizo que mi sangre se congelara en mis venas: sketches.

Por el amor de dios, la música en este nuevo show va a ser interrumpida con una comedia divertida, estrafalaria, excéntrica para toda la familia de la BBC1. Quiero decir, ¿Por qué no ir con todo de una vez o por qué tirar todo en uno o dos segmentos?

Esta idea definitivamente viene de una reunión donde un ejecutivo idiota desveló un organigrama con el título de Carpool Karaoke y Lip Sync Battle, mencionó Youtube un par de veces, y asintió.

Pero independientemente de eso, esta condenado a fracasar. ¿Quién presentará los sketches? ¿El presentador? Seguramente el recuerdo de los presentadores de TOTP asaltando a través de interminables trucos deberían ser descartados. ¿Los actos? Esperemos que no, porque no va a atraer invitados creíbles por obligarlos a ir en torno a la televisión. Si va por este camino, el programa sólo será capaz de reservar a los cantantes que se enorgullecen de su amor por las bromas sin sentido, y si ese es el caso, debería simplemente cortar al intermediario y llamarse The Olly Murs Show.

Si la gente quiere música, denles música. No la diluyan con entretenimiento ligero, ¡Cristo bendito! Las personas pueden conseguir eso en cualquier lugar. Solo enfóquense en la presentación de una gama de actos diseñados para pinchar la burbuja de filtro de las redes sociales.


Fuente: What should music TV look like in 2017?, theguardian.com

Recibe nuestra Newsletter
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
Recibe en tu email todo sobre Promoción Musical
Suscríbete y llévate nuestro Welcome Pack con 5 ebooks imprescindibles para impulsar tu proyecto musical
¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sobre el autor

PromocionMusical.es

Todo sobre promoción, autogestión y emprendimiento musical donde encontrarás artículos sobre marketing, social media, informes, infografías, propiedad intelectual, salud y mucho más.

Dejar un comentario